Incendio
Viernes 16 de Febrero de 2018

Por una acción irresponsable comenzó el incendio que complicó a los bomberos

En el predio de Miguel David y Juan Bordón, en el sudeste de Paraná, se estuvo muy cerca de que los servicios de bomberos colapsaran ante las llamas que se avivaron por el viento, las cubiertas y el aserrín acumulado.

En el mediodía de este viernes y hasta las 16, debieron acudir todas las dotaciones disponibles de los bomberos zapadores y voluntarios de Paraná, para tratar de sofocar uno de los incendios, que según los entendidos, fue el más grande de los últimos tiempos en la capital provincial.

Lo que lo provocó, fue la absoluta irresponsabilidad de un par de vecinos de calle Tibiletti, que no tuvieron mejor idea que cortar el pasto en los últimos días, y esta mañana lo prendieron fuego.

Producto del viento, la sequía y la acumulación de cubiertas en desuso, aserrín y todo tipo de material inflamable que se utiliza en las ladrillerías, las llamas se descontrolaron y estuvieron muy cerca de afectar viviendas, galpones, vehículos y animales de granja en la zona de Miguel David y Soldado Bordón.

El campo lleno de cañaverales y basura, provocó que ardiera para todos lados. Las dotaciones de zapadores y voluntarios estuvieron muy cerca de no poder controlar y colapsar ante el nivel de las llamas y el poder de quema de los sectores afectados.

El operativo fue eficiente y coordinado de tal manera que, cuando se vieron superados, llegaron más cisternas de la municipalidad y tractores con palas mecánicas para colaborar en la emergencia y la situación crítica.

El propio jefe de Bomberos Zapadores, Roberto Borré vio que el panorama era de suma gravedad, por lo que ordenó a personal policial recomendar a las familias aledañas que estaban en peligro preparar una posible evacuación.

Miguel David fue cerrada en esa parte con un dispositivo policial que fue necesario frente al espeso humo que cortó la avenida y el peligro de la llegada de las lenguas de fuego que iban y venían. Es decir que, por un momento, quedaron a merced del fuerte viento que cambiaba de dirección.

Borré explicó a UNO: "El incidente nos tuvo a maltraer porque era muchísima la acumulación de cubiertas viejas y aserrín acumulado en varios sectores del campo. Esto no afectó en el trabajo de contención y sofocación".

"El mayor problema lo tuvimos en el campo, con los frentes que cambiaban por el fuerte viento. Cuando controlábamos en un lugar se escapaba por otro, y de reojo teníamos que ver permanentemente las viviendas cercanas, los animales de granja y los vehículos", resaltó.

Un vecino de esa calle, no ocultó su malestar con las personas que "no tuvieron mejor idea que con semejante calor y viento, prendieron fuego el pasto seco que habían cortado días pasado".

En el campo había varios minibasurales donde las ramas, cubiertas en desuso y autos desguazados propiciaron la propagación de las llamas.

La calle cortada, fue el lugar elegido por las familias, para esperar el trabajo de los bomberos y de alguna manera salvarse de las llamas. De Igual manera, el humo provocó que algunos niños o adultos se descompusieran y debieran ser asistidos por el personal de las ambulancias, convocados ante la emergencia.

Embed

La densa humareda afecta a los vecinos de un amplio sector del barrio.

Incendio.jpg
La gruesa columna de humno genera preocupación en barrios aledaños
La gruesa columna de humno genera preocupación en barrios aledaños
incendio1.jpg
Incendio.jpg
incendio1.jpg
incendio2.jpg
incendio3.jpg
incendio4.jpg
incendio5.jpg
incendio6.jpg
incendio7.jpg
incendio8.jpg
incendio10.jpg
incendio11.jpg
incendio12.jpg
incendio13.jpg
incendio14.jpg

Comentarios