Escenario
Lunes 18 de Junio de 2018

"Soy una artista que encaro los personajes con libertad y pasión"

La actriz venía de ser la revelación por su personaje lésbico en "Las estrellas" y ahora se destaca en la miniserie "El lobista", de El Trece

Julieta Nair Calvo siempre va por más. Después del golazo de su personaje lésbico en "Las Estrellas" ahora llegó para romperla en "El lobista". La actriz encarna a una fotógrafa enamorada de Rodrigo de la Serna en la serie que se emite por la El Trece y TNT, en un paso más en su carrera en la que se define como "una artista que encara los personajes con libertad y pasión".
La actriz comenzó a trabajar a los 4 años en publicidades, a los 10 participó de la película "Un argentino en Nueva York", de Juan José Jusid, con Guillermo Francella y Natalia Oreiro y luego tuvo un intenso período de trabajos en productos destinados al consumo de chicos y adolescentes.
Formó parte del reality show "Generación Pop" (El Trece), producido por Reina Reech; Cris Morena la convocó para conducir el bonus track de "Casi ángeles" (Telefe) y luego fue la cara de dos productos de la factoría Disney: "Playground" y "Soy Luna".
Pese a su imagen angelical que tiene correlato en las redes sociales, donde relucen sus aires aniñados y las fotos junto a su conejo llamado "Albóndiga", se aventuró con un personaje diferente que la llevó a la popularidad en 2017.
Su papel de Jazmín, la apasionada cocinera quien vivió uno de los amores más populares de la tira "Las estrellas" con Flor (Violeta Urtizberea ganadora del Martín Fierro por el rol) adquirió cada vez más presencia en la pantalla chica y despertó fervores en las redes sociales.
"La ficción terminó hace rato y nos siguen llegando mensajes de chicas de Latinoamérica, Italia, España, Francia, Israel, Chile y México agradeciendo la historia. Se generó un verdadera movida social que sirvió para seguir visibilizando y comprender otras formas de amar", dijo Nair Calvo a Télam, en referencia a la tira de Pol-ka protagonizada por Celeste Cid, Marcela Kloosterboer, Violeta Urtizberea, Natalie Pérez y Justina Bustos.
La actriz, de 29 años, se explayó respecto a su participación en el unitario dirigido por Daniel Barone con libros de Patricio Vega y otros temas de relevancia social como la despenalización del aborto.
—¿Qué expectativas tenés con la miniserie cuando las telenovelas turcas siguen firmes en la pantalla abierta?
—Estoy agradecida por hacer un trabajo de esta calidad y mis expectativas son las mejores desde que me llamaron; pero claro que nos afectan las ficciones de afuera, pero son momentos. Se puede salir de esto, hay que bancar. Vengo del teatro, del musical y como artista conozco y tengo una gimnasia en sostener las cosas en las que creo.
—¿Lograste despedirte de tu personaje de Jazmín, dado que tuvo una presencia tan fuerte?
—Es todo un proceso, en principio me cambié el color del pelo, porque el colorado era muy distintivo de aquella criatura. Siempre trabajo con pasión para que las cosas funcionen bien, pero lo de Jazmín explotó: hasta me llamaron madres para contarme que al ver la tira se animaron a preguntar cosas a sus hijas, o chicas que gracias a aquella historia de amor de ficción pudieron blanquear la suya; pero más allá que el impacto me sigue conmoviendo hoy, puedo desprenderme para componer a Loudes Inzillo.
—¿Cómo es Lourdes?
—Una fotógrafa con agallas, quien trabaja como moza para vivir y conoce al protagonista mientras trabaja en el bar. De todos modos, son roles bien diferentes: es un personaje mucho más introvertido que el de "Las Estrellas", funciona más hacia dentro.
—La fórmula de los opuestos que se atraen: la chica buena y el chico bravo.
—Algo así, es una fábula muy bien construida, con laburazos. Mi personaje resulta el más luminoso, porque pertenece al mundo sensible y amoroso del arte y contrasta fuerte con el universo de Matías Franco (De la Serna) movido por los intereses, el poder y el dinero. Cuando ella se da cuenta verdaderamente quién es él, ya está enamorada y van a pasar cosas fuertes que los modifican a los dos. Son diez capítulos, donde sucede de todo entre ellos y con ellos.
—¿Cómo viste las participación de las actrices en defensa de la ley de aborto legal, seguro y gratuito que trató Diputados la semana pasada?
—Apoyo totalmente. Por el ritmo de grabaciones y los intensos ensayos del musical "Aladín será genial" (jornadas de más de ocho horas) para estrenar en vacaciones de invierno, no puedo ir a las marchas, pero cada una puede solidarizarse con distintos gestos para hacer visible la causa. Las actrices estamos más unidas que nunca.
—¿La popularidad te molesta?
—No. La llevo bien. La gente suele acercarse con mucho respeto y cariño desde siempre. Muchos me conocen por Disney y se genera algo lindo en la forma de vincularse. Me afectó cuando me inventaron romances o cosas que no son ciertas, pero hablando con mis compañeras con más experiencia como Celeste (Cid) me calmaron y me dijeron que siempre inventaban temas por la mayor exposición y aprendí a enfocarlo distinto.

Comentarios