Banda del "Gordo" Nico
Jueves 01 de Noviembre de 2018

Tras ser absuelto, volverán a juzgar al exjefe de la Unidad Penal N° 6 por narcotráfico

Victorio Aguirre había quedado libre tras el juicio a la banda del "Gordo Nico" Castrogiovanni y sus integrantes

Una de las primeras condenas a una organización narco de Paraná tras una investigación sustentada en escuchas telefónicas, fue contra la banda del Gordo Nico Castrogiovanni, que vendía cocaína en el barrio Paraná XVI y otros lugares de la ciudad. De los 15 imputados que fueron juzgados en 2017, hubo 11 condenados y cuatro absueltos. Entre éstos quedó libre de culpa y cargo el exjefe de la Unidad Penal N° 6, Victorio Aguirre. Su hermano Pedro era una pieza clave en la trama narco, y fue sentenciado a prisión. Pero según el Tribunal Oral Federal de Paraná no hubo pruebas para sostener la participación del oficial penitenciario en la actividad delictiva.

Ahora, la situación de Aguirre cambió: tras el recurso de Casación presentado por el fiscal general José Ignacio Candioti (que en el juicio había pedido condenarlo), la Cámara Federal de Casación Penal revocó la absolución y ordenó que se realice un nuevo juicio contra el exintegrante de la fuerza de seguridad provincial.


Los integrantes de la Sala Tercera, Carlos Alberto Mahiques, Liliana E. Catucci y Eduardo Rafael Riggi, analizaron las escuchas telefónica que comprometieron a Aguirre en la causa y arribaron a una conclusión contraria a la de los jueces de Paraná, en coincidencia con la Fiscalía.

Los magistrados del TOF (Lilia Carnero, Roberto López Arango y Noemí Berros) fundaron absolución de Victorio Aguirre en que: "...el grado de sospecha sobre la conducta reprochada a Aguirre, sólo puede justificar –y hasta cierto punto– su presencia como imputado en el debate. No hay prueba contundente que derribe la inocencia que lo ampara. La sola circunstancia de ser el hermano de un imputado seriamente comprometido en la causa no lo convierte sin más en partícipe de la maniobra. Los escasos contactos tenidos con Nicolás Castrogiovanni, merecieron una explicación de su parte, que puede ser más o menos creíble, pero que no ha sido desvirtuada con prueba en contrario (...) La conversación donde se dice que un tal Pochi guarda, no lo tiene como protagonista, son dichos de terceros. No hay ninguna otra circunstancia que lo vincule con la organización, y lo que es más importante aún nada de importancia para la imputación surgió del allanamiento de su casa, no se encontró droga y ni siquiera el elemento 'tubo' que aparece en una conversación como lugar de ocultamiento. Muy poco para arribar a una condena a su respecto por lo que propongo su absolución lisa y llana".

Los camaristas de Casación, en el fallo del 19 de octubre pasado, sostuvieron: "En primer lugar, es incorrecta la apreciación del Tribunal en cuanto a que Victorio Bernardo Aguirre fue señalado por la Fiscalía como partícipe de la maniobra investigada por la sola circunstancia de ser el hermano de un imputado seriamente comprometido en la causa –luego condenado– sino que fue acusado por su accionar y su aporte a la organización".


"En segundo lugar –continuaron–, sobre el diálogo que mantienen los hermanos Aguirre en relación a los 'vales', el Tribunal consideró plausible la explicación brindada por Victorio Aguirre, referida a que lo que guardaba en el auto eran vales de nafta que le regalaba a su hermano y por ello hablaba en clave al respecto. Sin embargo, y tal como señala la acusación, cuando los hermanos Aguirre hablaban de 'vales' de nafta hablaban, efectivamente, de vales de nafta, mientras que cuando lo hacían sobre sustancias estupefacientes, 'encriptaban' los diálogos. Por ejemplo, en la conversación que mantuvieron el día 11/12/2015, Pedro le pregunta si 'Se la va a hacer pasar a Priscila (por su esposa, Álvarez), contestándole Victorio que ya estaba; luego de lo cual Pedro le aclara: 'No el vale', obteniendo como respuesta de Victorio: 'Ya está'".

En este sentido, los jueces concluyeron que "se advierte que cuando mantenían conversaciones relativas a los 'vales de combustible', lo hacían abiertamente, sin mayores inconvenientes, mientras que cuando conversaban sobre material estupefaciente, lo escondían, como se advierte también del diálogo de fecha 10/12/2015 en la que Pedro le pregunta: 'Escuchá, vos tenés en el auto a eso', respondiéndole Victorio: 'No, lo tengo en casa'.

