Secciones
Challenger

Challenger el vuelo final: docuserie de la misión espacial

Conformada por cuatro episodios, el relato de Challenger, el vuelo final abarca los eventos previos a la catástrofe con un especial enfoque en la tripulación.

Sábado 26 de Septiembre de 2020

No sólo de ficción vive Netflix. Challenger, el vuelo final es el nombre de la serie documental que se estrenó este mes en la plataforma de streaming. Conformada por cuatro episodios, el relato abarca los eventos previos a la catástrofe con un especial enfoque en la tripulación del Challenger, un equipo de siete miembros de la NASA que incluían a Ellison Onizuka, el primer asiático-estadounidense en llegar al espacio; Ronald McNair, la segunda persona afroamericana en llegar al espacio, y Christa McAuliffe, que iba a ser la primera profesora de escuela en llegar al espacio.

En 1979 Tom Wolfe publicó Lo que hay que tener, uno de sus mejores libros de no ficción. Allí narra los inicios del programa espacial estadounidense y su impacto en el avance de la ciencia y la tecnología de esa primera misión espacial tripulada que comienza en la posguerra con el Proyecto Mercury y sus protagonistas, un grupo de astronautas conocidos como Los Mercury Seven.

Con un enfoque similar comienza Challenger, el vuelo final, en este caso con el contexto amplio del programa de transbordadores y sus misiones, como poner satélites en órbita o abastecer a la Estación Espacial Internacional. La serie de cuatro capítulos, luego de exponer ese contexto general, deja en primer plano el último viaje del Challenger que en 1986 explotó a poco más de un minuto de su despegue.

La propuesta narra el episodio desde el punto de vista de los familiares y amigos de los fallecidos en una misión que fue, además, la más inclusiva de la historia de los transbordadores con una tripulación que incluyó no sólo a una docente que daría clases a sus alumnos desde el espacio, sino además al primer astronauta afroamericano y al primero de origen asiático. Los relatos del impacto emocional por la pérdida de vidas alterna el dolor o el enojo con la admiración por personas que cumplían su sueño a pesar de los temores.

El trabajo, además de indagar en profundidad en los errores humanos que generaron la tragedia, muestra la disposición a corregirlos y continuar con el programa de los transbordadores que finalizó en 2011, y uno de cuyos objetivos fue poner satélites en órbita, algo que permite que existan cosas tan cotidianas como WhatsApp o el GPS. Todo a cargo de hombres y mujeres que, como dice Wolfe, tienen lo que hay que tener, esa cualidad indefinible de la personalidad que hace que la voluntad de cumplir un objetivo sea superior a la posibilidad de la muerte.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario