Caso Santiago Osvaldo Moscatelli
Miércoles 21 de Noviembre de 2018

Médico forense advirtió una "violencia inusitada" en la agresión mortal al malabarista

La situación de Alejandro Mioletto por el asesinato de Osvaldo Moscatelli se complicó aún más. También declararon conocidos del imputado

En el juicio por el homicidio del artista callejero Osvaldo Moscatelli, el médico forense reforzó la hipótesis de una agresión sobre seguro. En base a las lesiones constatadas en la cabeza de la víctima, se podría inferir que los golpes con un fierro se produjeron cuando el joven de 20 años estaba acostado. Esta declaración volvió a comprometer la situación del imputado, Alejandro Mioletto, quien confesó el crimen pero dijo que fue durante un robo y tras forcejear con la víctima.

Parece que el trasfondo del asesinato nunca se conocerá. Si fue un robo, una venganza o un desquite mortal por una discusión previa. Ayer declararon más testigos del ambiente callejero, de las plazas y los semáforos, y no despejaron las dudas sobre el conflicto previo que existió entre la víctima y el victimario.
El hecho ocurrió el 21 de enero, cuando Moscatelli estaba durmiendo en la puerta del lugar donde antes funcionaba la escuela Tabaré, en avenida De las Américas al kilómetro 5,5. Mioletto lo golpeó con un hierro y luego le robó sus pertenencias: una mochila con pelotitas y la ropa.
El forense que realizó la autopsia, Luis Molteni, declaró ayer en la segunda jornada del juicio. Refirió que observó en el cráneo de la víctima heridas longitudinales, y que la mecánica de la agresión no se puede determinar, pero sí cree que hubo un primer golpe en la zona frontal derecha y entre tres y cinco más en la nuca y oído, con pérdida de sustancia.

Sobre la posición en la que estaba Moscatelli al momento de ser atacado, dijo que no puede afirmar categóricamente que estaba acostado, pero sí se puede inferir a partir de las heridas constatadas. Además, agregó que no se observaron en el cuerpo signos de defensa, como las que habitualmente se encuentran en los brazos.
El médico afirmó también que los golpes fueron en vida, pero los sucesivos luego del primero se produjeron en "perimuerte". En este sentido, Molteni dijo que advirtió "una violencia inusitada" sufrida por la víctima.
Cabe recordar que en la primera jornada del juicio se reprodujo en la audiencia un video de una cámara de vigilancia de una empresa, que registró el momento del ataque. Se observa a un hombre que se acerca a Moscatelli, quien estaba durmiendo, se sienta a su lado como observándolo, a los cinco minutos se levanta, regresa en seguida con un hierro y lo golpea ferozmente. Se retira del lugar, y vuelve a los 45 minutos para sustraerle las pertenencias a la víctima.
Cabe recordar que Mioletto está imputado por el delito de Homicidio simple en ocasión de robo. Hace unos meses, la Fiscalía y la defensa acordaron 14 años de prisión efectiva, pero por oposición de la querella se llegó al juicio oral y público. La situación cambió cuando se reprodujo el video en la audiencia, donde el tribunal advirtió que se podría estar ante un Homicidio calificado por alevosía, por lo que la acusación podría cambiar el delito imputado al momento de los alegatos, sin que esto constituya una nulidad ni perjudique a la defensa. Habrá que ver hoy, al momento de los alegatos, qué plantean el fiscal Ignacio Aramberry y los querellantes Boris Cohen y Pablo Minetti.
Ayer declararon personas del entorno de Mioletto, quienes relataron que luego del hecho el joven les confesó haber matado a alguien. Al cuidacoches Hugo Benítez le dijo que "se había mandado uno", y lo vio con sangre en las manos. También dio su testimonio la psicóloga que entrevistó a Mioletto, y dijo que es capaz de comprender las consecuencias de sus actos.

Comentarios