Más mensajes y llamadas
Los camaristas desarrollaron y analizaron más mensajes de texto y desgrabaciones de escuchas telefónicas en las que el penitenciario habla con algunos de los condenados, o de terceros que lo nombran por su apodo, Pochi.


Por ejemplo, mencionan una en la que "Pedro Aguirre le envía un mensaje por celular a Nicolás Castrogiovanni diciendo: 'Amigo mi hermano lo partió así que lo guardaba bien, dice que lo dejó prolijo, igual que lo pese vos quedate tranquilo" (...) Pedro le aclara que el Pochi (su hermano), lo iba a guardar en un tubo y que, como no le entraba entero, lo había tenido que partir; hablando luego de no hacerse problemas, ya que pese a que lo iba a tener que entregar un entero, lo podían unir ellos luego. Finalmente, Castrogiovanni le dice: 'Bueno, escúchame una cosa, anda a bisar eso así lo dejamos prolijo ya, y lo tenemos a mano'".

"En esta charla –analizaron los magistrados– se expone que Pedro Aguirre sugiere a Castrogiovanni guardar las cosas en la casa de Pochi, es decir, Victorio Aguirre, puesto que su domicilio aparece como más seguro, dada su condición funcional. Incluso se dice que este tuvo que cortarlos para ocultarlos en un tubo, por lo que dicen que ahora deben unirlos".

"Al respecto, es menester recordar que ese mismo día la banda había proveído de estupefaciente por parte de Ramón Ariel Pucheta, de acuerdo a las conversaciones que mantuvieron éste, Nicolás Castrogiovanni y Pedro Guillermo Aguirre, lo que le impidió a Pedro Guillermo Aguirre volver a su casa conforme lo conversado con su esposa, Evangelina Priscila Álvarez, y entregarle los estupefacientes para vender a Iván Castrogiovanni, que todavía tenían que armar", detallaron.

"Previamente Pedro Guillermo le había anticipado que los había dejado en casa de su padre, y ante la negativa de Castrogiovanni en resguardarlos en lo de Fernando Gómez, Aguirre le sugiere la posibilidad de dejarlo con su hermano Pochi", concluyeron según las escuchas.

Otra de las críticas efectuadas por Casación al TOF fue que omitieron "valorar el diálogo que mantienen Pedro Guillermo Aguirre y su mujer el día de los allanamientos, en los que hablan acerca de otros involucrados en la causa, comenzando con Victorio Bernardo Aguirre. Por eso le pregunta Pedro Aguirre: "¿Che, Pochi?", y luego hablan del padre (en cuya casa guardaban estupefaciente), de Rodrigo Medina, de los celulares, de la cocaína secuestrada y de borrar rastros, motivo por el cual debe concluirse que el diálogo se inicia por Victorio Aguirre porque era parte de la organización".

Conclusiones
Al momento de justificar la decisión de revocar la absolución, los camaristas afirmaron: "Así las cosas, la gran cantidad de elementos de juicio arrimados al proceso en algunos casos fue lisa y llanamente soslayada y en otros fue considerada parcialmente o apartándose arbitrariamente de las leyes de la lógica y de la experiencia, habiéndose omitido una visión conjunta de los mismos, lo que ha redundado en la arbitrariedad de la sentencia que, consecuentemente, debe ser anulada en lo concerniente a la absolución dispuesta respecto al imputado Victorio Bernardo Aguirre". Y también se refirieron a un aspecto importante de la acusación: "Tampoco debió obviarse la función y cargo del aquí imputado, y la especial trascendencia que esa condición imprime a los hechos en los que se ha acreditado su intervención". De este modo, sentenciaron: "Hacer lugar al recurso de casación interpuesto por el representante del Ministerio Público Fiscal respecto de Victorio Bernardo Aguirre, sin costas, anular la absolución dispuesta, debiendo oportunamente devolverse las actuaciones a su origen a fin de que, por quien corresponda, se realice un nuevo juicio".

De este modo, se deberá fijar una nueva fecha para juzgar otra vez al expenitenciario, pero en este caso deberá ser integrado por otros jueces. En tanto que respecto a otros absueltos (Hugo Medina, Liliana Ruiz, padres del policía condenado) lograron mantener su inocencia.

Comentarios