Secciones
Coronavirus

Coronavirus: un respirador que podría ayudar si hay escasez

Lo inventó un médico israelí. El dispositivo para pacientes con insuficiencia respiratoria por coronavirus se encuentra en la etapa de prueba.

Domingo 22 de Marzo de 2020

El equipo liderado por el doctor Elhanan Fried, director de la Unidad de Terapia Intensiva del Centro Médico Hadassah de Jerusalén se encuentra en la etapa de prueba de un aparato para ventilación automática de pacientes con insuficiencia respiratoria por coronavirus. Si éstas resultan exitosas ese país lo fabricará masivamente.

Esto sería vital en medio de la pandemia en que las cuarentenas totales impuestas por los países tratan de estabilizar la curva de contagios para que los sistemas de salud no colapsen.

El sábado se publicó en medios israelíes que una empresa privada de ese país estaba desarrollando una solución creativa al problema de los respiradores, que se basa en equipamiento ya existente y que se encuentra fácilmente.

“El globo celeste se llama Ambu -o respirador manual- y existe en todo kit de reanimación cardiorespiratoria, en toda ambulancia, etc. Y a eso se le suma un compresor eléctrico que está alrededor”, clarifica el doctor Marcos Harel Alfie, que vive y trabaja en Tel Aviv.

Si las pruebas son exitosas, lo van a empezar a producir masivamente en Israel. Puede suplantar a los respiradores complejos que están escaseando en todo el mundo. Los expertos no tienen dudas de que se lo puede fabricar allá sin problemas y solucionar uno de los principales problemas sanitarios de esta crisis.

La idea, entonces, está basada en respiradores manuales, del tipo que se encuentra fácilmente en las ambulancias y en kits de primeros auxilios. El desarrollo -que ya cuenta con el apoyo y el sponsoreo de la Division de Nuevas Tecnologias de la Fuerza Aerea Israelí- pretende transformar este artefacto manual en uno eléctrico y automático para así lograr aumentar el stock de respiradores disponibles. Ya están en pleno proceso de impresión 3D para obtener las partes necesarias para su manufactura, para así convertir miles de estas unidades manuales en automáticas. Es una idea que, cuando sea implementada en Israel, podría fácilmente ser replicada en otros países.

Embed

En Argentina

En Argentina, diferentes organizaciones están tratando de encontrar una solución. Incluso, un grupo de jóvenes innovadores santafecinos agrupados bajo el nombre de Inventu Ingeniería, y junto a la Universidad Nacional de Rosario, está terminando el prototipo de un respirador artificial de “bajo costo, específico para COVID-19 y que sea fabricable en escala”.

Es que en Argentina, con respecto a la disponibilidad de esos elementos, nadie arriesga una cifra. Sin embargo, en la Capital Federal, en el año 2016 se licitó la limpieza y reemplazo de piezas para 80 respiradores Neumovent en 19 hospitales públicos. Y se calcula que en la provincia de Buenos Aires, los mismos respiradores son alrededor de 400. Es cierto que, en caso de necesidad, todos estos insumos se pueden comprar en el mercado. En una conocida página de compra-venta, por ejemplo, un respirador Neumovent se alquila por 18 mil pesos por semana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario