Secciones
Literatura

Una invitación a poner el foco en el costado literario del teatro

En marzo, el actor y director Mario Martínez retomará su Taller de Lectura Teatral, destinado a personas con o sin experiencia actoral

Miércoles 12 de Febrero de 2020

Leer teatro exige leer un texto de literatura dramática con imaginación escénica. O, dicho de otra manera, asistir a una representación imaginaria. El teatro, como género literario, se lee poco porque la lectura de teatro exige una sensibilidad escénica que se adquiere con una práctica a conciencia. Y esta es la propuesta del actor y director Mario Martínez, que en marzo retomará su Taller de Lectura Teatral.

Se trata de un espacio para leer teatro, analizarlo y comentarlo en grupos reducidos, ya sean personas con o sin experiencia actoral.

“Nos juntamos en mi casa, alrededor de una mesa, en grupos de seis o siete, a leer obras de teatro. El año pasado, con el grupo se dio que pasamos a leer otro género, una novela de la dramaturga Griselda Gambaro. Y nos gustó ese cambio, pero la propuesta está fundamentalmente destinada a leer teatro, un ejercicio que la misma gente de teatro no hacemos a menudo, sólo lo hacemos cuando vamos a trabajar en alguna obra, pero es medio tedioso”, dijo Martínez a Escenario.

“Lo más rico es lo que surge a partir del análisis que hacemos de la obra y los datos que recabamos de ella, sobre el autor, la época en la que la escribió. Ahí está lo más rico, porque dispara la charla en distintas direcciones, y muchas veces terminamos autorreferenciándonos con el conflicto o temática de la obra. Y si la obra en cuestión ha sido llevada al cine, también la vemos. Es un trabajo muy lindo y enriquecedor”, añadió. Es que gracias a la ilusión dramática, los espectadores –o lectores, en este caso– pueden reconocerse fácilmente en las acciones y dilemas de los personajes teatrales.

El taller está destinado a personas con y sin experiencia teatral. No hay intención de trabajar sobre lo actoral, pero si asiste alguien que tiene experiencia, es libre de ponerle su impronta a la lectura. “Cada cual lee desde su lugar, y a veces se dejan llevar, y a veces yo mismo me sorprendo de cómo cada cual elige el modo de leer su parlamento, cómo van entrando en el juego de meterse en el personaje”, acotó.

Al leer y analizar una obra dramática, además de la estructura narrativa de la historia que se cuenta, se deben tener presentes cinco componentes fundamentales del teatro: los personajes, las acciones, el pensamiento de los personajes, el espectáculo en sí y, por supuesto, el público.

“El teatro es muy diferente como género literario, porque el autor te instala en un espacio, te sugiere más que en la novela donde se da más amplitud a lo que imagina el lector. Acá hay alguien que se llama Pepe y dice tal cosa; María le contesta otra, la situación es tal y el conflicto se desarrolla de determinada manera. Uno queda más acotado, pero tiene su encanto, es movilizador”, señaló.

Sobre la dinámica de trabajo, indicó: “Yo espero a los asistentes con los textos fotocopiados. A veces las obras son cortas y las leemos en dos encuentros, otras nos llevan más tiempo. Todos leemos en voz alta, si la obra tiene muchos personajes, cada cual asume uno; si no, vamos leyendo cada cual un parlamento. Generalmente yo leo las didascalias, las acotaciones que el autor hace sobre la obra”.

En cuanto a las obras que se abordarán este año en el taller, Martínez destacó: “El año pasado me dediqué más al teatro argentino, pero hemos leído a todos los grandes clásicos también, como Brecht, Shakespeare, Moliere, Tenessee Williams, muchos títulos de la dramaturgia universal. Este año estoy pensando en abordar la literatura dramatúrgica latinoamericana, que está un poquito desconocida y hay muchísimo material. Pero todo fluctúa de acuerdo a las necesidades del grupo”.

Las actividades comenzarán el miércoles 4 de marzo, a la hora 19. Por consultas e inscripciones, comunicarse al teléfono 3435126724.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario