Secciones
Escenario

"Frozen 2" llega a los cines para dejar helados a sus fans

La secuela del filme basado en un cuento de Hans Christian Andersen se estrena el 2 de enero en las salas de cine de todo el país.

Lunes 30 de Diciembre de 2019

El 2 de enero los cines estrenarán una de las secuelas más esperadas: Frozen 2, continuación del reciente clásico animado de Disney que triunfó a la hora de aunar modernidad, humor y tradición con un empaque similar al de la juguetona Enredados.

Producto dotado de una majestuosa coraza técnica, diseminado de hallazgos cómicos puntuales y de buenas canciones, en sus mejores momentos se encuentra más cerca de una comedia que del espíritu del autor de la historia Hans Christian Andersen, lo que tampoco está mal.

Pero tiene su talón de Aquiles: está más dirigida a los adultos que a los niños, o basada en una idea de la magia que tiene más que ver con la nostalgia de un treintañero que con la exigente inquietud infantil.

Frozen fue un fenómeno pocas veces visto durante los últimos años. Lo que podría haber sido otro simple clásico Disney consiguió un impacto sin precedentes que se tradujo en una asombrosa recaudación en taquilla, por lo que no fue una sorpresa que se acabase dando luz verde a una secuela.

El problema con Frozen es que su final parecía definitivo. Por suerte, sus responsables se han esforzado en intentar hacer una digna continuación, pero Frozen 2 se queda por debajo de su predecesora en todos los aspectos, según la crítica especializada.

Y es que es cierto que Frozen 2 sigue abrazando su componente más adulto y que en ese misterio que rodea el viaje de Elsa hay detalles algo más oscuros, pero la trama no termina de enganchar. Se juegan con ideas similares a las de la primera entrega sin que uno sienta que hay un verdadero crecimiento interior de los personajes. Lo curioso es que la película los entiende de maravilla, pero tampoco quiere arriesgarse a cambiarlos demasiado. Eso redunda en que la sensación de peligro en el tramo final palidezca respecto a la primera entrega.

Puede que Frozen 2 sea una aventura más adulta que su predecesora, pero eso no es algo necesariamente bueno cuando en prácticamente todos los frentes apuestas por una continuidad en la que siempre sale perdiendo. Pese a ello no es una mala película y, seguramente, quienes amaron la primera entrega disfrutarán con ella en mayor medida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario