Secciones
Concepción del Uruguay

Alumnos secundarios están convirtiendo un vehículo utilitario con motor diesel en otro eléctrico que será autosustentable

Docentes y alumnos de Concepción del Uruguay suman en cursos, infraestructura y proyectos con tecnología de cara al futuro

Sábado 19 de Octubre de 2019

Nacida y conocida como la Escuela de Aprendices, la hoy Escuela de Educación Técnica N° 3 es un bastión de la escuela pública desde donde se forman técnicos en tecnologías de última generación, con salida laboral y pensando en el futuro y la formación de sus alumnos.

Los comienzos estuvieron dedicados a la formación en oficios de jóvenes que aprendieron carpintería, herrería, hojalatería y electricidad, entre otras tantas formas de conocimientos técnicos que posibilitaron una salida laboral para gran cantidad gente.

Sin embargo, la escuela fue evolucionando al compás de los tiempos, y a todos esos oficios que hoy son parte de la primera etapa de formación de la carrera técnica del nivel Secundario se suman especialidades en los cursos superiores que abarcan una gran variedad de ramas vinculadas a nuevas tecnologías acordes a los tiempos actuales y futuros.

“Tenemos una carrera de siete años con anexo de formación profesional como Secundario Técnico dedicado a adolescentes jóvenes y adultos de donde salen técnicos en automotores capacitados para trabajar con tecnologías de avanzada en las computadoras de los vehículos y todo lo que esto trae vinculado, sin embargo, siempre intentamos ir más allá, porque lo importante es desarrollar la curiosidad por crear, investigar y superarse”, señalaba a UNO Jorge Isgleas, jefe de Taller de la EET N° 3 Dr. Miguel Ángel Marsiglia de La Histórica.

La escuela desarrolla su ciclo técnico dedicando el 4º, 5º, 6º y 7º año a la especialización en técnicos en Automotores trabajando dentro de la misma escuela, donde han logrado establecer el ámbito adecuado para el desarrollo de esta actividad.

“La escuela evoluciona como muchas de las escuelas técnicas de la provincia, nosotros buscamos los mecanismos para asociarla a la Internet de la cosas, la robótica, la mecatrónica, y desde hace ya un tiempo a las energías renovables”, asegura Isgleas, visiblemente orgulloso de lo que han logrado avanzar junto a los alumnos y todo el equipo docente.

Hacia el futuro

“Estamos ejecutando un proyecto pensado el año pasado bajo el programa de crédito del Instituto Nacional de Educación Técnica (INET), logramos ponerlo a consideración del Conicet y finalmente fue aprobado, por lo que logramos una financiación de 1,5 millones de pesos de parte del Banco de Entre Ríos como patrocinador”, detalla el docente.

El eje del proyecto presentado se basó en la conversión de un vehículo utilitario diesel de combustión convencional en uno impulsado por un motor eléctrico autoabastecido a través de paneles solares que no demanda ningún otro tipo de energía externa para alimentarse.

El monto del dinero logrado a través del proyecto fue dedicado a la adecuación edilicia, el dictado de cursos para todas las aplicaciones y cuestiones técnicas vinculadas al tema y a la compra de elementos necesarios para desarrollar el proyecto en la misma escuela.

“Ya lo terminamos prácticamente todo, tenemos el laboratorio de autotrónica, una especialidad que viene de la mecatrónica y que es la fusión de la informática, la electrónica, la mecánica y los elementos de control para trabajar en un ámbito, en este caso dedicado a los automotores”, señalaba Isgleas.

Los alumnos del equipo de investigación y puesta en marcha del proyecto ya cuentan con un probador de computadoras de automóviles y han desarrollado un sistema de trabajo que permite avanzar de forma cada vez más profunda en su iniciativa.

“Recién ahora podemos, mediante este proyecto, ingresar autos a la escuela, reacondicionamos los espacios con una rampa de acceso, recuperamos un taller destruido y disponemos de un gran espacio, trasladamos el taller de carpintería y ahí ubicamos el área de Automotores y Energías Renovables que es a lo que estamos dedicados”.

El proyecto al que están abocados en esta escuela técnica pública de Concepción del Uruguay tiene en cuenta aspectos centrales para el mundo moderno, esto es: tecnología de avanzada y energías 100% renovables.

“El plan contempla la conversión completa de un motor que se abastecerá a través de un grupo de baterías que se cargarán a través de ocho paneles solares 3,5 Kw, el vehículo dispondrá de dos juegos de ocho baterías de ciclo profundo que intercambiarán la energía a medida que se desgastan. Mientras un juego se carga a través de los paneles, el otro estará en uso en el vehículo”, señala el jefe de Taller de la escuela.

La idea no fue sencilla de implementar. “Lo principal para nosotros es plantearnos proyectos para resolver problemas, por eso analizamos la zona y los vehículos de vieja generación para recuperar ese parque que todavía podría tener utilidad. Una empresa nos donó un utilitario diesel, con el motor fundido, que nos costó 80.000 pesos para recuperarlo, cosa que hicimos nosotros mismos en nuestro taller”.

Según la estimación final del proyecto, con el cambio de motor eléctrico y la implementación del sistema electrónico e informático que administrará todo el sistema, la inversión final para la puesta en marcha del vehículo terminará siendo de unos 550.000 pesos.

Hoy un utilitario eléctrico cuesta entre 1,5 y 1,7 millones de pesos, por lo que todo el equipo de la EET Nº 3 tiene sobradas expectativas en la rentabilidad de su proyecto.

El vehículo que pondrán en marcha tendrá una autonomía de 120 kilómetros y una velocidad promedio de 80 km/h, algo más que aceptable para los estándares de utilitarios de reparto que recorren cortas distancias sin necesidad de desarrollar grandes velocidades.

Capacitación constante

“Entre los problemas iniciales con los que nos encontramos estuvo la mano de obra calificada para hacer el trabajo, por eso se armaron cursos específicos, no solo para los alumnos, sino cursos abiertos para todos los interesados de la ciudad, la mayoría de estos cursos estuvieron vinculados a las energías renovables de nivel inicial, esto fue central porque es un tema que se viene y, sin dudas, servirá como puntapié para generar mano de obra”

Generar empleabilidad es uno de los objetivos centrales de la Escuela Técnica N° 3, el mismo que impulsa el trabajo en todas las escuelas técnicas del país, y que tantos frutos ha dado a lo largo de varias generaciones de técnicos salidos de estas escuelas que forjaron su vida gracias a lo aprendido en estos espacios.

Autosustentables

“Al tema de las energías renovables sumamos otros cursos dedicados a la mecánica de vehículos eléctricos y transformación de vehículos convencionales, hoy ya tenemos todos los elementos para avanzar en este sentido, estamos esperando que nos llegue el motor eléctrico, el inversor para transformar la energía y otros elementos que nos permitan poner en marcha el vehículo”, destaca Isgleas.

Al tema de la autosustentabilidad energética no solo la aplicaron al vehículo sobre el que están trabajando, sino que también la implementaron en su propio laboratorio, y una muestra de ello han puesto a consideración del público en el stand que la EET Nº 3 montó en la Expo Concepción 2019, ya que trasladaron parte del esquema de trabajo hasta el puerto para mostrar que se puede trabajar con electrónica, mecánica e informática de forma totalmente independiente de la energía tradicional.

Allí montaron sus paneles solares y trabajan de forma normal proveyéndose de energía solar y abasteciendo a toda la maquinaria que necesitan para avanzar.

“Cada logro de nuestra escuela es un orgullo para nosotros, no solo por este proyecto, por cada avance en materia académica, edilicia o laboral, los docentes ponemos lo mejor de nosotros para avanzar, en mi caso soy profesor técnico, pero además soy mecánico con mi propio taller, soy mecánico de tercera generación, después de mi padre y de mi abuelo, es decir que enseño de lo que trabajo”, ejemplifica el docente.

En el proyecto de conversión del vehículo eléctrico se han sumado cinco docentes, más otros tres de taller, todos involucrados y con el acompañamiento de los demás docentes del establecimiento.

La estructura para los paneles solares la hizo el taller de herrería con chicos de 3º año, por lo que el proyecto se convierte en una iniciativa transversal que termina atravesando a toda la escuela.

“A mí me interesa que los chicos tengan la mayor cantidad de oportunidades posibles, y salgan dedicados al mundo del trabajo, aquí logramos una doble vía de educación y empleabilidad”, sintetiza.

Esta escuela técnica tiene 110 chicos en su matrícula, algunos de los cuales son de un ciclo especial para adolescentes a los que se les dictan cursos que les posibiliten terminar la Secundaria.

“Tratamos de estar actualizados en todos los temas vinculados a tecnología y mecánica, ahora nos confirmaron que en diciembre llegará a Concepción del Uruguay un Aula Taller Móvil del INET, es un camión semi de 18 metros con un taller montado que llega con todo su equipo pedagógico, y dictarán cursos de automatización neumática e hidráulica, esto ha despertado un nuevo interés en los chicos, y eso renueva las expectativas que siempre tratamos de mantenerlas altas y con la vista puesta en el futuro”, cerró Jorge Isgleas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario