Creencias como limitantes para el cambio y la transformación personal

Entrevista a Ángel Altimora, coach. Creencias, dsaprendizaje, libertad y posibilidades. Dejando la zona de confort. Coherencia entre cuerpo, emoción y lenguaje
16 de abril 2022 · 18:40hs

“Fue maravilloso saber que podía integrar todo eso y aprender a comunicar a los 56 años”, reconoce Ángel Altimora sobre el momento en el cual comenzaba a ponerle fin a su larga carrera en la administración pública y a la vez incorporaba los conocimientos del coaching ontológico, los cuales le abrieron posibilidades que no había imaginado, por sus creencias limitantes. El coach hizo referencia a su propio proceso de desaprendizaje y se explayó sobre algunos fundamentos determinantes cuando se trata de comprometerse con una decisión de cambio.

Ángel Altimora.jpg

Crespo, pujanza y trabajo

—¿Dónde naciste?

horoscopo de este viernes 16 de febrero de 2024

Horóscopo de este viernes 16 de febrero de 2024

horoscopo de este jueves 15 de febrero de 2024

Horóscopo de este jueves 15 de febrero de 2024

—Soy de Crespo, donde viví hasta los nueve años, y nací en Villa Libertador San Martín; soy paranaense por adopción.

—¿Cómo era Crespo en tu infancia?

—Vivía cerca del centro, en calle Rivadavia y a media cuadra de avenida Independencia. Ya se percibía como una ciudad pujante. No voy tan seguido pero cuando lo hago, me asombro, porque continúa esa pujanza, crecimiento, superación y trabajo. El parque industrial llegó a ser interesante y tuvo muchos emprendedores.

—¿Personajes?

—Había algunos, no recuerdo… Panchito, el quintero… Catara…

—¿Qué actividad laboral desarrollaban tus padres?

—Eran maestros; mamá hizo los últimos años en la Escuela Bartolomé Mitre y mi papá en escuelas nocturnas, de las cuales todavía encuentro alumnos que todavía me preguntan “¿usted es hijo del maestro?”, o también por “la señorita Porota”, mi madre.

—¿A qué jugabas?

—Al fútbol, un poco al básquet y practiqué yudo, dos o tres años, y de grande comencé a trabajar y me hice cada vez más sedentario. Ahora estoy volviendo a hacer caminatas y cambiar hábitos, por la salud. Me apareció la diabetes y tuve que aprender nuevamente, al igual que encontrar el disfrute. Ya no digo más “tengo que hacer o ir”, sino que voy o no voy. Durante muchos años dije “tengo que ir a trabajar”, hasta que entendí que no era por ahí la cosa y comencé a mirar los social y organizacional desde otro punto de vista.

—¿Leías?

—Sí… siempre me gustó la Historia y saber de dónde venimos. Mis padres hicieron todo lo posible para que no fuera docente. Algo que me ha costado es trasmitir y enseñar. Me enseñaron a ser bastante libre en las elecciones, aunque por las creencias que te encapsulan terminás copiando, lo cual es un trabajo de transformación para cambiar.

—¿Sentías una vocación?

—Me gustaba la construcción y siempre estuve vinculado a ello hasta hace siete años, cuando no quise tener más nada que ver con eso.

—¿Por qué se mudaron a Paraná?

—Por una decisión laboral y familiar.

—¿Sufriste el desarraigo?

—Como toda transición, pero no fue traumática. Viví en calle Alsina, entre Feliciano y Racedo.

—¿Qué materias te gustaban?

—La secundaria en la Industrial fue muy linda y la pasamos muy bien; elegí Construcciones y me gustó. Hubo gente que me enseñó valores, en el contexto de la época, que entendí después, ya que terminé en 1979.

—¿Qué descubriste de Paraná?

—Ya conocía porque tenía familiares y conocidos.

Ángel Altimora 3.jpg

Paraná: la ciudad que no puede integrar a todos

—¿Qué fue lo primero que hiciste al ingresar a la Municipalidad?

—Hubo una vacante e ingresé como dibujante, luego de estar en Losi y otras empresas. Siempre trabajé con profesionales universitarios, así que fui entendiendo la concepción de alguien que crea, diseña y desarrolla. Me quedé hasta el año pasado, luego de 41 años en la Dirección de Arquitectura, Obras Sanitarias, volví como director a Arquitectura, y luego en Infraestructura y Obras Públicas.

—¿Por qué no se logra un desarrollo urbanístico armónico?

—Me gustaría verlo como una política de Estado ya que vivimos en una ciudad en la que estamos quienes pensamos de una forma y de otra, más muchas formas de ver la ciudad. Hay aspectos que se podrían mejorar consensuando el desarrollo urbano. Hay otros lugares y ciudades que lo han hecho, como Curitiba, que es hoy lo que hace 50 años acordaron entre todos.

—¿Alguna vez la hubo en esas cuatro décadas que trabajaste?

—Hoy hay alguien que tiene una visión de la ciudad, estemos o no de acuerdo. El tema es que viene otro mandato y no se continúa.

—¿Cuánta atención le prestan los intendentes a los profesionales de carrera específicos?

—Depende… pocas veces vi que se continuara algo que está bien. Ojalá que como sociedad podamos superarlo, ya que es un gran deuda el sentarse entre todos y ver un poco más allá.

—¿Cómo incide esto en los técnicos con trayectoria en la administración?

—Te acostumbrás porque es la dinámica propia pero cuando madurás lo ves de otra manera.

—¿Cuáles son los puntos más salientes de la falta de planificación?

—Esta gestión tiene un concepto de ciudad y de alguna manera lo pone en el mundo, con sus pro y sus contra, como toda gestión. Muchos la cuestionan pero no pudieron juntar la basura durante tres meses, cuando la Municipalidad es servicios. Falta autocrítica y tal vez sirva como punto de encuentro para pensar una ciudad para todos. Se necesitan espacios de reflexión.

—¿Destacás alguna instancia de diálogo y ejecución promovida en ese sentido?

—Aclaro que no soy urbanista y opino como ciudadano. No recuerdo si fue en la gestión de (Mario) Moine o (Julio) Solanas… durante la cual se habló de la titularización de terrenos como forma de intervenir sobre las villas e integrarlas. Luego se complementó con el Promeba (Programa de Mejoramiento de Barrios), a mediados de la década de 1990. Tal vez no lo vemos pero el hecho de mejorar servicios y titularizar la tierra da un sentido de pertenencia y responsabilidad, porque por cada derecho tenemos un deber. Una de las cosas que más me gustó fueron los relevamientos para programas como Mejor vivir en, por ejemplo, la zona de anegadizos, la cual con el tiempo se ha ido integrando, aunque no es suficiente. Esos espacios son muy interesantes para la transformación. Los arroyos siempre nos separaron, eran una grieta y en los últimos 25 años se rellenaron. Falta mucho para integrar distintas zonas.

—¿Te sentís muy satisfecho por haber participado de alguna obra?

—Fui auxiliar de la inspección en la peatonal y el anfiteatro. El primer trabajo que llegó cuando me incorporé fue la feria de Salta y Nogoyá, y se estaba ejecutando el ensanche de 25 de Mayo. Pero mi visión de por entonces no es la que tengo hoy.

Ángel Altimora 2.jpg

Las creencias del no poder

—¿Cómo llegaste al coaching?

—Lo encontré y me encontró; las cosas pasan cuando tienen que pasar y es lo mejor que te puede pasar. A veces tropezás en la puerta, te ponés mal, dos minutos después llegás a la esquina, hay un choque… así que fue lo mejor que te pudo pasar en ese momento.

—¿Qué te sucedía cuando fue ese encuentro?

—Creía que no podía; tenía 56 años y tenía que decidir qué hacer. Precisamente el trabajo final de mi formación fue sobre el desafío después de la jubilación y poder iniciar, siempre, cosas nuevas. Era darme cuenta de dónde estaba el límite real de mi zona de confort, romperlo e incorporarme al mundo de aprendizaje y percepción de otras cosas. A medida que transcurrió la carrera me fui mirando con más cariño, pude comprometerme con un futuro distinto y valorar el estar siendo. Facundo Cabral decía “vive a pleno tu presente que es lo único que te acompañará toda la vida”.

—¿Cuál fue la primera idea que te resultó disruptiva?

—Fue una suma de cosas que fueron apareciendo, como el hecho de saber que el ser es cuerpo, emoción y lenguaje, incluyendo el no verbal, y el enfoque de la Programación Neurolingüística. Es muy importante la coherencia entre lenguaje y corporalidad, y la incidencia de la emoción.

—¿Qué descubriste de vos?

—Fue maravilloso saber que podía integrar todo eso y aprender a comunicar a los 56 años, a ser receptor, emisor, y todo lo que hay en el medio, decir “no soy” sino que “estoy siendo”, con lo cual cambiás el techo y te expande.

Ángel Altimora 1.jpg

Desaprendizaje y cambio

—¿El primer gran desaprendizaje?

—Aprender a desaprender es un trabajo interior que a veces es titánico. Uno de los enemigos más trascedentes del aprendizaje es la imposibilidad de la declaración de ignorancia. El estado ideal es el camino inverso: desaprender y aprender todos los días, sabiendo que lo que aprendés no es definitivo.

—¿Es una gimnasia mental consciente?

—Sí, y tiene que ver inclusive con valorar el compromiso con el cambio transformacional. Hay un viejo ejemplo sobre los huevos con jamón: una cosa es involucrarse y otra comprometerse. La gallina pone el huevo y sigue viaje, el chancho pone el jamón y le va la vida.

—¿Cuáles son los objetivos de esta técnica?

—El primero, cuando viene el consultante, es saber qué quiere trabajar o hacia dónde quiere llegar, a través de distintos estadíos de aprendizaje. El primer paso es entrar en acción, que no te lleva a ningún lado pero te saca de donde estás. El segundo, cambiar el observador, que es un aprendizaje importante. El tercero es transformacional: el compromiso con el cambio, que debe ser dinámico y permanente. Hay que hacer la versión posible de uno, que tal vez no es la mejor.

—¿Cuáles son las ideas y emociones que más atentan contra este proceso?

—Las creencias, no poder declararte ignorante, no poder escuchar y decir que “ya lo sé”.

—¿Cuándo un aprendizaje se puede consolidar como nuevo hábito?

—El coaching es una danza de ida y vuelta, con preguntas correctas en determinados momentos, cuando se puede notar un cambio en la expresión corporal. Ahí la persona descubre el cambio de observador y es el primer paso de transformación. Son aprendizajes mutuos y hay que percibirlos. Pero nadie puede aprender por el otro.

—¿Tuviste algún formador o autor que te resultó muy importante?

—Releerlo a (Rafael) Echeverría me abrió la cabeza.

—¿Por qué?

—Por su libro Ontología del lenguaje; al conocer la importancia de los actos lingüísticos. Por ejemplo, cuando hacés una declaración de “basta de…”. Una cosa es decirlo, que no es poco, pero cuando te tiembla adentro es cuando nace el compromiso con la versión posible de hoy. El hablar con asertividad es muy importante y muchas veces juzgamos sin poder fundarlo porque permanentemente queremos tener razón.

—¿Vos no podías decir “basta”?

—Claro, ni salir de lo estructurado; no podía decirle basta a que no podía cambiar. Pasé muchos años anclado al futuro, que no existe, y al pasado, que es lo que construye las depresiones, cuando lo único que se puede modificar es el presente. También poder sentirme posibilidad para otro que quiera salir de donde está me hizo darle mucho valor a esta herramienta. Pero primero tuve que sentirme posibilidad, que era a lo que no llegaba porque no podía desaprender. Cuando logré verme y verlo, me resultó apasionante. Creo en dos columnas fundamentales: las bendiciones y los aprendizajes, que pueden variar. No fue lo que esperabas, pero fue un aprendizaje.

—¿Qué más “viste” a partir de allí?

—Que la acción es amiga de la suerte (risas). Valoramos éxito o fracaso cuando ambos están del mismo lado; al salir de la zona de confort es éxito o mediocridad, y el fracaso no tiene lugar, sino que es un quiebre.

Ángel Altimora 2.jpg

“Pude elegir la manera de aprender recién de grande”

Haciendo la salvedad de que lo educativo no es su especialidad, Altimora destaca el valor del juego en el aprendizaje, y apunta contra la falta de alicientes en la administración pública: “Cuando vas a una oficina pública te das cuenta de que esa persona “tuvo que ir” a trabajar y no hay nada más fuera de eso”, analizó.

—¿Cuál considerás que en la escolarización formal, en todos sus niveles, es el elemento más limitante y distante de este paradigma?

—Somos herederos de una cultura autoritaria y hacer aprendizajes transformacionales y valorar procesos, recién ahora lo estamos apreciando. No entiendo demasiado de lo educativo pero rompemos con el chico que va a jugar y disfrutar del jardín, quien de repente tiene que formar fila, seguir con otra línea y desaparece lo lúdico. Cuando se deja de lado el disfrute, el aprendizaje se torna una obligación, de lo cual somos herederos. También de la escuela pública, de la cual estoy orgulloso. No tuve la desgracia de caer en la universidad pública. Elegir la manera de aprender recién lo vi de grande.

—¿El juego es eficaz para el cambio?

—Sí, poder desdramatizar. Vas a una oficina pública y te das cuenta de que esa persona “tuvo que ir” a trabajar, no hay nada fuera de eso. Mirá si esa persona pudiera expandirse.

—¿Un caso particular?

—Todos son particulares. El coachi (consultante) es un desafío, porque por cada uno tiene distintas visiones y creencias. En estos dos años he trabajado bastante en coaching personal.

—¿Cuál es el denominador común por el cual se consulta?

—Quieren salir de donde están. El coach orienta, facilita, identifica y visualiza los quiebres. Pero no da consejos. La persona elige y hay quienes eligen no cambiar nada.

—¿Hay algún aporte o corriente nueva que esté nutriendo a esta técnica?

—Está en evolución permanente y el desafío de los coaches es identitario en cuanto a saber para qué nos necesitan, teniendo en cuenta que es algo nuevo.

Ver comentarios

Lo último

Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Martina Vela: Ir a París sería un sueño cumplido

Martina Vela: "Ir a París sería un sueño cumplido"

Ultimo Momento
Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Martina Vela: Ir a París sería un sueño cumplido

Martina Vela: "Ir a París sería un sueño cumplido"

Accidente fatal en la Ruta 14: iba en contramano y murió

Accidente fatal en la Ruta 14: iba en contramano y murió

La CGT no descarta convocar a otro paro nacional

La CGT no descarta convocar a otro paro nacional

Policiales
Accidente fatal en la Ruta 14: iba en contramano y murió

Accidente fatal en la Ruta 14: iba en contramano y murió

Detuvieron a tres dirigentes de la UOCRA Concordia vinculados a balaceras

Detuvieron a tres dirigentes de la UOCRA Concordia vinculados a balaceras

Encontraron restos humanos en un ex basural de Concepción del Uruguay

Encontraron restos humanos en un ex basural de Concepción del Uruguay

Paranaense detenido por robar una caja fuerte con dólares, pesos y alhajas

Paranaense detenido por robar una caja fuerte con dólares, pesos y alhajas

La Municipalidad denuncia el robo de bienes públicos

La Municipalidad denuncia el robo de bienes públicos

Ovación
Martina Vela: Ir a París sería un sueño cumplido

Martina Vela: "Ir a París sería un sueño cumplido"

Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Racing-Godoy Cruz sobresale en el inicio de la sexta fecha

Mariano Werner presentó su nuevo auto ante una multitud

Mariano Werner presentó su nuevo auto ante una multitud

Jonatan Maidana dio por finalizada su exitosa carrera

Jonatan Maidana dio por finalizada su exitosa carrera

Dogos XV goleó en su debut con el aporte de Lautaro Cipriani

Dogos XV goleó en su debut con el aporte de Lautaro Cipriani

La provincia
Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Piden informes sobre préstamos de equipos de Enersa a Edesur

Néstor Roncaglia: Me duele que digan que la Policía lo torturó

Néstor Roncaglia: "Me duele que digan que la Policía lo torturó"

Día Mundial del Asperger: habrá acciones de concientización

Día Mundial del Asperger: habrá acciones de concientización

La paritaria estatal también se reactiva este lunes

La paritaria estatal también se reactiva este lunes

Legisladores de Frigerio castigaron al PJ: No se acostumbran a que ya no están en el gobierno

Legisladores de Frigerio castigaron al PJ: "No se acostumbran a que ya no están en el gobierno"

Dejanos tu comentario