Secciones
Pandemia

Santa Fe propuso restricciones a bares y controles a comercios para no retroceder de fase

Los locales gastronómicos deberían reducir al 30 por ciento sus mesas en espacios cubiertos. Además habrá más operativos de control de cumplimientos de protocolos en los negocios, en los gimnasios y en el transporte público. A cambio, no se reducirían los horarios de atención

Viernes 04 de Septiembre de 2020

Por Hipólito Ruiz / Aquiles Noseda

Ante los inminentes anuncios del gobierno provincial sobre medidas que limitarían la circulación de personas en el Gran Rosario y en el Gran Santa Fe, la Municipalidad de Santa Fe propuso una serie de medidas para que el impacto no sea tan grande. Este viernes los trascendidos iban y venían y había fuertes rumores de un posible retroceso de fase para los dos grandes aglomerados de la provincia: Rosario y Santa Fe. Por eso, el municipio busca alternativas que permitan sostener el movimiento económico sin generar mayores riesgos sanitarios. Los bares y restaurantes será uno de los sectores en donde habrá nuevas restricciones.

Las nuevas normas estarán vinculadas a una reducción en la cantidad de personas que concurran a los establecimientos gastronómicos de la ciudad. La capacidad en los espacios cerrados quedará reducida al 30 por ciento (era del 50 por ciento). Mientras que en las veredas se permitirá la ocupación de todas las mesas siempre y cuando se respete el distanciamiento entre los comensales y entre los distintos grupos de personas que asistan.

La propuesta se moldeó en una reunión entre funcionarios municipales y referentes de los gastronómicos. Se definió además pedir mantener el actual horario de cierre (medianoche) y profundizar los protocolos de higiene. "Lo más importante acá es cuidar los protocolos", dijo un reconocido gastronómico a UNO Santa Fe.

El gran desafío que tiene por delante la Asociación Hotelera Gastronómica de la ciudad de Santa Fe es permanecer con los locales abiertos y para eso insistirán con un objetivo: "cumplir con las normas de salubridad". Pero, además, altas fuentes municipales anticiparon que el gobierno local se compromete a redoblar los esfuerzos para controlar el cumplimiento de los protocolos.

Las medidas restrictivas anunciadas por la provincia y el municipio de Rosario, primero poniendo como límite de cierre las 19.30 y ahora un posible retroceso de fase en la ciudad del sur provincial, elevó la preocupación de los empresarios locales del rubro.

Esta semana, representantes del sector gastronómico fueron recibidos en el Concejo para analizar el mensaje vinculado a la concesión de los paradores de la costanera santafesina, ordenanza aprobada el jueves. Los referentes del rubro de la gastronomía, no dejaron de manifestar su preocupación sobre la situación actual.

El gobierno provincial tomó nota de lo sucedido en agosto, mes en el que todos los indicadores del Covid-19 se dispararon en la provincia. Pero en la Municipalidad de Santa Fe, si bien reconocen que hubo una suba importante de casos en la ciudad, sostienen que el crecimiento exponencial de los contagios y de la imposibilidad de determinar cómo se produjeron esos contagios es diferente en Rosario que en Santa Fe.

En ese sentido, la inquietud crece en esta capital, ya que los comerciantes ven con preocupación que esas restricciones puedan extenderse a la ciudad que fue declarada hace una semana como zona de circulación comunitaria del virus. Pero en Santa Fe sostienen que la ocupación de camas críticas en la capital provincial no muestra signos de tensión como para tomar ya medidas drásticas. Sí entienden que que los instrumentos de control dispuestos hasta el momento no alcanzan.

Por ese motivo, siempre según fuentes municipales, además de las restricciones a los bares, el gobierno local incrementará los operativos de control en diferentes actividades. Por un lado, se controlará que bares y restoranes cumplan con los protocolos y las nuevas restricciones. Pero también se harán ese tipo de operativos en el comercio local, en los gimnasios y en el transporte público de pasajeros, que sigue con reducciones en sus frecuencias a pesar de que aumentó la circulación de las personas.

En los gimnasios se sostendría el mismo esquema que se viene desarrollando hasta el momento. Por eso, de prosperar la propuesta, se permitiría que sigan abriendo de lunes a sábados, de 7 a 21 horas, bajo el estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios. Lo mismo sucedería con los comercios que podrían seguir abriendo de 10 a 18, de lunes a viernes y de 8 a 18 los sábados.

En cuanto al transporte público, la alternativa es reforzar los controles. Allí comenzarán a realizarse operativos donde se controlará el cumplimiento de los protocolos y, también, se chequeará si los pasajeros presentan algún tipo de síntomas. De esta manera, se buscará empezar a reducir las posibilidades de circulación viral del Covid-19 sin afectar tanto la circulación de personas en la ciudad de Santa Fe.

portada.jpg
Santa Fe propuso restricciones a bares y controles a comercios para no retroceder de fase

Santa Fe propuso restricciones a bares y controles a comercios para no retroceder de fase

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario