Patronato
Lunes 18 de Marzo de 2019

La historia de los chicos que emocionaron a todos en el Grella

Después del primero gol de Patronato ante Defensa y Justicia, los hermanos no pudieron contener las lágrimas. Su papá registró el momento de un domingo de sensaciones encontradas. MIRÁ EL VIDEO

Después del primer gol -de penal- de Gabriel Carabajal que puso en ventaja a Patronato sobre Defensa y Justicia, en la tribuna San Nicolás los hinchas vivieron un partido especial. La gente que acompañó en gran número contagió a los jugadores, y se generó una empatía como hace mucho tiempo no se daba en el estadio Presbítero Bartolomé Grella.

El gol tranquilizó a los corazones rojinegros, pero también deparó situaciones propias de un partido donde se definía un descenso y la lucha por el campeonato. Un papá, que habitualmente concurre a la cancha con su familia, registró una escena que demuestra el sentimiento de sus hijos por los colores del equipo paranaense. Después del tanto que abrió el partido, Tao de 12 años y su hermana Lourdes de 7, comenzaron a llorar en forma espontánea. "Justo estaba filmando a un policía y un nene me tocó la espalda para que viera que estaba pasando con mis hijos. Giro y veo que estaban llorando, sinceramente me pasó otra cosa, porque estaban demostrando su sentimiento y amor por los colores", recordó el papá de los chicos, Gonzalo Andino.

El video
Embed


El amor de la familia por el Rojinegro es incondicional, tanto que en los últimos años solamente se perdieron entre 3 y 4 partidos, cuenta el fanático. Tao es jugador de la institución y su primera presencia en el Grella fue a los 8 meses de vida. "Somos conocidos del Leo Acosta y de Sebastián Bértoli. Mi hijo ha venido festejando todos los ascensos", comentó en charla con UNO.

Gonzalo también hizo alusión a una particular situación que protagonizó Lourdes, hace unos dias atrás. "Cuando nos hizo el tercer gol Belgrano se puso a llorar desconsoladamente", explicó acerca de cómo viven los nenes la suerte de su equipo. "Después de eso fuimos a comprarle unas zapallitas para el comienzo de las clases, y vimos que tenía las uñas pintadas de los colores rojo y negro. Le preguntamos porque lo había hecho y nos dijo que era porque ella era hincha de Patronato. Hasta el vendedor nos pidió sacarle una foto", afirmó.

El día de la sufrida victoria ante el Halcón de Florencio Varela, Gonzalo, también llevó a su esposa Lorena y Lucas. "Lo de llanto es algo natural, nada armado, es así como ellos viven los partidos", manifestó.

Embed



Comentarios