Paraná
Miércoles 15 de Noviembre de 2017

Una niña fue víctima durante cuatro años de una disputa entre sus padres

La Justicia de Paraná absolvió por falta de pruebas a un hombre acusado del abuso sexual de su hijastra de 7 años

Una niña de tan solo 7 años fue víctima de una disputa entre adultos protagonizada por su papá, su mamá y su padrastro. La tortura para la menor comenzó en agosto de 2014, cuando el padre formuló una denuncia por el supuesto delito de abuso sexual. El hombre cargaba las tintas contra la actual pareja de su exmujer, quien siempre se declaró inocente. De inmediato se abrió una investigación que se extendió hasta este año, cuando en juicio oral se determinó la inocencia del imputado.
La Fiscalía no acusó por la orfandad probatoria que tenía la causa, que se habría iniciado en medio del reclamo de la mamá de la nena a su expareja por el pago de la cuota alimentaria. Según pudo conocer UNO, el denunciante se negaba a pagar la cuota alimentaria porque andaba mal de trabajo y le cuestionaba a su mujer que estuviese en pareja con un exitoso empresario entrerriano.
La niña tuvo que padecer revisaciones médicas de rigor que determinaron que no había sufrido abuso. Pero lo peor sucedió con el transcurrir de la investigación, cuando el padre amplió la denuncia y dijo que la madre participaba de los abusos. Esta acusación llevó de inmediato a la Justicia a separar a la menor de su mamá, medida que se extendió durante 24 meses.
El acusado fue procesado por el delito de Abuso sexual gravemente ultrajante reiterado y agravado por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente con la víctima. Si bien el acusado no estuvo preso, debió soportar sobre sus hombros una acusación grave, que en caso de haber sido verdad lo hubiese llevado a la cárcel varios años.

El juicio estuvo de más
Según los informes periciales, el acusado debió haber sido sobreseído durante la instrucción, ya que las pericias médicas no constataron abuso y los informes psicológicos no advirtieron indicadores emocionales compatibles con victimización sexual. Además los especialistas señalaron que la niña era proclive a la inducción por parte de adultos de referencia como podrían ser su padre y la actual esposa de este. Un informe pericial determinó que el denunciante no quería que la nena tuviese relación con su mamá. Es más, el informe presentado en el debate fue contundente al indicar que el denunciante tenía mucho enojo con su ex. En el debate se comentó que de la investigación y los informes se desprendió que el denunciante habría estado molesto con la nueva vida de su exmujer. Incluso cuando logró sacarle la nena a la madre el hombre pide no pagar más la cuota alimentaria.
Hay un informe psicológico realizado al denunciante que indica que hay mucha rivalidad (entre los padres) y mucho enojo hacia la mujer, y afirma que "la niña era el objeto que los seguía uniendo (en relación a los padres de la menor)".
Todas las pericias realizadas a lo largo del proceso fueron coincidentes en indicar que no se advertían emociones compatibles a la exposición a escenas de victimización sexual. Además los especialistas indicaron que se notaba que el relato de la menor no era espontáneo.

¿Falsa denuncia?
Entre las personas que declararon en el proceso estuvo la abuela paterna, que contó que una mujer la llamó para decirle que su nieta estaba sufriendo abuso, algo que se probó no ocurrió. Esta mujer al igual que su hijo podrían ser acusados de falsa denuncia.
Durante el proceso la madre de la nena peleó para volver a tener contacto con su hija. Hasta propuso alejarse de su pareja actual para que el denunciante la dejara estar con la menor.

Comentarios