Obras de teatro
Martes 09 de Octubre de 2018

Presentan la tercer función de "Maestras", de Nelly Fernández Tiscornia

La puesta del grupo Pisa Pisuela y dirigida por Rubén Vera retrata los "olvidos" y contradicciones del sistema educativo

El grupo Pisa Pisuela estrenó Maestras, basada en la obra de la reconocida dramaturga y guionista, Nelly Fernández Tiscornia. La obra, dirigida por Rubén Vera, puede verse los viernes de octubre y el primer viernes de noviembre, a las 21.30, en el auditorio de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER (Urquiza 552).

En una escuela rural, una directora y la maestra (madre e hija) reciben la visita anual de una inspectora; es entonces que sale a la luz la problemática de ser una escuela de muy bajos recursos. Una escuela donde sólo llega el viento y la sequía.

"A esta obra yo la quería hacer sí o sí, y se la propuse a parte del grupo Pisa Pisuela, todos enloquecieron; les gustó muchísimo y no le erramos. Vamos rumbo a la tercer función y nos ha ido muy bien. Si bien la obra es muy importante y el texto se sustenta de por sí, no pensé que íbamos a tener tan buena repercusión. Estrenamos un viernes y al lunes siguiente ya tuvimos noticias de que nos querían en Crespo, en Concordia y en Tandil", comentó a Escenario Rubén Vera.

Fallecida en 1988, Fernández Tiscornia fue maestra rural. Y esta pieza teatral es un homenaje de la autora a los artífices de la educación. Muestra la lucha que emprende una docente de frontera contra los avatares que conlleva la marginación y la pobreza, y la necesidad de hacer oír la voz de los olvidados, cuya realidad raras veces conocemos.

"Es una obra de Nelly Fernández Tiscornia que escribió tras escribir un guión televisivo que se presentó en los años 80 en el ciclo Alta Comedia, y el personaje de la directora fue interpretado por Alicia Bruzzo. Fue tal el éxito que tuvo que en un año tuvieron que transmitirlo tres o cuatro veces. En base a eso, agregó a dos personajes más, el alumno predilecto de la directora, que se llama Cardoso; y su propia hija, que trabaja como maestra en esa misma escuela. Pero la obra conserva lo original que es la discusión entre ella y la inspectora que llega de la ciudad", comentó el director.

La Gringa, una directora aguerrida y maternal con sus alumnos. Lucha contra un sistema que la devora y la utiliza inevitablemente, aunque ella no se de cuenta. Así, da manotazos de ahogada ante un Estado ausente en todo menos en un rol: el de controlar si la ley se cumple y sancionar si así no se hiciere. Se trata de una obra que emociona a todos, porque –ya sea como docentes o como alumnos– todos somos o fuimos parte del sistema educativo.

"La problemática de la obra es el sistema educativo. Todo pasa en una escuela fronteriza, ubicada entre el monte y el pueblo, es el límite entre esos los lugares. Es una escuela totalmente pobre, donde la directora y la maestra se dedican, entre muchas otras cosas, a enseñarles a los chicos. Los bañan, los despiojan, les dan de comer. Duermen ahí. Y de pronto se encuentran con la visita de una inspectora que viene de Buenos Aires y llega con la pretensión de que la directora de la escuela le muestre las instalaciones del establecimiento, cuando todo pasa en un pequeño cuarto en el que dan de comer y enseñan", explicó Vera.

Por su parte, Leandro Esquivel, que forma parte del elenco actoral junto a Andrea Bravo, Agustina Vera y Virginia Galanti, relató: "Yo trabajé hace dos años en Yo, Federico, que fue cuando me inicié en teatro con Rubén. Me gustó mucho la experiencia de trabajar con él, porque venía de hacer comedia, y Rubén me llevó a lo opuesto; pensé que no me iba a adaptar, pero es evidente que sí salió. Y mientras más funciones pasan más cómodo me siento con mi actuación y con el resto del grupo, que son actrices fenomenales".

Y, sobre la obra, añadió: "Es una problemática que se ve en la actualidad, aunque quizá no salga a la luz. En muchos lugares de nuestro país siguen habiendo Cardosos, Gringas, e inspectoras que no tienen la realidad fija. Y no sólo pasa en las escuelas fronterizas, sino que pasa acá, en Santa Fe, en todos lados".

Por último, Vera destacó que la puesta se lleva a cabo en un espacio poco relacionado con el quehacer teatral, como lo es el auditorio de la Facultad de Ciencias Económicas: "En ese espacio, en el año 86 trabajé una obra para chicos, Una pipa larga, larga con cabeza de jabalí, y después volví en el 97 con Golpes a mi puerta, de Juan Carlos Gené, y otra más. Yo ya conocía el auditorio y como hace poco me propusieron dictar un taller de teatro para alumnos, docentes y no docentes de la Facultad de Ciencias Económicas; me gustó el lugar como para abrir otro espacio, ya que faltan lugares para el teatro. Es un muy lindo lugar y el personal es muy responsable y predispuesto".

Las entradas anticipadas pueden reservarse al celular (0343) 155 334 444, vía WhatsApp. También en boletería de la facultad.

Comentarios