Secciones
Religión

El Gobierno autorizó a abrir los templos, pero no las celebraciones masivas

La apertura de templos se hará en forma controlada y con las medidas de higiene para casos de rezos personales y sin aglomeración de gente.

Lunes 11 de Mayo de 2020

El Gobierno acordó ayer con la Iglesia católica la apertura de los templos de todo el país para la asistencia espiritual a los fieles y los rezos individuales aunque se dejó en claro que por las medidas preventivas contra el Covid-19 seguirán prohibidas las celebraciones de misas o reuniones multitudinarias en los templos.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el canciller, Felipe Solá y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri recibieron a la cúpula de la Iglesia representada por monseñor Oscar Ojea, el Cardenal Mario Poli y monseñor Carlos Malfa se analizó también el trabajo social que la Iglesia viene manteniendo en las villas miserias de todo el país para dar contención a los sectores vulnerables y se estableció un refuerzo de la asistencia estatal en este sentido. Hubo muy buena sintonía y la plena comprensión de la Iglesia de que hasta que no haya una situación de riesgo cero en los contagios de coronavirus no vamos a habilitar a los templos para realizar misas”, dijo Oliveri a Infobae.

De hecho, en el decreto presidencial donde se habilitó a los ministros de culto a circular por las calles se dejaba bien en claro esta prohibición de celebración de misas. Ahora no hará falta un decreto para la apertura de templos porque sólo se hará en forma controlada y con las medidas de higiene para casos de rezos personales y sin aglomeración de gente.

En cuanto a la celebración de la misa con participación de los fieles, la Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado en el que expresa que ello se dará “cuando llegue el momento adecuado para las mismas, se acordó ir trabajando en la elaboración de los protocolos litúrgicos y sanitarios correspondientes”.

La Iglesia coincidió con el Gobierno en que se ratificó la posibilidad de que los templos estén abiertos y los sacerdotes puedan recibir, de ser posible de manera previamente acordada, a los fieles que soliciten ayuda y orientación espiritual.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario