Secciones
Trump

Trump será acusado de "incitación a la insurrección"

Demócratas introducen el artículo en la Cámara de Representantes con la previsión de votar a mediados de semana si sacan al magnate. Trump está silenciado.

Lunes 11 de Enero de 2021

La bancada demócrata de la Cámara de Representantes presentó ayer una acusación de “incitación a la insurrección” contra el presidente saliente Donald Trump para que el Senado le inicie juicio político por el violento asalto de sus partidarios al Capitolio.

La presentación de la acusación llegó minutos después de que la oposición republicana bloqueara una resolución que pedía que el vicepresidente Mike Pence destituyera a Trump invocando la 25ª enmienda de la Constitución, que le da esa autoridad, informó CNN.

A días de la asunción del presidente electo Joe Biden, crece la incertidumbre en Estados Unidos ante la posibilidad del inicio de un juicio político que vuelva aún más tensa y hasta provoque nuevas protestas violentas de simpatizantes de Trump durante la transición.

Tras la violencia del miércoles en el Capitolio a manos de seguidores de Trump, el plan de la Cámara baja, dominada por la oposición, era debatir ayer y votar hoy una resolución impulsada por su presidenta, Nancy Pelosi, para pedirle a Pence que invoque la 25ª enmienda de la Constitución y despoje a Trump de su cargo.

Como ese intento ya fue bloqueado por los republicanos en la Cámara baja, los demócratas pasaron al plan B: presentar cargos para abrirle un segundo juicio político a Trump.

La acusación, que la mayoría demócrata de la Cámara baja tratará de votar esta misma semana, hace referencia a las repetidas denuncias falsas de Trump de fraude en las elecciones del año pasado y al discurso que dio a sus partidarios el 6 incitándolos a marchar al Congreso.

La acusación también menciona una llamada que Trump hizo a la máxima autoridad electoral de Georgia en la que le pidió “encontrar” suficientes votos a su favor como para revertir su derrota frente a Biden en las elecciones del 3 de noviembre en ese Estado del sur del país.

“En todo esto, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno”, prosigue el texto.

Trump “amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la pacífica transición del poder y puso en peligro a otra rama del gobierno con el mismo nivel de autoridad. De este modo, traicionó la confianza como presidente, para manifiesto daño de Estados Unidos”, agrega.

trump
Demócratas buscan remover a Trump antes de que termine su mandato el 20 de enero.

Demócratas buscan remover a Trump antes de que termine su mandato el 20 de enero.

Tras los pedidos de enjuiciar a Trump de los senadores republicanos Ben Sasse y Lisa Murkowski, el senador Pat Toomey afirmó ayer que una renuncia del presidente “sería el mejor camino”.

Trump “cayó en un nivel de locura (...) absolutamente impensable” desde que el demócrata Joe Biden le ganó las elecciones de noviembre, añadió.

“Lo mejor para la unidad del país sería que dimitiera”, dijo en ABC Adam Kinzinger, legislador en la Cámara de Representantes y primer republicano en pedir, la semana pasada, que el presidente fuera declarado “no apto” para ejercer sus funciones.

Aislado en la Casa Blanca, abandonado por varios de sus ministros y distanciado de Pence, Trump no da, sin embargo, ninguna señal de estar pensando en renunciar, según consejeros citados por la prensa estadounidense.

Trump ya fue sometido a un juicio político en el Congreso, donde la oposición demócrata controla la Cámara de Representantes, en diciembre de 2019, acusado de presionar al gobierno de Ucrania para que investigara a Biden.

Fue absuelto por el Senado, de mayoría republicana, a inicios de 2020. El tiempo es escaso, ya que Biden debe asumir el 20, y si bien el juicio político podría comenzar, los demócratas deberían obtener apoyos de sus rivales republicanos en el Senado para que concluya con la salida del presidente del poder.

Es poco probable que obtengan aliados suficientes para alcanzar la mayoría de dos tercios de las 100 bancas del Senado, necesaria para condenar a Trump y removerlo de su puesto. Suspendido en Twitter y en el resto de las grandes redes sociales para evitar nuevas incitaciones a la violencia, las opciones del mandatario para comunicarse con el gran público son ahora limitadas.

Piden no ir a Washington

La alcaldesa de Washington instó ayer a los estadounidenses a no ir a la ciudad para la ceremonia de investidura del presidente electo Joe Biden y a seguir el evento por la televisión o las redes sociales, en medio de temores a hechos de violencia. La exhortación de la alcaldesa Muriel Bowser llega luego de que una violenta irrupción de partidarios del presidente saliente, Donald Trump, al edificio del Congreso, la semana pasada, desatara preocupaciones por la seguridad en la jura de Biden.

La alcaldesa dijo que solicitó a Trump que declare una emergencia para Washington DC debido a “desafíos sin precedentes”, al “ataque terrorista doméstico contra el Capitolio”.

Advierten que puede haber más violencia el 20 de enero

Mientras Estados Unidos trata de digerir la sublevación del 6 de enero, se multiplica la evidencia de cómo el asalto al Capitolio se planeó abiertamente en las redes sociales. En paralelo al pasmo por el fracaso en la prevención, crece la preocupación por un segundo ataque cuyos indicios son igual de claros. Los foros de ultraderecha planean nuevas acciones que culminen en la llamada “Marcha del Millón de Milicias” el 20, día de la investidura de Joe Biden. El FBI, el Pentágono y Twitter advierten que se planean más revueltas, y las autoridades de Washington piden más seguridad. “Luchar como en el infierno”, les animó el presidente Trump. “Tengamos un juicio por combate”, les dijo su abogado Rudy Giuliani. “Es hora de apuntar nombres y patear culos”, proclamó el congresista Mo Brooks.

El FBI, según un informe interno al que tuvo acceso la cadena ABC, “ha recibido información de un grupo armado identificado que pretende viajar a Washington el 16 de enero”. “Han advertido”, añade el informe del buró, “que si el Congreso intenta apartar al presidente a través de la enmienda 25ª habrá una enorme revuelta”. “Se están planeando protestas armadas en todos los 50 capitolios estatales desde el 16 hasta el 20 de enero, y en el Capitolio de Washington del 17 al 20 de enero”.

El Pentágono también “está al tanto de más amenazas posibles por parte de potenciales terroristas” en los próximos días, incluido el 20 de enero. Así se lo expresó el secretario del Ejército, Ryan McCarthy, al congresista Jason Crow en una conversación telefónica hecho pública el legislador demócrata

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario