Armas
Martes 23 de Octubre de 2018

Un pibe de 15 años disparó una tumbera y le pasó algo grave

Un grupo de menores se agredían en Anacleto Medina y un adolescente intentó manipular un arma de fabricación casera. El disparo salió para atrás y le provocó una lesión importante.

Esta mañana un niño de 15 años sufrió importantes lesiones luego de que se lesionara al manipular una tumbera en la zona de Anacleto Medina. El fogonazo salió hacia atrás provocándole graves fracturas.

Se informó a UNO que cerca de las 10 se produjo un incidente en Amadeo Grass y Virgen de Luján en Paraná. Se solicitó la intervención de personal de la comisaría novena como de una ambulancia.

Si bien la policía no encontró elementos de prueba, vecinos indicaron que había un grupo de niños y adolescentes jugando, hasta que en un momento hubo una discusión que terminó con un enfrentamiento de los menores.

Con palos y piedras, primero se agredieron y luego se escucharon detonaciones de armas de fuego. En esa circunstancias fue llevado al hospital Carrillo un pibe de 15 años con una lesión en el brazo derecho.

Por el tenor de la misma se dispuso su derivación hacia el hospital San Martín, donde se estableció que presentaba una fractura de húmero en el brazo derecho.

En el inicio de la investigación, un familiar del lesionado admitió que el menor se encontraba con otros hermanos, y por motivos que desconoce, comenzaron a pelearse con otros chicos de la zona. De lo que tampoco pudo dar mayores precisiones, es cómo apareció en poder del hijo el arma de fabricación casera.

El tiro por la culata

Lo cierto es que la manipuló con intenciones de dispararla hacia el grupo rival, le salió el tiro por la culata o bien estalló la tumbera producto del fogonazo y mal funcionamiento.

Ocurrido el disparo, los caños utilizados como tumbera "desaparecieron" en medio de las corridas por parte de los adolescentes.

Los médicos del hospital San Martín agregaron en el legajo de la causa judicial que lleva adelante la fiscal de Menores Sandra Terreno, que la víctima tenía dos orificios que presentaba en el codo, y los mismos no fueron causados por perdigones, sino por el caño del arma al momento de la explosión.

Por otra parte, la fiscal ordenó en la tarde de este martes practicar el dermotest al menor lesionado en el San Martín, como también disponer el secuestro de la ropa, agregar la denuncia de la madre del lesionado y realizar las pericias de rigor en el lugar donde se produjo el altercado.

Sobre el estado de salud del menor, se informó que se encontraba estable, dolorido, para lo cual se le colocó yeso en el codo derecho. Una vez finalizado los estudios complementarios se le daría el alta médico en las próximas horas.

"Mucha suerte"

Se hizo notar que el menor y algunos de los allegados podrían estar vinculados en otros hechos de violencia en la zona, para lo cual no sería la primera vez que utilizan armas de fuego para intentar agredir a sus rivales.

En este caso el incidente terminó con una lesión grave en el brazo, pero al menor no le afectó zonas vitales. Otra podría haber sido la historia si en la manipulación de los caños transformados en un arma de fuego afectaba el abdomen, el pecho o la cara.

Se recordó desde la Policía que el uso de tumberas está prohibido, no solo por las lesiones que le puede producir al circunstancial agredido, sino al propio ejecutor del disparo.

Restricciones

En tanto, esta mañana recuperó la libertad el policía que estaba preso, luego de los enfrentamientos a tiros en el Paraná V.

El uniformado que se encuentra en tareas pasivas, fue detenido tras las balaceras con armas de fuego y tumberas en la madrugada del lunes.


Se informó a UNO que el vecino de 39 años que vive a poca distancia de la escuela Héroes de Malvinas abandonó la Alcaidía de tribunales imputado de la balacera hacia otras personas.

Se le impusieron restricciones de acercarse a los denunciantes -que también cuentan con antecedentes policiales- hasta tanto finalice la investigación judicial.

Más armas

Por otra parte, desde la Dirección de Investigaciones se informó que personal de la División Robos y Hurtos, allanó una casa ubicada en calle Santa Rita antes de llegar a Los Ceibos.

La medida judicial se tomó luego de una balacera en la cual resultó herido un hombre de 25 años el pasado 6 de octubre.

Tras las medidas investigativas se requisó en esta jornada la propiedad del acusado de los disparos, y se produjo el secuestro de un revolver calibre 38 con el tambor con carga completa. Ante esto, el denunciado quedó supeditado a la causa judicial.

Comentarios