Policiales
Miércoles 07 de Junio de 2017

Juicio al concejal Gaitán: intentos de descargos y aclaraciones de los procesados

El exdirector de Vialidad provincial, un abogado del organismo y un empresario se sentaron en el banquillo de los acusados por el delito de Negociaciones incompatibles. Declararon los imputados y cinco testigos más.

Muy técnico y jurídico es el juicio que se lleva adelante desde esta jornada al exdirector de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), Santiago Gaitán; al abogado del ente, Emilio Torrealday; y al empresario Osvaldo Issel por el delito de Negociaciones incompatibles. En esta primer audiencia, los acusados trataron de justificar sus resoluciones, y el resto de los testigos dieron explicaciones de los procedimientos administrativos.
El tribunal integrado por Elvio Garzón, José María Chemez y Ricardo Bonazzola, hizo leer la acusación de la fiscalía, que en el juicio es defendida por Carolina Castagno. Luego fue el turno de las testimoniales.
Allí se los impuso de la denuncia impulsada por la Fiscalía de Estado de la provincia y que da cuenta de un acuerdo lesivo suscripto por los procesados. Al concejal Gaitán y al abogado Torrealday se les imputa -cuando el edil era titular de Vialidad provincial y el abogado era apoderado legal de la repartición provincial-, haber suscripto en noviembre de 2006 un convenio de pago con la empresa Neriki SA -de la que Issel era apoderado general- en beneficio del empresario, por un monto de 1.199.662,60 pesos, pese a que no correspondía realizarlo.
"Para la suscripción de los referidos convenios se adujo falsamente que Neriki SA, era cesionaria de la firma Induvial SA y que en consecuencia resultaba acreedora de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV)", en una causa en la que la segunda empresa le inició a la DPV y que se llevó adelante en el fuero Contencioso Administrativo.
Oportunamente, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) admitió en parte el reclamo de Induvial ante la supuesta liquidación defectuosa de un monto a cobrar, pero rechazó otros aspectos de la misma demanda.

También Issel está acusado de haber actuado en connivencia previa con el apoderado legal Torrealday, al promover el citado juicio, pese a saber que no le correspondía el carácter de acreedor de la DPV, por ser falso el convenio de pago de noviembre de 2006.
Según la Fiscalía, al momento de plantearse un juicio sumario en el Juzgado Civil y Comercial Nº 7 para lograr que se cancelara la deuda según lo pactado, Torrealday "se allanó a la demanda instaurada contra el organismo estatal, conducta con las cuales se pretendió inducir a error a la magistrada (Andrea Pereyra) en procura de un pronunciamiento favorable a los intereses de los imputados, en perjuicio erario público".

Existe además un fallo de la Cámara Contenciosa Administrativa de 2014, a raíz de una presentación de la provincia contra Neriki SA, en el cual se declaró nula la resolución de la DPV que ratificó el convenio cuestionado por considerar que había un grave vicio de ilegalidad en esos actos administrativos.
En la audiencia, declararon cinco testigos que dieron cuenta de la tramitación administrativa del convenio.
La mejor estrategia
A la hora de defenderse, los procesados trataron de dar sus explicaciones. Santiago Gaitán admitió que lo sorprendió la denuncia y el posterior avance de la causa judicial, llegando a esa instancia de debate. Más allá de eso, informó que él no era un profesional de las leyes, y por tener un "precario conocimiento" legal todo lo que el equipo de abogados de la DPV impulsaba o sugería, lo firmaba confiado.
Por otra parte, aseguró que del convenio cuestionado jurídicamente, nunca habló con el abogado Torrealday, y menos con el empresario cuestionado.
El tribunal en estas declaraciones, tomó la decisión que cada vez que declararan cada uno de los imputados, el resto de los procesados deberían estar ausentes, para de esa manera no escuchar y tratar de tejer una mejor estrategia.
Con posterioridad fue el turno del abogado Torrealday quién defendió a capa y espada el convenio impulsado por él en Vialidad y dando datos técnicos que lo llevaron a decir confiado que se ajustó a Derecho.
El último que dio su descargo como procesado fue el empresario Osvaldo Issel. El responsable de la firma dijo que le ofrecieron un crédito para hacer un negocio y le recomendaron la operación que finalmente fue cuestionada por la Justicia. El hombre dijo desconocer a Gaitán y al abogado Torrealday.
Los alegatos pasaron para el próximo martes 13 a la hora 17.

Comentarios