Un cásico de la música

La banda Vilma Palma ya tiene documental en Internet

La banda Vilma Palma liderada por Mario "Pájaro" Gómez estrena el martes en La Comedia un film que recorre sus tres décadas de carrera.

Martes 14 de Junio de 2022

La banda Vilma Palma e Vampiros, un clásico de Rosario y en buena parte de Latinoamérica, tendrá su documental. A poco más de tres décadas de su irrupción en escena con “La Pachanga” –una canción aún vigente y que se transformó en un éxito inmediato–, el grupo liderado por Mario “Pájaro” Gómez lanza este trabajo, mañana, a las 21, en el teatro La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone). Ante la intensa demanda que agotó en poco tiempo las entradas gratuitas, quienes lo deseen podrán verlo por streaming en vivo, a la misma hora, a través del sitio www.tickeri.com/events/6272c75c280fc70004abc62f/vilma-palma-e-vampiros-el-documental.

Embed
https://www.youtube.com/watch?v=fUKNyq_fsGk

La idea original de este documental, que cuenta con la dirección de Eduardo Sánchez, fue de María Victoria Barbeito, directora creativa de Barca Discos, y ligada a Vilma Palma desde que la banda lanzó su primer álbum en 1991 en el cual estaba la semilla del éxito representada en los temas “Bye Bye” y “La Pachanga”.

El film repasa la historia de la icónica banda local que trascendió las fronteras y es reconocida en toda Latinoamérica y en Estados Unidos. El trabajo reúne material de archivo inédito, como grabaciones personales o backstages de los shows, y entrevistas de todos los integrantes originales de Vilma Palma, como “Pájaro” Gómez, Jorge Risso, Carlos “Oveja” González, Gustavo Sachetti, Natalia Moscariello y Karina Di Lorenzo, y otros que acompañaron al grupo en su crecimiento como Edgardo “Pelado” Mancinelli, Roberto Ibarra, Oski Borga, Elio Barbeito y productores de Argentina, Uruguay, Colombia y España, entre otros.

—¿Cómo surgió el proyecto?

—El proyecto surgió en plena pandemia. Yo laburo en Barca desde que tengo 18 años. Viví toda la época de los Vilma laburando para ellos y con ellos. Pasé por casi todas las instancias de la producción desde tapas a redes y en YouTube en la pandemia empecé a ver la cantidad de mensajes que la gente ponía por ejemplo en “Bye Bye”, un video que tiene 106 millones de visitas. Hay todo tipo de recuerdos, anécdotas, mensajes de Honduras, Colombia, Ecuador, Chile, Uruguay, México. Ahí se lo comenté al productor Elio Barbeito, que era interesante convertir eso en una historia y cómo la banda hizo historia en la gente.

—¿Qué pensás que tiene el grupo para haber logrado un impacto tan popular?

—Entre la gente que sigue escribiendo hay chicos de 12 o 15 años. Creo que la banda, además de tener una música absolutamente pegadiza, tienen muy buena onda y me parece que son súper afectivos con la gente y esas cosas se transmiten. Cuando sos buena gente, te podés conectar bien con las personas y las cosas perduran en el tiempo. Creo que ante todo es pegar la música y pienso además que también trajeron algo nuevo porque la marca de la banda son los coros, algo distinto a lo que quizás tenían otras bandas de pop.

—Además atravesaron las barreras generacionales.

—Tenés gente que se acuerda de cuando conoció a la novia, del papá que lo escuchaba, pero también tenés pibes que dicen “estoy harto del raguetón”. Obviamente que es gente que escucha de todo, pero se queda acá, y uno se pregunta cómo puede ser que 30 años después lo festeje como si fuera un tema que salió ahora.

—¿Cómo ves esa popularidad que también superó barreras geográficas?

—Me parece que indudablemente que Mario (Gómez) y Jorge (Risso) que son los autores de los temas han tenido un feeling impresionante y más allá de una ciudad y un país. Creo que el arte de ellos es destacable, y cómo han trascendido fronteras y siguen llenando estadios o los lugares donde actúen. Son muy buenos y creo que lo que a ellos les gusta también les gusta a la gente. Son artistas que están tocados por la varita. Hay artistas que aunque hagan buena música no pasan el sentimiento, pero ellos trascendieron todo. Yo en los 90 tenía 19 años, a mí y a toda la gente con la que laburaba les gustaba Vilma Palma y ellos no se cansaban de laburar. Y así es hasta hoy, vas a cualquier fiesta y siguen sonando, o vas al gimnasio y están en la playlist del gimnasio. Yo hoy tengo 49 años y mi hijo que tiene 14 estaba tarareando “Fernet con Coca”. Me parece que la banda se merecía una película que cuente su historia porque tiene un laburo impresionante.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario