Patronato
Viernes 02 de Febrero de 2018

El tiempo dirá si el punto fue importante

En un partido rápidamente olvidable, Patronato y Godoy Cruz empataron ayer sin goles en el Grella. Fue el tercer cotejo si derrota del Santo, que el sábado visitará a Vélez en Capital Federal.

Si se considera que es su tercer encuentro sin reveses y que para el objetivo que se persigue lo importante es siempre sumar, se le puede ver un lado positivo. Si se tiene en cuenta la condición de local y el nivel expuesto, habrá que esperar los números de final del certamen para determinar la importancia de la unidad cosechada. En un cotejo de trámite apenas discreto, Patronato y Godoy Cruz igualaron sin goles en uno de los partidos que abrió la actividad de la 14 fecha de la Superliga de Primera División. El sábado, a las 17, el Rojinegro visitará a Vélez Sársfield, un rival directo en la lucha por la permanencia en la 'vidriera grande'.


Para beneplácito de Juan Pablo Pumpido en los primeros minutos, el Santo hizo real la prédica de la tenencia. Con Gil Romero como estandarte hizo circular la pelota, pero el traslado fue lateral carente de profundidad.

Pecó de prolijo el dueño de casa y cuando se equivocó en la salida casi lo paga en el arco propio. A los 3' Luciano Abecacis se anticipó a un corta cesión de Luca Sosa –única falla del ex-Huracán–; el ex-River habilitó a Garro que le devolvió la gentileza al lateral que corrió a espaldas de todos para definir al primer palo en donde Sebastián Bértoli controló con su habitual seguridad.
La situación descripta marcó un parate en el predominio del dueño de casa, que siguió siendo levemente superior pero con una posesión más repartida.
El pelotazo largo era la herramienta predilecta para avanzar; Patrón no lograba forzar fallas en la línea defensiva de su oponente y repetía algunos errores en la salida.
A los 14' nuevamente Garro capturó un balón en tres cuartos de cancha después de un mal pase de Bruno Urribarri, pero el punta mendocino no pudo definir con la precisión deseada. La carencia de profundidad era tan exasperante como la elevada sensación térmica reinante en la despoblada Comarca Santa.
Recién a los 23' una habilitación de Gil Romero dejó a Maximiliano Núñez que perdió en el mano a mano con Leonardo Burian. Sobre los 27' una buena triangulación de Martín Rivero y Agustín Sandona culminó con un débil cabezazo de Blas Cáceres. Cruzada la media hora una media chilena de Adrián Balboa que se fue apenas desviada pudo darle la ventaja a Patringa, que dejó la sensación de haber dejado pasar su momento.
Cerca del epílogo de la primera mitad fue el Tomba el que tomó las riendas del flojo desarrollo y acreditó un par de posibilidades para quebrar el cero.
A los 38' Angileri cruzó una pelota de izquierda a derecha a la que el Morro García –lo más intimidante a pesar de su poca acción– le desvió la trayectoria, pero sin la puntería necesaria. Sobre los 41' otra vez el Morro apareció en escena pero entre Sebastián Bértoli y Luca Sosa evitaron la caída del arco propio.
El cierre de la etapa primitiva llegó con un saldo de escasas alternativas para destacar un resultado lógico.
SEGUNDO TIEMPO. En la vuelta a la actividad flotó la sensación de que Patronato asumiría su rol protagónico. Un tiro de 30 metros de Renzo Vera, con apenas dos minutos cumplidos, arrancó aplausos del poco público presente. Pero fue apenas una insinuación que jamás llegaría a concretarse.
Que de un lado y otro apostaran a los envíos largos para instalarse en territorio enemigo transformó en previsibles a los dos contendientes.
A falta de juego colectivo se agregó la ausencia de arrestos individuales capaces de romper los esquemas excesivamente tecnificados planificados por Pumpido y Dabove. El contexto se tornó insoportable y los espectadores solamente elevaron sus voces para repudiar los ingresos de Rodrigo Migone y Alberto Contrera y el tardío cambio de Matías Quiroga por Balboa.
El marcador en blanco se comenzó a visualizar con antelación, solamente una inspiración de alguno o un yerro de otro podrían alterar el tablero. Pero el cero no se movió y fue el fiel reflejo de la exposición de los protagonistas. En el Grella hubo reparto de puntos, el avance de la competencia marcará la importancia del obtenido por Patronato.

Comentarios