Secciones
Coronavirus

Advierten que no todas las empresas podrán implementar el teletrabajo

Alerta por el coronavirus. La conectividad tiene niveles desiguales. En Entre Ríos el acceso a banda ancha fija es del 57,9%, la media del país es 65,8%

Domingo 15 de Marzo de 2020

La posibilidad de que muchos trabajadores deban quedarse en su casa durante la emergencia del coronavirus plantea severos interrogantes acerca de la real posibilidad de suplantar la concurrencia al lugar de desempeño laboral por el teletrabajo. Si habitualmente hay problemas para hablar por teléfono y la banda ancha es más un ardid publicitario que una realidad, ¿podrán millones de argentinos acceder a la conectividad requerida?

Si se toma el indicador que mide la cantidad de torres de comunicación por tarjeta SIM (no es exactamente igual a la cantidad de torres por celular, porque un celular puede tener más de una SIM y hay tabletas que también disponen de una tarjeta SIM), se accede a “capacidad instalada” para brindar un tráfico de señales inalámbricas.

En este aspecto, la Argentina ocupa el sexto lugar en cuanto a la cantidad de SIM por torre, posicionándose apenas por encima de Brasil, pero bastante lejos de Chile o Paraguay. Incluso los mejores países de la región están lejos de poder compararse con el promedio de la Unión Europea.

Según datos del sector, la Argentina cuenta con unas 17.250 torres, y según estimaciones privadas, se necesitaría duplicar su cantidad para que la cobertura y cuadruplicarla para que la calidad puedan estar en línea con los promedios regionales.

Coronavirus3.jpg
Coronavirus: se confirman 11 nuevos casos en Argentina

Coronavirus: se confirman 11 nuevos casos en Argentina

Pero, a pesar de esos números, la Cámara Argentina de Internet (Cabase), asegura que para finales de 2019 los datos del sector mostraban que hay “una penetración de la banda ancha que se acerca al 65% de los hogares y con velocidades que apenas superan los 6 MB”, de acuerdo a un informe publicado por Infobae. El último Cabase Internet Index de 2019 analiza la evolución de los accesos y penetración de Internet fija por provincia, entendiendo la penetración como la cantidad de accesos por cada 100 hogares.

En este sentido, el estudio revela que con una variación interanual de 9,8%, el total de accesos de banda ancha fija a nivel país pasó de 8.347.035 a 9.164.684 de septiembre de 2018 a septiembre de 2019, alcanzando una penetración del 65,8%.

Al analizar la evolución a cuatro años vista, surge que entre septiembre de 2015 y septiembre de 2019 aumentó 32,1% la cantidad de accesos de banda ancha fija, sumándose 2,22 millones de nuevos accesos en el país.

Al evaluar los niveles de penetración por provincia, el estudio muestra que todas crecieron, especialmente aquellas que parten de índices de penetración muy bajos respecto de la media del país. Sin embargo, los resultados del informe siguen dando cuenta de una importante disparidad en los niveles de penetración.

Mientras la Ciudad de Buenos Aires tiene más conexiones que hogares y la penetración a nivel nacional alcanza al 65,8%, aún hay provincias con niveles de penetración por debajo del 50% como es el caso de La Rioja 47,9%, Chubut 47,6%, Salta 44,5%, Jujuy 44,3% y Mendoza 40,7%, y mínimos en Tucumán 39,5%, Misiones 39,3%, Corrientes 38,5%, San Juan 37,1%, Chaco 35,9%, Santa Cruz 35,6%, Catamarca 30,9% y Formosa 30,1%.

Otro punto importante es la velocidad de las conexiones. Según un informe de la Enacom de finales de 2019 el mercado local que en 2015 estaba dominado casi en su totalidad por velocidades que iban de 1 a 6 Mbps. A septiembre de 2019, las velocidades superiores a 6 Mbps se consolidan en franco crecimiento y ya significan el 60,4% del total, mientras que las que están por debajo de ese valor tienden a la baja año a año y actualmente no llegan al 40% del total de conexiones.

Las dificultades

Ariel Graizer, titular de Cabase, sostuvo que la conectividad “no es una barrera en un escenario en el que por cuestiones sanitarias las empresas deban enviar masivamente a sus trabajadores a hacer home office. Los hogares tienen hoy conexiones que les permiten acceder a contenidos multimedia, Netflix, YouTube y juegos en línea, que consumen más ancho de banda que las aplicaciones corporativas que podrían necesitar la mayoría de las personas para teletrabajar”.

Las complicaciones pueden estar más del lado de las compañías. “No está claro si las empresas están en condiciones. Entendemos que las grandes compañías no van a tener inconvenientes, pero hay que ver si las pymes están preparadas teniendo en cuenta que muchas ni siquiera tiene un escritorio remoto que es básico para operar”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario