Secciones
Teatro

Productores de espectáculos ante un escenario inédito

Claudio Joison, Gustavo Granato, Ricargo Alongi y Sergio Grimolizzi analizaron el impacto de la paralización de la actividad en todo el país.

Domingo 05 de Abril de 2020

Rodolfo Bella

La Capital especial para UNO

La cuarentena nacional obligatoria impuesta para enfrentar la pandemia de coronavirus detuvo a la mayoría de los sectores productivos del país. El teatro, tanto el comercial como el independiente, es una de las tantas actividades afectadas por esa medida necesaria impulsada ante la emergencia sanitaria que en Argentina ya cobró la vida de 36 personas, sumó casi 1.300 infectados y que, en principio, se extenderá hasta el 12. Claudio Joison, Ricardo Alongi, Sergio Grimolizzi y Gustavo Granato, productores rosarinos responsables de algunos de los shows más convocantes de la ciudad, dieron su opinión sobre las dificultades que atraviesa el sector y que impactan, además, en una larga lista de profesionales y sus familias ligados a la producción de espectáculos, desde el staff de sala hasta técnicos, agencias de prensa y otros servicios.

Joison, que estrenó en Rosario los shows de Caetano Veloso, Richard Marx y Carlos Núñez, entre otros, dijo que la situación actual es de “un parate total” que se da en sintonía con lo que ocurre “a nivel mundial al estar prohibidos todos los eventos que pueden generar altas concentraciones de personas”. Y fue cauto sobre el momento de la reactivación. “Es muy pronto para hacer pronósticos porque no hay información certera de cómo evolucionará la pandemia, pero creo que no se liberará la actividad hasta bien entrada la primavera, salvo que se encuentre pronto alguna solución terapéutica frente al coronavirus”.

Para Alongi, cuyo último espectáculo fue la obra de teatro Perfectos desconocidos: “La situación es difícil, pero no hay otra cosa que se pueda hacer. Me pregunto quién va ir a ver un espectáculo con semejante pandemia a nivel mundial, por lo tanto la medida es correcta”. Y en cuanto a plazos de recuperación, señaló: “En lo personal me da la impresión que el 12 de abril es una fecha tentativa; recuperar el público dependerá de la seguridad que tengan de ir a ver un espectáculo y no enfermarse. Los plazos para la normalización de la actividad son inciertos y dependerá también de cómo queda la gente en lo económico y el estado de ánimo, fundamentalmente en esto último”.

Grimolizzi, que ofreció los espectáculos de Luciano Pereyra, Alejandro Lerner, Ismael Serrano y La Trova Rosarina durante noviembre y diciembre del año pasado, reconoció la situación de parate total a partir de la decisión del Gobierno de prohibir las reuniones masivas: “Tengamos en cuenta que los espectáculos fueron de las primeras actividades que se prohibieron antes de declararse la cuarentena general”, recordó, y añadió: “La realidad es que no sabemos hasta cuándo se mantendrá la situación, con lo cual no podemos hacer un análisis a priori porque esto estará atado al tiempo de duración de la misma; lo que sí tenemos claro es que seguramente los espectáculos serán de las últimas cosas que se regularizarán. La situación es muy preocupante, es por eso que, de todas maneras, queremos pensar en positivo y, siendo optimistas, consideramos que a partir de septiembre se podría comenzar a regularizar”.

Gustavo Granato, de All Press Producciones, cuyo último show fue el de la banda Guasones y que debió reprogramar los recitales de Fito Páez, Divididos y Babasónicos, entre otros, dijo que la situación a la que se enfrenta el sector “es sencillamente gravísima”. “La cancelación de nuestra actividad amenaza con eliminar los medios de vida de muchos artistas, productores, técnicos, staff de salas y tantos otros rubros que están directamente vinculados a la producción de espectáculos y que es su única fuente de ingresos”. Por ese motivo, el productor agregó: “Como ya sabemos, la salida del aislamiento social va a ser gradual, por lo que vamos a tener que esperar un buen tiempo para poder volver a la normalidad en nuestra área. Es necesario tomar medidas paliativas en el corto plazo, porque estamos hablando de una industria muy grande, con cientos de miles de trabajadores”.

En ese sentido, Granato explicó que la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (Aadet), que agrupa al sector a nivel nacional, “está en permanente contacto con el gobierno nacional y las propuestas refieren a la necesidad de postergación de pagos impositivos, recursos que disminuyan las cargas previsionales y laborales, prórroga de pago de servicios, disponibilidad de líneas de crédito, entre otras”. Las gestiones, explicó, se replican a nivel municipal y provincial: “Estamos en contacto y hay buena predisposición, pero ahora lo importante es la emergencia sanitaria y colaborar con lo que está a nuestro alcance. Por eso estamos en permanente diálogo con todos los productores de espectáculos de la provincia, como así también con las distintas empresas o técnicos que forman parte del sector ya que todos, a lo largo y ancho del país, estamos frente al mismo panorama”.

En coincidencia con Granato y Grimolizzi, Joison dijo: “Las medidas deberían ser en términos generales las mismas que solicitan las pymes de los sectores que no pueden trabajar. Fundamentalmente, que no se cobren impuestos mientras no haya actividad y se apoye para poder pagar a los empleados a tasa cero por ciento. Habíamos comenzado una ronda de contactos previamente a la crisis sanitaria y seguramente la retomaremos. Además estamos tratando de colaborar cada uno desde lo que puede”, aseguró Joison. A su turno, Alongi consideró que “las gestiones por el momento son muy moderadas”. “Mi criterio sería esperar hasta el 12 de abril para hacer algún tipo de reclamo”, completó.

Rottemberg

Carlos Rottemberg, productor y extitular de Aadet, dijo que “las actividades del circuito comercial teatral y musical terminaron en marzo”. “Coincido sobre que lo sanitario debe imponerse por sobre cualquier actividad, más allá del teatro, apoyando las normas dictadas, anteponiendo la salud de la ciudadanía”, y calculó que la recuperación podría ocurrir a partir de septiembre. También se refirió a la importancia de “defender a la masa de trabajadores que conforman los grupos que cada edificio teatral conlleva” y de apoyar “al teatro independiente en el que no prima el aspecto comercial”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario