Justicia
Domingo 26 de Agosto de 2018

Denuncian a presunto técnico por "borrarse" con electrodomésticos sin reparar y dinero

Vecinos de Oro Verde le dejaron sus aparatos, algunos muy costosos. No los arregló, les cobró adelantos y ahora nadie sabe dónde está.

Hace unos meses, un hombre que dijo ser técnico en electrónica abrió un local en Oro Verde, y le empezó a ir bastante bien. A su clientes les fue muy mal. Muchos vecinos comenzaron a llevarles desde pequeños y necesarios electrodomésticos hasta costosos televisores.

Y a todos les pasó lo mismo: que no tuvo tiempo de arreglarlo, que pidió el repuesto pero no llegaba, que no estaba en la ciudad, que le entraron a robar. Algunos, incluso, retiraron sus aparatos y andaban igual de mal que antes de llevárselos. Por supuesto, ya habían pagado; otros abonaron adelantos sin siquiera lograr que les devuelvan sus elementos.

Ahora, ni siquiera saben dónde está el estafador, ya que los bloqueó en el celular y el negocio de reparación montado en una vivienda de calle Los Eucaliptus, no está más.

El hombre se presentaba como Mirko Pérez, pero hoy ni siquiera confían en que sea el nombre real. Cansados, los clientes intentaron hacer denuncias en la comisaría local, pero dicen que les tomaban solo exposiciones. Esperan tener una respuesta de la Justicia para recuperar aunque sea algo de lo que el supuesto técnico les llevó que, en suma, son muchos miles de pesos

La voz de los estafados Cinco de las víctimas se comunicaron con UNO y relataron sus malas experiencias. Karina, una de las estafadas, contó: "En mi caso le llevé dos televisores. Después estuve más de dos semanas para buscarlo porque según él no los tenía. Cuando los encontró me dijo que no tenían arreglo porque les faltaban partes. Me negué a recibirlos. Le insistí a que me los arregle o me dé solución.

Lo llamé, nunca me atendió y me enteré que se fue de Oro Verde sin paradero fijo". Sonia recordó: "Yo le llevé por los primeros días de mayo una minipimer para que me la arreglara, me dijo que en los días siguientes la iba a revisar porque muchas veces no tienen arreglo, y me avisaba. Pasaron como 20 días y nada. Me acerqué hasta el lugar a preguntar y dijo que todavía no había tenido tiempo porque estaba con mucho trabajo. Pasó de nuevo como una semana y mandé un mensaje preguntando. Me dijo que no tuvo tiempo, 'ya la reviso y te digo', y nunca me contestó. A la semana siguiente le vuelvo a mandar y me dice que no estaba más en Oro Verde, que tuvo problemas de salud. A todo esto, ni siquiera la había desarmado. Le pregunto para cuándo será que tenga una repuesta y el costo. 'El sábado escribime', me dice. Le vuelvo a mandar un mensaje para que me dijera a dónde buscarla, arreglada o no. Me puso 'ya te digo', y todavía estoy esperando la contestación. Esta semana le iba a mandar de nuevo y me bloqueó, o cambió el número. La última vez que me contestó fue el 6 de agosto, pero siempre con el mismo verso".

Florencia, por su parte, pasó el verano con más calor de lo esperado: "Yo llevé en diciembre o enero un ventilador de pie a limpiar porque se trababa. Quedó en llamarme cuando estuviera listo, esperé hasta principios de febrero, pasé un par de veces a preguntar y una chica me decía que no sabía nada, hasta que me llamó. Lo busqué, le pagué y le dejé otro ventilador para lo mismo. El que me devolvió lo usé esa tarde y no anduvo más. Al otro día lo llamé y se lo llevé de vuelta (porque el arreglo estaba en garantía) y quedó en llamarme. Y nunca más me llamó. Pasé y me atendía una chica que no sabía nada y después estaba cerrado y no atendía los llamados", contó la mujer.

Flavia también estuvo a las vueltas varios meses, según relató: "Le llevé un televisor de mi tía, estaba nuevo, solo había que cambiarle la ficha de atrás. Se lo dejé, a los 15 días me lo entrega y le pagué el resto de lo que me pidió (4.500 pesos) pero al probarlo estaba igual. Lo llamo, me dice que se lo llevé, lo tuvo unos 20 días y me dijo que necesitaba el control y más plata. Le dije que no, porque no le hizo nada. Pasan los días, al mes fui a preguntarle, estaba una señora y me dijo que solo esperaba un placa y listo. Pasaron tres meses, vuelvo a ir y dijo que seguía esperando la placa, por las importaciones. Hasta que me entero que se fue. Intercambiamos whatsapp y sigue con lo mismo y además acusa a dos hombres de robarle. Después me bloqueó y nunca más me pude comunicar".

Por su parte, Felipe también perdió su aparato y dinero, pero encima le negó habérselo recibido: "A mí me tuvo a las vueltas tres meses y me dijo que el arreglo salía 4.000 pesos, que se los pague y en una semana estaba listo. Fui y me dijeron que no que todavía faltaba, que él me llamaba, pero nunca más. Cuando volví me dijo que yo nunca le dejé un equipo de música, que estaba loco, y cuando le dije que iba a pasar a ver del otro lado me empujó a la calle, me amenazó con que iba a llamar a la Policía por invadir su territorio de trabajo. Nunca más pude recuperar el equipo de música ni los 4.000 pesos", lamentó.

Dos de las víctimas refirieron haber ido a la comisaría de Oro Verde y ambas coinciden en que "lo único que dijeron fue que iba a quedar asentado, porque ellos no podían hacer nada", y que les tomaron "sólo una exposición, no se lo puede denunciar".

Ahora evalúan acudir a alguna área superior de la Policía o bien a la Fiscalía, para que alguna autoridad tome cartas en el asunto. Tanto para intentar recuperar aunque sea algo de lo perdido, como para evitar que el estafador siga engañando gente. Y, por supuesto, que reciba la sanción que se merece.

Comentarios