Femicidio
Miércoles 27 de Junio de 2018

Juzgan a un hombre que apuñaló a su expareja y baleó al novio en un camino rural

El peón rural Juan Ángel Rosales es acusado de intento de femicidio por atacar a la mujer y al hombre tras un baile de campo en Feliciano. El debate se sustancia en la ciudad de La Paz y la Fiscalía pedirá una dura pena de prisión

Estaba amaneciendo en una zona rural del norte entrerriano. Ramona María José Losa y su novio, Néstor Maciel, volvían a su casa en moto luego de divertirse en un baile en una casa de campo. En medio del camino, cuando se detuvieron para abrir una tranquera, se les apareció Juan Ramón Rosales, expareja de la mujer, con una escopeta. Primero, hirió de un balazo a Maciel, luego persiguió y apuñaló a Losa en el pecho. Se fugó y a los dos días lo atraparon en su casa de Feliciano. Desde ayer lo juzgan por intento de femicidio y podría ir por varios años a prisión.
El ataque sucedió en la madrugada del domingo 10 de enero de 2016, en el camino del puesto 4 Distrito Chañar, Estancia San Luis de las Mulas, a unos 30 kilómetros a campo traviesa de la ciudad de San José de Feliciano. Esa noche hubo un baile de campo en una casa, donde concurrieron los pobladores de la zona. Además de Ramona y Néstor, algunos vieron a Rosales, pero sin que llamara la atención. Al parecer, no soportó ver allí a su ex con una nueva pareja.
En el trayecto entre la casa de Ramona y el baile hay dos tranqueras. En el viaje de ida, ambas estaban abiertas. Al regresar, la primera seguía abierta pero a la segunda alguien la había cerrado. Detuvieron la marcha de la moto y se bajaron para abrirla. En ese momento, en forma repentina e inesperada, se les apareció Rosales blandiendo una escopeta.
Primero quería atacar a Maciel: le apuntó con la escopeta y disparó varias veces, mientras el hombre corría. Los primeros disparos no salieron, pero hubo uno que sí y lo alcanzó en una pierna. Mientras, Ramona también intentó escapar pero el agresor la alcanzó, sacó una cuchilla y la apuñaló en el pecho. La mujer y su novio, heridos, lograron correr y esconderse de Rosales entre la vegetación, porque quería terminar su faena. Cuando vieron que se resignó y se fue, llamaron a un conocido para pedirles ayuda. Ernesto Gómez llegó unos minutos después y los llevó al hospital de Feliciano. Como la mujer estaba muy grave, la trasladaron de urgencia al Masvernat de Concordia. La intervinieron y le salvaron la vida.
Luego de la denuncia, la Fiscalía ordenó la detención de Rosales. Dos días después, la Policía lo encontró en su casa. Lo imputaron por doble intento de homicidio agravado y, con muchas pruebas en su contra, eligió igual ir a un juicio oral y público.
El debate comenzó ayer en el Juzgado de la ciudad de La Paz, ante el tribunal unipersonal presidido por Cristina Lía Van Dembroucke, con la acusación pública del fiscal de Feliciano Ricardo Temporetti, y el defensor Julián Passarella.
En las dos primeras jornadas declararon las dos víctimas, quienes recordaron el violento episodio sufrido y señalaron a Rosales sin titubear como el autor. Asimismo, Losa refirió que había mantenido un vínculo con el imputado, relación que finalizó, luego se puso de novia con Maciel y hoy esperan un hijo. Fue notorio el miedo que la mujer le tiene aún a su expareja.
También brindó su testimonio Gómez, quien los socorrió junto a otro hombre que aún no fue a declarar. Asimismo, se escuchó el informe del médico que constató la gravedad de la lesión sufrida por Ramona, y confirmó que la herida revestía características suficientes para ocasionarle la muerte, lo que no ocurrió gracias a la asistencia y prácticas médicas en ambos nosocomios, principalmente un drenamiento pleurítico por el cual lograron retirarle la sangre de los pulmones.
Hoy sigue el juicio con más testimonios, y mañana serán los alegatos de las partes. El fiscal imputa a Rosales por Homicidio en grado de tentativa doblemente agravado, en el caso de Ramona, por el vínculo y por violencia de género, delito que tiene una pena mínima de 15 años de prisión; e intento de homicidio en el caso de Maciel. La defensa buscará la absolución o una pena menor, aunque el médico forense que revisó a Rosales el día que lo detuvieron no le vio ninguna lesión, por lo que será difícil alegar que la agresión se produjo en una riña.
Lo que sí ha quedado claro, es que se trata de una clara agresión por violencia de género: Rosales estaba seguro de que Ramona debía estar con él o con nadie.

Comentarios