Cultura
Lunes 24 de Diciembre de 2018

El bailarín paranaense Ciro Mansilla hizo su debut en el Ballet de Stuttgart

Ayer, el joven interpretó el rol del príncipe Solor, del ballet "La Bayadera", junto a la primera bailarina de la compañía, Hyo-Jung Kang

El joven bailarín paranaense Ciro Mansilla debutó ayer como miembro del cuerpo del Ballet de Stuttgart, Alemania, interpretando el rol del príncipe Solor de La Bayadera, junto a la primera bailarina, Hyo-Jung Kang.
Se trata del debut de Mansilla a dos meses de su ingreso a la compañía alemana tras cerrar su etapa en el Ballet Nacional del Sodre (Montevideo), donde se lució en ballets como Oneguin, Hamlet Ruso y El Corsario, entre otros.
El debut del paranaense en el ballet teutón se dio en el marco del programa especial Shades of White, una celebración del ballet clásico y neoclásico que reúne tres piezas marcadamente diferentes, poniendo de relieve la versatilidad del género denominado "ballet blanco": un triple bill con el Concierto para flauta y arpa con coreografías de John Cranko, Sinfonía en C de George Balanchine y La Bayadera (Acto de las Sombras) de Natalia Makarova.
El argumento de La Bayadera cuenta la historia de amor entre la bayadera Nikiya y el guerrero y príncipe Solor y las circunstancias y acontecimientos a los que se ven sometidos para impedir su unión. En el Acto de las Sombras, con el que Ciro debutó en Stuttgart, se entremezclan la fantasía con la realidad y ambas inundan la escena transformándola en un ambiente fantástico lleno de luz y ensoñación.
"Así como lo representa este acto, como si del mismo Solor se tratase, todo lo que está pasando, todo es un gran sueño, un sueño que se está haciendo realidad... quisiera ser más específico para decir lo que siento, pero simplemente no hay palabras para describir todas mis sensaciones en este momento... simplemente... infinitas gracias", manifestó en sus redes sociales tras el debut.
Ciro nació en 1994 y se crió en el barrio San Agustín. Inició sus estudios de danza a la edad de 8 años con la profesora Susana Gómez, en Paraná. A los 15 ganó una beca de la Asociación Arte y Cultura para estudiar en dicha institución.
Su gran salto artístico lo tuvo en 2010, cuando ingresó al Ballet de Iñaki Urlezaga. El constante perfeccionamiento le permitió acceder por concurso al Ballet Metropolitano de Buenos Aires, bajo la dirección de Leonardo Reale, y al año siguiente ingresó –tras una audición– al Sodre. Ha interpretado importantes roles solistas como Don José en Carmen, Conrad en El Corsario, y a Stan Kowalsky en Un Tranvía Llamado Deseo entre otros.
Siendo un bailarín ecléctico, expresivo y talentoso, era de esperarse que alguna gran compañía pusiera interés en él. En octubre de este año pasó a formar parte del cuerpo del Ballet de Stuttgart, tras audicionar en Alemania y el director artístico, Tamas Detrich, le hizo extender un contrato para que forme parte de la compañía, a pesar de que no tenía cupos. Antes de partir a Alemania, Ciro concretó una gira con el Ballet Nacional del Sodre interpretando el rol de Arturo Xalambrí en El Quijote del Plata, una obra original del BNS, escrita por el dramaturgo Santiago Sanguinetti, donde el joven paranaense demostró su enorme crecimiento artístico. Un mes antes de su traspaso y previo a dar a conocer el mismo, Escenario había dialogado con él: "Ser primer bailarín de alguna gran compañía europea... es un sueño, pero quiero demostrar que los sueños se cumplen, no importa de dónde uno venga".

Comentarios