Teatro
Viernes 31 de Agosto de 2018

Las andanzas de un padre, los padeceres de un hijo y una tercera en discordia

Desde mañana se podrá ver "El partener", un grotesco criollo sobre un texto teatral de Mauricio Kartun, dirigido por Valeria Folini

Este sábado se estrena El partener, una obra sobre el texto de Mauricio Kartun, dirigida por Valeria Folini. Se trata de un grotesco criollo que cuenta las andanzas y pesares de tres personajes en un pueblo del interior. El espectáculo podrá verse todos los sábados de septiembre, a las 21, en Sala Metamorfosis/Callejón de los Sueños (Alameda de la Federación 453, Paraná).


El partener narra las andanzas de Pacheco, recitador que se gana la vida en peñas y bares el interior del país. Es padre de Nico, su partener, a quien ha abandonado en el hospital luego de que se quebrara una pierna, lo que le impide realizar su número de zapateo. Pero Nico, con sus 16 años, regresa, a recomponer el dúo. Pero ha sido desplazado por Nydia, una graciosa y charlatana profesora de danzas folclóricas.


"Soy una profesora de danza de pueblo, soy la Nydia Catá, que llega a las vidas de Pacheco y de Nico para desordenarlas un poco, darlas vuelta. Ella viene con la ilusión de salir del pueblo donde vivió toda su vida. Y Pacheco, Que es un personaje muy particular, le promete que van a salir de gira, a hacer otra vida, y ella se suma encantada a ese plan. Pero después llega Nico en busca de su padre, y ahí es que se pone todo más interesante", dijo a Escenario la actriz Daiana D'Elía.


Embed


Perspectiva de género

En el texto de Kartún, Nico es un adolescente de 16 años; pero aquí su personaje es aún más interesante, ya que en esta versión el grupo decidió que sea interpretado por una mujer, Celina Zamero, lo cual produce un giro sustancial en la historia.


"Nico es en realidad una mujer que está descubriendo su sexualidad y en el transcurso de la obra la podemos ver transitar por distintos estadíos, a veces más cerca de lo masculino y otras más cerca de lo femenino, según con quién esté y en qué situación se encuentre. Nico creció en un ambiente muy masculino, donde tenía que representar a una persona masculina y ser un niño frente al resto. Y conforme fue creciendo su cuerpo le iba dando indicios de que es una mujer; entonces es interesante mostrar cómo esta persona se está enfrentando a ese conflicto, cómo se relaciona él con su propio cuerpo", relató Zamero.


La obra fue escrita en 1988, una época donde las temáticas de género no estaban en boga. Por eso fue pensada para dos personajes masculinos y uno femenino, pero este elenco vio la necesidad de aggiornar el texto para decir algo nuevo en los tiempos que corren.


Casualmente, tanto Zamero y D'Elía como Folini forman parte del colectivo de Actrices Entrerrianas por el Derecho al Aborto Legal; por eso tienen una posición tomada frente a cuestiones que hacen a los derechos de las mujeres y el abordaje de la actualidad desde un perspectiva de género.


"Con Saúl (Cuello) nos conocimos el año pasado haciendo M'hijo el dotor, él interpretaba a Olegario y yo a Jesusa. Generamos un vínculo grande y decidimos seguir laburando juntos; a partir de ahí empezamos a leer un montón de obras y esta nos gustó. Elegimos trabajar con Valeria como directora, cuando le llevamos la propuesta ella nos preguntó por qué queríamos hacer esta obra, y a partir de ahí se empezó a desdoblar todo. '¿Por qué quieren que el personaje de Nico sea interpretado por una mujer si fue escrito para un varón?', nos planteó, y a partir de ahí empezamos a traer el texto a lo que pasa hoy con la cuestión de género, a pensar bien qué es lo que queríamos decir sobre el escenario".


Grotesco Criollo

Con una gran fascinación por los mitos populares, Kartun escribe la historia de un hijo que busca desesperadamente a su padre y de un padre que vive su propia aventura sin poder aprenderse el rol. Es una obra alineada estética y dramatúrgicamente al grotesco criollo. Si bien no responde a todas y cada una de las exigencias del género, consideramos que esta obra, escrita a fines de los años 80 es una digna heredera del subgénero criollo.


El personaje de Pacheco, interpretado por Saúl Cuello, es un recitador criollo que ha vivido toda su vida de peña en peña, sin compromisos, pero su momento de gloria ya caducó: "Es un hombre decadente que vive en una bodeguita de un bar. Se mueve de un pueblo a otro y cada vez que se va lo abandona a Nico. Es un egoísta y chamuyero, al que terminan echando de todas partes", contó D'Elía.


"Nico lo sigue por todas partes, y Pacheco sigue con su postura. En cada lugar al que va encuentra a una mujer, en este caso Nydia, a la que engatusa para que lo atienda, que le dé de comer y le lave la ropa, hasta que decida irse a otro pueblo y abandonarla", explicó Zamero.


Otro aspecto interesante de esta puesta es que se trata de un elenco ensamblado que –a excepción de Cuello y Zamero– nunca antes compartió un proyecto en escena. Sin embargo, el equipo se entendió rápido y está conforme con lo logrado hasta el momento. "En este proceso he aprendido muchísimo; la composición de mi personaje fue rapidísima. Además, tuvimos que aprender mucho de la cultura del folclore, aprender a bailar, a zapatear, de las costumbres y la vestimenta. Fue un laburo muy enriquecedor, y estamos extasiados porque llegamos a un punto en el que vamos a poder demostrar todo lo que construimos y aprendimos", señaló D'Elía.


En tanto, Zamero acotó: "Lo bueno es que hasta el último ensayo nos seguimos matando de risa, disfrutando del proceso, divirtiéndonos si bien estamos agotados y ansiosos por el estreno. Siempre podemos encontrar un momento de distensión y tiene que ver con el compromiso de todos".



Ficha Técnica

Autor: Mauricio Kartun

Actrices y actor: Celina Zamero,

Daiana D´Elia, Saúl

Cuello

Dirección: Valeria Folini

Asistente de Dirección: Walter

Arosteguy

Vestuario: Solange Franco

Fotos: Birdy PH

Comentarios