Secciones
Salud

Seis de cada 10 adultos argentinos tiene exceso de peso, según un estudio

Los datos fueron revelados por el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

El 60% de los adultos argentinos tiene exceso de peso, según datos revelados por un estudio del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

En coincidencia con el Día Mundial de la Obesidad, que la OMS estableció el 12 de noviembre como fecha para concientizar y sensibilizar acerca de la epidemia, investigadores argentinos alertaron acerca de los índices de sobrepeso y obesidad en Argentina, donde, de acuerdo con datos oficiales, “seis de cada 10 adultos presentan exceso de peso”.

En la región, recordaron también los especialistas, “el porcentaje de población que presenta exceso de peso ha ido creciendo en la última década”. La efemérides, que la OMS impulsa cada año, forma parte de un plan de concientización que puso la meta en 2025 como fecha clave para lograr reducir los niveles de sobrepeso y obesidad a los que se registraron en 2010. El organismo internacional define a la obesidad y el sobrepeso como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”, dado que “son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer”. Aunque durante muchos años se consideró que eran problemas exclusivamente “de países con ingresos altos”, la obesidad y el sobrepeso están en aumento en los países con ingresos bajos y medios, especialmente en las áreas urbanas, señala la OMS. De acuerdo con el IECS, de la UBA, medidas como desalentar el consumo de bebidas azucaradas en el país podrían tener incidencia directa en el descenso de los números de obesidad y sobrepeso.

Los niños, en alerta

Argentina es el cuarto consumidor global per cápita de azúcares, un fenómeno que se explica en parte porque el mercado de las gaseosas y los jugos en polvo se duplicó en los últimos 20 años. De acuerdo con el estudio, cada día, el 35% de los niños menores de 5 años toma alrededor de un vaso y medio de bebidas azucaradas. Las consecuencias de esos consumos quedaron registradas en los resultados de la IV Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, elaborada por el Indec y la Secretaría de Salud de la Nación, y según la cual más de la mitad de la población argentina registra sobrepeso y obesidad, mientras que algo más de la quinta parte consume tabaco.  

Para desalentar la ingesta excesiva de azúcares, el IECS propuso varias medidas que requerirían intervención directa del Estado. En primer lugar, sugirió incorporar los valores nutricionales en el frente y no al costado o al dorso de los envases, de todos los alimentos, y no solamente en las bebidas azucaradas. Además, señaló que una suba de impuestos “que producirá un aumento (en el precio) en las bebidas azucaradas” podría lograr bajar su consumo, como sucedió con el tabaco.

Los especialistas también aconsejaron “prohibir las ventas de bebidas azucaradas en los kioscos de las escuelas y sus alrededores”, ya que en Argentina el 80% de los establecimientos “tiene al menos un kiosco, el 81% de estos vende bebidas azucaradas y el 59% exhibe publicidades” de estos productos.

Esas medidas, señalaron, deberían combinarse con la “prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio debido a que existe una asociación probada entre la exposición a publicidad de alimentos no saludables con la mala alimentación y la obesidad”. De hecho, observó la cardióloga Andrea Alcaraz, del IECS, a la web Página 12 “está instalada la idea de que los jugos de frutas que se venden en cajita son saludables, pero aportan tanto o más contenido de azúcar que las gaseosas regulares”.

La obesidad aumenta la discriminación laboral

En sintonía con la celebración ayer del Día Mundial de la Obesidad, el director de la Unidad de Endoscopía Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid, dedicada al tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, el doctor Gontrand López-Nava, alerta contra el aumento de la discriminación laboral por obesidad que sufren muchos pacientes, que reduce sus oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, entre otras consecuencias.

Tal y como explica el doctor López Nava, las personas que sufren obesidad deben afrontar, además de su situación física y familiar, una discriminación laboral que en muchos casos se suma a su necesidad de cuidados médicos extra. “En el puesto de trabajo la imagen de la persona es importante. Pesar 10 kilos más de lo que sería su peso normal está creando en el trabajador un estigma social que perjudica sus relaciones laborales y su carrera profesional”, afirma.  

“Esta recriminación en el entorno laboral se traduce incluso en achacar a estos pacientes su impacto negativo para la rentabilidad de la empresa y en el gasto sanitario que generan a la firma y al sistema sanitario”, revela el médico. “Paralelamente, para estas personas hacer horas extras es un agravante físico más”, añade.

Por ejemplo, según afirman los pacientes, los jefes verbalizan exteriormente sus muchas bajas en la empresa. En general, las personas obesas superan un mes de baja al año como consecuencia de que deben llevar a cabo más pruebas diagnósticas relacionadas con dolores de espalda y musculares, apnea, colesterol, hipertensión, pruebas radiológicas, TAC, páncreas, vesícula o riñones, etc.; además de pedir permisos más frecuentes para realizar sesiones de fisioterapia y rehabilitación.

“La consecuencia de esta discriminación laboral es que muchas personas obesas, debido a su peor estado de salud, padecen aislamiento en su entorno de trabajo, bajan su autoestima, se abandonan incluso más al ver que les cuesta muchísimo adelgazar”, añade. “Tampoco ayudan los compañeros de trabajo, que constantemente recriminan a la persona obesa si come mucho o si no es capaz de seguir una dieta, lo que a su vez provoca más ansiedad que puede derivar en incrementar el peso en otros 20 kilos en un año”, resalta el director Gontrand López-Nava.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario