Economia

Cristina anuncia el final del corralito

La Presidenta hará el anuncio del pago de 2.200 millones de dólares, que marca la última cuota del corralito que nació con la crisis de 2001.

Miércoles 01 de Agosto de 2012

La presidenta Cristina Kirchner encabezará mañana un acto en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, junto con el titular de la entidad, Adelmo Gabbi, durante el cual anunciará la salida del "corralito" generado en la crisis del 2001 y 2002, con el pago de la última cuota del Boden 2012 por unos 2.200 millones de dólares.



Está previsto que el viernes próximo la Argentina efectivice el pago con reservas del Banco Central -como viene ocurriendo en los últimos años- de U$S 2.198 millones en capital y otros 9 millones en intereses, por un total de 2.207 millones de dólares, para cancelar de ese modo el bono más emblemático de la última década en el país.


Un día antes de formalizar ese trámite (el dinero ya fue transferido al Tesoro Nacional), Cristina concurrirá a la Bolsa para asistir a los festejos por el 158° aniversario de la  fundación de esa entidad, en 1854, y acompañada por la plana mayor del Gabinete económico nacional celebrará la salida del  "corralito".


Se espera que el recinto de la Bolsa luzca colmado cuando se  inicie el acto, anunciado para las 18:00, una hora después de  finalizada la rueda de operaciones. Casi un millar de personas fueron invitadas para la ocasión, entre empresarios, banqueros, industriales, agentes financieros, embajadores y funcionarios comunales, provinciales y nacionales,  encabezados por la Presidenta. 


En la nómina de invitados también figuran el ministro de Economía, Hernán Lorenzino; el secretario de Política Económica y Planificación del Desarrollo, Axel Kicillof; el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; y el vicepresidente Amado Boudou, aunque es poco probable que asista. Boudou está enfrentado públicamente con Gabbi, con quien mantiene incluso un litigio judicial, por lo que sólo concurriría a la cita si efectivamente Cristina se lo ordena.


"La Presidenta nos tiene acostumbrados a las sorpresas", dijo Boudou en un breve contacto con Noticias Argentinas al ser consultado sobre los pormenores del acto, al que sí asistirían la  titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli. 

También darían el presente los ministros de Planificación Federal, Julio De Vido, e Industria, Débora Giorgi, junto al secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, mientras que es menos probable que asista su colega de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a quien el viceministro de Economía, Axel Kicillof, le  viene recortando poder. 

Según pudo averiguar NA, los militantes kirchneristas y de agrupaciones afines al Gobierno, como La Cámpora, deberán permanecer fuera de la Bolsa de Comercio. Los preparativos para los festejos comenzaron hace unas tres semanas, con trabajados de pintura en las naves principales -que  lucen ahora de color marfil oscuro-, más la sustitución de toda  las luminarias de los sectores superiores, cambiando de luz blanca a más cálida, para que resalten mejor las columnas de mármol del lugar.

En el recinto se montó un estrado que estaría reservado para la jefa de Estado y Gabbi, mientras que el resto de los funcionarios se ubicarían en un segundo plano, incluyendo a Scioli y ocasionalmente al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, también invitado al acto. Durante su discurso, Cristina destacaría la importancia de saldar la deuda que el Estado contrajo con los ahorristas que quedaron prisioneros del "corralito" hace 10 años, más allá de que en la actualidad la enorme mayoría de Boden 2012 está en manos de grandes inversores, sin haber tenido que emitir un nuevo bono, tomando fondos del exterior. 

También se aguardan con expectativa las palabras de Gabbi, quien renovaría las críticas del sector financiero hacia los  encajes y la falta de acuerdo con el Club de París, lo que  incrementa el riesgo argentino, e insistiría en la preocupación que generan los niveles de inflación. Sus opiniones acerca de las restricciones cambiarias impuestas por el Gobierno serían menos punzantes, en cambio, dado que el  cepo al dólar disparó en la Bolsa las transacciones de bonos  emitidos en esa moneda, sin ir más lejos, las operaciones con  Boden 2012 también se vieron favorecidas.

Ocurre que el título público acaparó la atención de ahorristas e inversores que intentaban burlar los controles oficiales, después de que Cristina se comprometiera a pagar en billetes estadounidenses la octava y última cuota del bono, e incluso llegó a determinar el valor del dólar paralelo. En la Casa Rosada, la cancelación del Boden 2012 es vista como un acontecimiento histórico, al considerarla el primer paso hacia una "independencia económica". 

"Sin deuda somos más libres", asegura una leyenda publicada en el sitio web oficial del Ministerio de Economía junto a un reloj que marca, en cuenta regresiva, el tiempo que resta para que la Argentina termine de pagar un monto global de U$S 19.600 millones, entre capital e intereses. El Boden 2012 es un bono en dólares que nació del "corralito" de 2001 y 2002, y fue ofrecido a los ahorristas como una alternativa a la pesificación compulsiva de sus depósitos  bancarios. 

La primera cuota se pagó el 3 de agosto de 2005 y la octava, y última, se cancelará este viernes, dando así por terminado uno de los capítulos más tristemente célebres de la vida política,económica y social de la Argentina. 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario