Básquet
Sábado 28 de Abril de 2018

Padre e hijo unidos por una misma pasión

Gustavo Roque y Joaquín Fernández forman parte del equipo D del club Estudiantes de Paraná por la APB. El exbase se da el gusto de poder compartir una misma cancha junto a uno de sus hijos.

A Gustavo Roque y Joaquín Fernández los une una misma pasión: el básquet. Son padre e hijo y ambos comparten un mismo equipo. Ellos juegan en la División D del Club Atlético Estudiantes de Paraná que milita en la Asociación Paranaense de Básquet en Primera División.
El base Gustavo Roque Fernández, de dilatada trayectoria en el baloncesto argentino, tomó la decisión de abandonar la actividad basquetbolística profesional a los 36 años, hace una década, tras una extensa y exitosa trayectoria. El cordobés, con más de 500 partidos en la Liga Nacional, vistió la camiseta de Atenas de Córdoba con la cual se consagró campeón en 1990, junto a jugadores como Marcelo Milanesio, Carlos Cerutti, Diego Ossela, Kennard Winchester, Luis González, entre otros.
También jugó en Boca Juniors, River Plate y Andino de La Rioja. Su último club fue Sionista de Paraná y desde hace un tiempo juega en el CAE de forma amateur para seguir con su pasión y de esa manera poder jugar junto a su hijo de 14 años, que el fin de semana tuvo el ansiado debut en Primera en el equipo D de la entidad.
Pero más allá de eso pudo darse el gusto de estar en el mismo rectángulo de juego con su padre, al que tiene como referente. Roque, junto a su familia, desde que dejó de jugar de manera rentada al básquet, se quedó a vivir en la capital entrerriana y sus hijos han crecido como entrerrianos.
Hoy llegó el momento de estar juntos dentro de un equipo y es algo que los llena de orgullo en todo momento.
Ambos se juntaron en el estadio cubierto del Estudiantes para hablar de sus sensaciones de compartir un equipo.
"Yo la verdad toda la vida dedicado al básquet y verlos crecer y que les guste el deporte es algo que me llena de orgullo. Gracias a Dios puedo seguir jugando y lo veníamos hablando. Me parece que es el momento porque más adelante no voy a poder", dijo Roque Fernández.
Luego agregó: "Joaquín tiene 14 años y viene a Estudiantes desde que nos radicamos en Paraná, cuando me vine a jugar a acá a Sionista".
"Lo mejor de todo esto es disfrutar el compartir la cancha y las sensaciones como jugador junto a mi hijo, que eso es indescriptible para mí en este momento. Porque ayudar dentro de la cancha, hablar cosas de básquet con él no tiene precio", manifestó emocionado por el momento que le toca vivir a los 47 años junto a su hijo .
"Adentro de la cancha no lo reto. Me parece al revés porque me equivoco más yo que él", sonrió.
"Jugamos en la categoría D del la Primera División del CAE y la verdad el grupo es excelente. Nuestro entrenador es Néstor Pechu Bogado, que nos da una gran mano", comentó el exjugador del Centro Juventud Sionista en la Liga Nacional.
En tanto, Joaquín Fernández comentó: "Es muy lindo para mí jugar con mi papá. Siempre lo decíamos en joda y por suerte se puede dar. Dentro de la cancha me da consejos y eso me sirve para mi carrera"
"Me gustaría seguir su trayectoria. Es un referente grande para mí", deseó la joven promesa dentro de los chicos con que cuenta el club Estudiantes y que entrenan a diario.

Comentarios