Abreviado

Homicidio en barrio El Pozo: irá 10 años y medio a prisión

Laureano Pérez firmó un abreviado y terminará de cumplir la condena cuando tenga 30 años, por el homicidio de Rafael Mendoza en el barrio El Pozo de Paraná

Martes 04 de Mayo de 2021

Rafael Mendoza y los hermanos Pérez se criaron juntos en el barrio El Pozo. Algunos hablan de un conflicto entre familias, otros de diferencias suscitadas ese mismo día. Lo cierto es que terminó de la peor manera. Rafael, de 19 años, recibió un balazo en plena calle y murió unos minutos después. Laureano Pérez se hizo cargo del crimen y ayer aceptó purgar 10 años y medio de prisión por el homicidio.

Tres meses después de aquel fatídico mediodía del 5 de febrero de 2021, la causa culminó en un juicio abreviado. Si bien estaban acusados los dos hermanos Pérez, Laureano confesó ser quien había gatillado el arma de fuego que terminó con la vida de la víctima.

El acuerdo entre las partes fue presentado ayer ante la Justicia. En la audiencia desarrollada en horas de la mañana en los Tribunales de Paraná, el fiscal Mariano Budasoff, el querellante Claudio Berón y el defensor Javier Aiani, expusieron el mismo ante el Vocal del Tribunal de Juicio y Apelaciones, Gustavo Román Pimentel.

En primero lugar, se interrogó a Pérez, de 18 años, ayudante de albañil, quien confesó el delito que le imputaron y aceptó cumplir la sanción penal que terminará de purgar cuando ronde los 30 años de edad.

El fiscal expuso los cargos contra el acusado y detalló las numerosas evidencias que junto al personal de la División Homicidios reunieron en la investigación penal preparatoria. Desde testigos presenciales hasta pruebas científicas que incriminaron a Pérez.

Ese día alrededor de las 12.30, Rafael regresaba al barrio a bordo del carro con tracción a sangre. Guarecidos en un lugar lo esperaban los hermanos Pérez y otros jóvenes. Laureano salió al cruce, le apuntó con una pistola y le disparó. El proyectil impactó directo en el pecho del joven de 19 años, quien agonizó unos minutos. Fue hasta su casa a pedir ayuda a su mamá. Llamaron a la Policía y a una ambulancia, pero en medio de la desesperación por la muerte inminente lo subieron al carro nuevamente y lo trasladaron al centro de salud Ramón Carrillo. Desde allí en un vehículo de emergencias médicas lo trasladaron al hospital San Martín, pero ya era demasiado tarde. Los médicos constataron que Rafael ya no presentaba signos vitales. En la autopsia, el médico forense observó que el disparo de arma de fuego le destrozó el corazón. Tras el crimen, se vivieron momentos de tensión en el barrio El Pozo, que demandó la intervención de grupos especiales de la Policía para evitar mayor derramamiento de sangre. Luego la situación se apaciguó, pero hubo marchas de la familia y amigos de la víctima a Tribunales exigiendo justicia.

El querellante que representó a la madre de la víctima en la causa expresó que la familia Mendoza estaba de acuerdo con esta forma de solución al conflicto penal así como con la pena acordada. Necesitaban también darle un cierre a la tragedia con una sanción que, si bien siempre esperan que sea mayor, en definitiva les pareció justa.

Por último, el defensor refirió que no presentaba objeciones y prestó su conformidad a todo lo expuesto por el fiscal en el acuerdo arribado. Asimismo, que renunciaba a los plazos procesales para que, una vez que se dicte sentencia, el condenado comience con el tratamiento de la pena correspondiente en la Unidad Penal N° 1, a disposición del Juzgado de Ejecución de Penas.

Finalmente, el juez Pimentel le preguntó a Pérez si entendía de qué se trataba el acuerdo y si estaba de acuerdo tanto con el delito que confesaba como con la cantidad de años que aceptó pasar en el encierro. El joven dijo que sí.

De esta manera concluyó la audiencia y el magistrado analizará las evidencias reunidas en el legajo para la semana que viene informar si homologa el acuerdo en una sentencia. Esta instancia será el 11 de mayo a las 11.30.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario