Miradas
Martes 24 de Julio de 2018

La crisis es dirigencial

El Flaco Menotti viene pidiendo pista hace rato para trabajar en la organización del desorganizado fútbol argentino. El hombre que entrenó a la Selección argentina campeona del mundo en 1978 siempre opina con contundencia, pero los mediocres dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) hacen oídos sordos.

Después del mamarracho de Luis Segura vendiendo entradas de protocolo en el mundial de Brasil hace cuatro años y del papelón del 38 a 38, apareció una Comisión Normalizadora que prometía regularizar lo que era un desastre y hoy sigue igual. Ya contamos en varias oportunidades que se hizo tipo un concurso para elegir los cuerpos técnicos íntegros en cada una de las divisiones: Sub 23 olímpica, Sub 20, Sub 17 y Sub 15. Se presentaron 44 y César Luis Menotti presentó el suyo. Sin embargo, ganó Claudio Úbeda, quien no se había presentado al concurso.

Los resultados están a la vista. Las categorías menores que supieron brillar de la mano de José Pekerman y Hugo Tocalli hoy ni siquiera figuran en los torneos continentales o mundiales. Todo lo malo que se ejecuta termina repercutiendo en la Selección Mayor que si no fuera por un cúmulo de individualidades no hubiese jugado tres finales consecutivas.

Claudio Tapia y Daniel Angelici ya hubiesen sido despedidos en cualquier empresa privada honesta por los millones de dólares gastados en cuerpos técnicos que no son esperados el tiempo suficiente. Mientras Tapia y su tropa viajan y malgastan plata, los clubes del interior se mueren o esperan con ansiedad cobrar la plata que la AFA les debe y no llega. Hace pocos días se conoció el plan de la AFA de montar una base de captación de talentos en Marbella (España) lo que generó un airado rechazo de Menotti, que sostuvo que la iniciativa le generaba "ganas de agarrar un revólver y matar" a los dirigentes del fútbol vernáculo.

"Cuando vi eso en el diario me empecé a sentir mucho peor, me dolía la garganta. Me dieron ganas de agarrar un revólver y matarlos. ¿Por qué no les dan la plata a las divisiones inferiores? No se puede creer", sostuvo Menotti en un audio de origen desconocido que se difundió a través de las redes sociales.

El entrenador campeón del mundo en 1978 objetó la decisión del ente rector de la pelota de establecer una estructura para detectar futbolistas argentinos que se estén desempeñando en las categorías juveniles de los clubes europeos (se calcula que hay entre 800 y 1.000). "Los clubes no tienen agua, pero quieren a 'los Messi' en Marbella", razonó. "¿Quién compró esta mansión? Dicen que los jugadores van a tener que entrenarse más allá que acá. ¿Cuáles son los cracks que tiene Argentina afuera que no haya acá?", se preguntó. "Es terrible esto, me da vergüenza. Me dan ganas de irme a la mierda, de irme a vivir a Uruguay. Gastaron una fortuna en un predio en Marbella, el entrenador de la Selección puede armar una selección europea y los que están acá que se jodan", disparó.

El proyecto que generó el fastidio del Flaco indigna a otros dirigentes pero nadie dice nada. Todos callan y eso genera complicidad. Alguien debe investigar ese negocio y ver a quién está favoreciendo. Acá se culpa a los jugadores y técnicos por la falta de resultados, pero está claro que la crisis es de dirigencial.

Comentarios