Secciones
Cultura

Los coros y orquestas juveniles entrerrianos cierran un satisfactorio 2018

El programa se implementa en la provincia desde 2012 y se propone mejorar el acceso de los jóvenes a los bienes culturales

Jueves 27 de Diciembre de 2018

El programa de formación provincial en materia musical a través de coros y orquestas infantojuveniles llega al final de otro intenso y satisfactorio año de trabajo. Este dispositivo pedagógico tomado de programas similares realizados en Venezuela, se puso en marcha a nivel nacional en 2008 y en Entre Ríos en 2012, implementado por el Ministerio de Cultura y Comunicación.
El director de Gestión Cultural de la Secretaría de Cultura y Turismo, Germán Andrés Gómez, y la responsable de la coordinación de las Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de la Provincia de Entre Ríos, licenciada Jaqueline Moreno, realizaron balances de las políticas de Estado en el área que les compete y con relación al programa.
En palabras de Moreno, el programa, en tanto línea de política educativa, "se propone mejorar el acceso a bienes y servicios culturales, tender puentes hacia la reinserción de los jóvenes en la escuela, colaborar con la retención escolar y estimular el contacto y el disfrute de la música implementando un modelo colectivo de enseñanza musical".
Está destinado para niños, niñas y jóvenes, es abierto a toda la comunidad y beneficia a grupos heterogéneos y plurales que concurren a escuelas públicas y privadas, de modalidad común y especial. El programa está diseñado con acciones de apoyo y acompañamiento situado e historizado, para niñas, niños y jóvenes que deseen aprender el lenguaje musical, y con una especial atención en las trayectorias educativas que se encuentran en situación de desigualdad social.
"Tomando la igualdad como punto de partida, con intervenciones interdisciplinarias a los y las integrantes de los agrupamientos que se encuentren en situación de desigualdad social", destacó la responsable de la coordinación.
"Se logró que las orquestas tuvieran un poco más de tareas de extensión con la comunidad, que de hecho ya la tenían", destacó Gómez. "Tenemos una orquesta ensayando en un museo, y eso es bueno porque ya la corre del ámbito estrictamente escolar. También pudimos tener conciertos en actos oficiales y los coros realizaron, por su parte, una actividad conjunta para cerrar el año. Queremos potenciar esas cosas en pos de una mayor sinergia entre todos los integrantes del programa", señaló Gómez.
Los estudiantes-músicos que han decidido formar parte una orquesta-coro o banda pueden hoy en día proyectar un futuro en base a sus competencias adquiridas a partir de la incorporación de un lenguaje musical, de la formación de una identidad construida colectivamente y forjada por un currículum común, sostenido en un espacio plural. Esto también viene a determinar una impronta de identidad ligada a la música y al trabajo en equipo.
Moreno también puso énfasis en la concreción de políticas que ayudaron a tensionar el rumbo de trayectorias zigzagueantes, motivando la apropiación cultural y dando la posibilidad de un presente y un futuro sostenido por un proyecto para todos los estudiantes-músicos y coreutas. "Quizás sea el ejemplo más contundente de que la respuesta debe buscarse en la alianza entre una política de Estado integradora y la labor colectiva de los docentes comprometidos con el amor que implica el acto de enseñar", subrayó. Y finalizó remarcando: "Para el 2019 queremos profundizar el compromiso, como llovizna fina y persistente –al decir del Indio Solari–, de un Estado presente a través de políticas culturales en nuestra provincia".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario