Secciones
Alberto Fernández

Fernández y Mujica en una charla con alumnos secundarios porteños

El exmandatario uruguayo dijo que los jóvenes deben pelear contra el holocausto ecológico, y reivindicó la vida militante: "Es tener una causa para vivir"

Viernes 11 de Octubre de 2019

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, compartió ayer a la tarde con el expresidente uruguayo Pepe Mujica una charla en el Colegio Nacional Buenos Aires. Fernández arribó al edificio del tradicional colegio porteño, ubicado en Bolívar 263, luego de haber mantenido una reunión con su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, recién llegada de Cuba .

El candidato de Todos hizo hincapié en la importancia de la educación, mientras que el expresidente de Uruguay instó a los jóvenes a ser solidarios y comprometidos.

“Uno se da cuenta en la UBA cuando un alumno viene del Nacional, tiene una lógica de razonamiento distinta al resto, y eso los compromete más”.

Más adelante dijo que es “muy grato encontrarse con los que van a ser el futuro del país”, al que calificó de “complicado, dado que la Argentina está absolutamente endeudada”.

El candidato presidencial dijo tener la certeza de poder cambiar las cosas. “Muchas veces nos caímos y nos levantamos (...) y no es que chocamos con la misma piedra, son los mismos tipos que toman el poder y hacen estas cosas, con los resultados de siempre (…) pobreza, hambre y empresas cerradas”.

En el pasaje más largo de su alocución, Fernández insistió con la cuestión educativa, al manifestar que ese escenario era propicio para discutir el tema. “Hay un Presidente que cree que es una suerte la educación privada y que es una desgracia la educación pública. La universidad pública dio cinco premios Nobel, Presidente, fue lo que nos hizo diferentes”.

Luego resaltó: “La educación no es nunca un gasto, es una inversión”, y reiteró su promesa de crear un ministerio de la mujer. “Será de respeto a la diversidad, y lo vamos a hacer para entrar al siglo XXI y terminar con las desigualdades a las que son sometidas las mujeres, como la violencia de género”.

Por último, reivindicó a Mujica: “Pepe nunca claudicó en sus ideas y es un modelo de lo que debe ser un político. Siempre tomo este compromiso con los jóvenes: les pido que si me ven defeccionar, salgan a la calle para decirlo”, concluyó antes de cederle la palabra al expresidente uruguayo.

El viejo Vizcacha

El expresidente de Uruguay recordó a su auditorio que la mayoría de ellos podrían ser sus nietos. “Están en la edad de querer un mundo mejor. El desafío es mantener el fuego sagrado cuando llegan las arrugas y la vida te llena de responsabilidades y desafíos”, indicó, según consignó Página 12.

El dirigente del Frente Amplio dijo: “La historia humana es un cementerio de utopías, pero gracias a eso vamos andando, porque tenemos más capacidad de soñar que de concretar”. Y remarcó: “Si te tocó nacer, la pregunta es qué vas a hacer de tu vida, si vas a confundir ser con tener y si el mercado te confunde”.

Puntualizó luego: “Estamos acá por la solidaridad de generaciones que compartieron conocimientos”. En otro orden señaló a su auditorio que tendrá que afrontar “un gran desafío, pelear contra el egoísmo que nos amenaza con un holocausto ecológico”. Y se ganó una ovación al decir: “Ustedes son argentinos, pero también latinoamericanos y hermanos de los pueblos pobres de América”.

Mujica afirmó: “La vida militante no es un premio, es una aventura. Es tener una causa para vivir (...) ser militante es dedicar parte de nuestra vida a los demás con la utopía de hacer un mundo mejor que aquel en que nos tocó nacer”.

“El quid de la cuestión es mantener el fuego sagrado a lo largo de la vida, porque el sistema genera una cultura, que precisa hacernos funcionales, ser compradores compulsivos. O aprendés a ser feliz con las cosas elementales de la vida o no serás feliz”, sentenció.

En el mismo sentido, admitió: “En mi discurso hay algo de Viejo Vizcacha”, y llamó a: “Enfrentar la vorágine que generó nuestro tiempo, porque la felicidad es tener tiempo para cultivar los afectos”. E insistió: “Hay que trabajar, no ser parásito, pero también tener tiempo para el amor, los hijos, las relaciones humanas”.

Luego indicó a los jóvenes: “No se dejen robar la libertad. Eres libres cuando gastas tiempo en lo que te motiva sin joder a otro”, y agregó: “La felicidad es un poco de solidaridad”. Por último subrayó: “Ser universitario no es un privilegio, es una obligación para servir al pueblo, no para oprimirlo”, y dejó su consejo: “Gasten su existencia en favor de la causa humana. Piensen en los que no pueden ir a la universidad”.

La presidenta del centro de estudiantes, Julia Epstein, indicó; “Alberto representa todo lo que podamos llegar a ser, lo que podemos construir. Le guste a quien le guste hoy vino el futuro presidente de todos los argentinos y eso es una realidad”.

“Hoy Alberto es presidente porque no nos fuimos, porque estuvimos ahí, y eso la juventud lo tiene que saber significar. Que nos vengan a escuchar, a ver, no es fácil porque el macrismo si algo hizo es no escuchar a la juventud, recortar en la educación y quitarnos espacios”, subrayó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario