Secciones
Plan contra el hambre

Alberto F. reperfilará los precios de la canasta básica

El candidato del FdT hizo una convocatoria a todos los sectores para generar una política de Estado perdurable en el tiempo para "superar el flagelo"

Lunes 07 de Octubre de 2019

El candidato a presidente del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández, oficializó ayer, junto al diputado nacional Daniel Arroyo, un plan denominado Argentina Contra el Hambre, que aspiran a transformar en “la primera política de Estado del siglo XXI” en la que se comprometan las “próximas cinco gestiones” de gobierno en el país, en forma independiente de su signo político. “Hagamos la batalla más sensata que podemos hacer: que todos los argentinos dejen de padecer el hambre”, postuló Fernández al presentar la iniciativa durante un acto al aire libre realizado en el predio de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

También instó a dejar de lado “toda diferencia” y a juntarse “para terminar con el hambre en la Argentina”, independientemente de quién gane los próximos comicios y “de dónde vienen o qué piensan”. Y abundó: “No podemos vivir en paz frente a semejante flagelo”. Su presentación fue precedida por la de Arroyo, referente en temas sociales del FdT, cuyo nombre suena para integrar un eventual gabinete en caso de la fórmula Fernández-Cristina Kirchner resulte electa el 27. El plan contempla, entre otras medidas, la creación de un consejo federal, formado por universidades, sindicatos y organizaciones sociales, además de la promoción de canales de comercialización de alimentos y economía social. También promueve la devolución del IVA a familias en situación de vulnerabilidad y reducir los precios de los productos saludables junto con la sanción de una ley de góndolas “para garantizar variedad de marcas en los productos alimenticios y mayor competencia”.

Prioridades

Fernández señaló que será pilar clave del plan “conformar una figura colectiva de cooperativa de la agricultura familiar, con un régimen especial impositivo, para promover la comercialización conjunta y a escala”. También prevé la creación de un Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, que incluye “alimentos frescos como frutas, verduras, carnes y lácteos en las políticas públicas de alimentación y nutrición compradas por parte del Estado a los sectores de la economía social y popular”, entre otras medidas.

“Está claro que, si llego a ser electo, me pondré al frente de la campaña contra el hambre en la Argentina. Pero, si no fuera así, quisiera que todos quedemos condicionados a resolver este problema a partir de hoy, porque ya podemos empezar a resolver cosas”, aseveró el exjefe de Gabinete.

Su discurso fue escuchado, entre otros, por el titular de Cáritas, monseñor Carlos Tissera; los dirigentes sociales Juan Grabois (Ctep) y Daniel Menéndez (Barrios de Pie); el padre José María Pepe Di Paola (movimiento de curas villeros); Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo), empresarios y los principales dirigentes del Frente de Todos. También se lo vio a Gustavo Beliz, el exministro de Justicia de Néstor Kirchner, quien tiene mucho con contacto con Fernández y sus equipos, a pesar de que su puesto en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le impide intervenir en la política interna de los países.

Si bien Cristina no fue de la partida, ya que hasta hoy –inclusive– permanecerá en Cuba, a donde viajó para visitar a su hija Florencia (está bajo tratamiento médico en La Habana) su nombre fue mencionado por Fernández. Según el candidato, tanto a él como a su compañera de fórmula los “obsesiona gobernar para todos los argentinos y no para unos pocos”.

En principio

“Lo primero que vamos a reperfilar son los precios de la canasta básica argentina. Eso debe reperfilarse para que todos tengan acceso a los alimentos”, aseveró el postulante, en una clara alusión crítica al gobierno de Mauricio Macri.

En ese sentido, Fernández consideró: “No es posible que en el país del trigo y las vacas no paren de subir los precios y falten el pan y la leche en la mesa de los argentinos”.

Al respecto, planteó la “vergüenza” que significa que “un país que produce alimentos para 400 millones de personas” no pueda “alimentar a 15 millones que están en situación de pobreza”.

En ese marco, Fernández llamó a diputados y senadores a darle urgente tratamiento a los dos proyectos de ley de góndolas que se encuentran en estudio en el Congreso nacional.

Según cifras del Indec difundidas la semana pasada, en la Argentina hay 16 millones de personas en la pobreza, de las cuales casi 3,5 millones se encuentran en la indigencia.

Guiño de los industriales

El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y vice 2º de la Unión Industrial Argentina (UIA) Daniel Funes de Rioja, aseguró ayer que el sector está dispuesto a “hacer las donaciones de productos, siempre y cuando la situación mejore”. Y dijo compartir con el candidato del Frente de Todos (FdT) Alberto Fernández, su preocupación “por la situación social” y la importancia de impulsar “una agenda de producción”. Funes de Rioja hizo referencia, de ese modo, a la propuesta y que busca, entre otros puntos, que las empresas alimenticias donen el 1% de su producción para paliar la situación social. “Las empresas estamos dispuestas a ayudar”, dijo.

Buena repercusión

“Nadie puede tener hambre en el país, sobre todo nuestros pibes. Excelente Alberto Fernández con la propuesta”, escribió ayer el diputado nacional Agustín Rossi en su cuenta de Twitter. Su par santafesino Leandro Busatto, aseveró: “Es una propuesta amplia para desarrollar este plan como política de Estado. Es nuestra prioridad”. Entre los invitados no pasó inadvertida la presencia del exministro Béliz, quien evitó hacer declaraciones: “Estoy acompañando una política pública”, se limitó ante el requerimiento periodístico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario