Patronato
Lunes 29 de Octubre de 2018

Las cábalas están ayudando a Patronato a buscar salvar la categoría

El encargado de Mantenimiento del estadio sembró una planta de rudamacho, tiró agua bendita y vinagre en los arcos. Parece ser que dio una mano para derrotar a los Canallas y a Talleres de Córdoba. ¿Será así?

Patronato le ganó merecidamente a Rosario Central en la calurosa siesta del domingo. Los dos goles del uruguayo Facundo Barcelo fueron determinantes, pero también habrían ayudado directamente la fe y las cábalas que en la institución santa están a la orden del día.

Triunfazo de Patronato para salir de la angustia y comenzar a creer que se puede, con actitud y disciplina todo se encamina y ese es el mensaje que dieron tanto los jugadores como el técnico Mario Sciaqua.



Sin embargo se conoció en las últimas horas, incluso fue difundido en varios lugares que el que puso "onda" en el estadio para que Patronato buscara el triunfo, fue el responsable de Mantenimiento, Juan Carlos Caraballo.

Qué hizo el "petiso", como le dicen en Patrón. Angustiado por las derrotas, los malos resultados y en especial el mal juego del equipo de Paraná, es que decidió buscar ayuda en los estímulos históricos y religiosos. No se si alcanzará, pero al menos dio un estímulo y los resultados estuvieron a la vista, al final del camino se logró el objetivo de salvar la categoría premisa que se debe realizar si o si, cerrando el arco y haciendo goles.

Juan Carlos habló en la tarde de este lunes con UNO. El hombre como siempre trabaja en Patronato, arreglando, limpiando y por sobre todo dando una mano a los dirigentes, jugadores y socios.

En el club todo el mundo lo tiene como una referencia, porque es la persona que siempre está.

Juan Carlos está casado con la hija de la Cata, y decir este apodo es hablar de la historia del hincha sufrido del rojinegro.

"Uno quiere ayudar y muchas veces hacemos cosas a escondidas y algunas que se ven, pero la fe mueve montañas", explicó el gran motivador del plantel profesional.

Explicó, que en un momento Patronato estaba mucho peor que hoy en la tabla de posiciones y con el espíritu por el piso. Por eso es que puso en práctica antiguas historias, y tras los partidos con Talleres de Córdoba y Rosario Central, se ganó.

"La verdad es que estamos con el tema de las cábalas en Patronato y tras los resultados estamos viendo que están dando resultados", contó con alegría Caraballo.

"Para dar vuelta la serie de semanas tristes es que planté en un tacho de pintura de 20 litros una rudamacho. La pusimos cuando Patronato jugó con Talleres y el equipo ganó. Y por eso la sacamos de nuevo para el enfrentamiento con Central, y nuestro equipo jugó muy bien y volvió a ganar", reseñó para indicar: "Ahora esa planta no se mueve más de la cancha, por lo que la vamos a cuidar muchísimo".

La serie de historias, mitos y acciones alejadas de los científico, dan vuelta permanentemente por la cancha de Patronato. Y esto pasa porque el club nació bajo la protección de la Iglesia.

Además de la planta de rudamacho, como refuerzo a las cábalas se adosan dos ritos sagrados más. "Mi esposa religiosamente se preocupa en los últimos partidos para ayudar con la fuerza espiritual y de allí que las áreas y los arcos del Grella son regados con agua bendita y vinagre, para de esa manera ahuyentar la mala suerte y darle la fuerza a los jugadores para que jueguen y ganen".

El fútbol está lleno de plata y de cábalas y en Patronato no podía ser la excepción.






Comentarios