Secciones
Paraná

Para ubicar a Paraná en el circuito de cine mundial, el PIFF sigue trabajando

Hasta el jueves 10 de septiembre y de manera totalmente virtual, se desarrolla el Paraná International Film Festival.

Sábado 05 de Septiembre de 2020

Hasta el 10 de septiembre, se desarrolla la edición 2020 del Paraná International Film Festival (PIFF), que este año, debido a la pandemia y el distanciamiento social, es de manera íntegramente virtual.

La selección de este año superó las expectativas, ya que se inscribieron 3.000 filmes de países de los cinco continentes. “Es un orgullo que tanta gente nos tenga en cuenta, a pesar de que es un festival chico y que está creciendo. Nos alegra que muchos además nos vuelvan a elegir, eso significa que aprecian cómo estamos llevando a cabo este trabajo que es concienzudo y nos insume un año entero de trabajo”, manifestó a Escenario Nora Aracil, directora del festival.

Por su parte, Esteban Amatti, realizador cinematográfico, fundador del Grupo Transmedia Argentina y encargado de la dirección ejecutiva del PIFF, destacó que desde la primera edición el festival se desarrolla también en formato digital, pero este año debieron apostar el cien por ciento a esa modalidad, debido a la pandemia.

“En las ediciones anteriores trabajamos con Indie Home TV, pero como es una plataforma inglesa poco conocida aquí, optamos por utilizar el canal de Youtube Festival de Cine Paraná para subir los trabajos finalistas, ya que no podemos subir todo. Y por supuesto que lo hacemos con el consentimiento previo de los cineastas, ya que muchos de los filmes aún no se estrenaron en sus países de origen o están participando paralelamente en otros festivales”, explicó.

Para ver las películas hay que suscribirse al canal de Youtube, visualizar uno de los videos durante al menos un minuto y darle “me gusta”. Los títulos, reseñas y fichas técnicas de las películas se publican en las redes sociales del PIFF. Si bien puede verse de manera gratuita, los organizadores pusieron a disposición un CBU para quienes desearan colaborar con el festival y el Taller de Producción Audiovisual de la Biblioteca Pedro Lemebel, desde donde nació la propuesta. Vale destacar que los filmes estarán disponibles sólo hasta el 10 de septiembre, día que concluye el festival.

Se trata de un festival abierto a todos los géneros y formatos cinematográficos, y es además multidisciplinario.

Las categorías a premiar serán las mismas del año pasado: Sección Documental Raymundo Gleyzer, Sección Cine Argentino Paloma Efron; Sección Escuelas de Cine Arcoiris y Sección Cortometrajes Pedro Lemebel. La Claqueta de Oro es el premio más importante y se le otorga al filme que haya reunido premios en más categorías, aplicando el mismo sistema que se usa en los Oscars. Además, se está analizando añadir una mención del público, ya que la visualización a través de plataformas digitales facilita el recuento de votos, a través de los “me gusta”, los comentarios y hasta el número de visualizaciones.

Otros cines

“Hay películas de países que uno ni imagina, como Gambia, Estonia, Finlandia, lugares a los que normalmente uno no va de vacaciones, cuya cultura no solemos conocer. Uno no planifica un viaje a Gambia. Y nos parece genial que este sea un ámbito para conocer otras culturas, que sea cosmopolita. También tenemos muchos trabajos nacionales de Tierra del Fuego, de Mar del Plata, entre otros lugares”, destacó Amatti.

Por su parte, Aracil destacó la calidad y el nivel de los trabajos presentados por escuelas de cines de todo el mundo, como la de New York, la Enerc, la de San Sebastián, entre otras: “El año pasado, el largometraje extranjero ganador se llevó dos premios, ya que también obtuvo el premio Arcoiris, porque fue presentada por estudiantes de la Escuela Nacional de Cine de Chile, titulada ‘Canasta de cangrejos’. Una obra monumental, más allá que era una tesis de grado”.

Además, en cuanto a las circunstancias que obligaron a realizar el PIFF de manera íntegramente virtual, Aracil rescató el lado positivo: “Con esta modalidad, no sólo la gente de Paraná puede asistir al festival, sino que la gente puede seguirlo desde cualquier parte del mundo. Incluso, muchos directores están siguiendo las proyecciones desde sus respectivos países. En la primera edición recibimos la visita de 30 directores de todo el mundo, el año pasado tuvimos 18, y este 2020 iba a venir mucha gente. Pero encontramos esta alternativa que, dentro de lo malo del contexto, trae también esa ventaja”.

Las películas que se exhiben en el PIFF pertenecen al cine que no está en el circuito comercial y que tampoco es común encontrarlo en plataformas de streaming. “Es un cine que viene a interpelar al espectador desde muchísimos lugares, empezando por la factura de producción, pasando por las temáticas y las interpretaciones. El primer año del PIFF tuvimos entre los finalistas al filme ‘Papá es lindo’, una película de una productora independiente coreana, que resultó ser la misma que produjo ‘Parasite’, que este año ganó el Oscar. El cine coreano no es igual al occidental, entonces es necesario entrenar el ojo, y así pasa con películas de otras latitudes. En esta edición, por ejemplo, tenemos trabajos que llegan desde Irak. Tratan sobre la corrupción en la justicia, que evidentemente es un problema global, pero está contado desde su visión, con su lenguaje, y esto es muy bueno, porque aprendemos a mirar los temas universales desde una mirada global, con otra perspectiva. Por eso nos parece importante no perder la continuidad, sean cuales sean las circunstancias”

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario