Premios Oscar

Premios Oscar 2021: el uso de las manos, cachetazo y aplausos sin ruido

La 94° edición de los premios Oscar tuvo como condimentos el golpe de Will Smith, el apoyo a Ucrania y "CODA" como la Mejor Película.

Martes 29 de Marzo de 2022

Hubo entregas del Oscar que han quedado para la historia por algo sucedido más allá de los premios Oscar en sí. La equivocación de La-La-Land, la caída de Jennifer Lawrence, un tocado de plumas negras de Cher, Marlon Brando enviando en su representación a una mujer apache para que recibiera la estatuilla. La gala del domingo quedará para el recuerdo como la noche del cachetazo de Will Smith. Pero ya llegaremos a eso. Vamos en orden.

will smith.jpg
Premios Oscars 2021: el uso de las manos, cachetazo y aplausos sin ruido

Premios Oscars 2021: el uso de las manos, cachetazo y aplausos sin ruido

Especial para UNO- Por Ferny Kosiak

Lo primero que se vio en pantalla fue a las hermanas Serena y Venus Williams que presentaron a Beyonce, interpretando su canción nominada desde una cancha de tenis y con la belleza de la estética de colores verde lima. La ceremonia de entregas volvió a realizarse en el Dolby Theater sin mucho protocolo ni barbijos a la vista, con la conducción de las comediantes Regina Hall, Wanda Sykes y Amy Schumer, quienes bromearon sobre el hecho de que a la Academia le salió más barato contratarlas a ellas tres que a un hombre. En los últimos años se ha denunciado socialmente la disparidad entre hombres y mujeres en la industria cinematográfica. Claro ejemplo fue que Jane Campion ganó como Mejor Directora, convirtiéndose en la tercera mujer en hacerlo (frente a 92 directores), luego de Kathryn Bigelow (2010) y Chloé Zhao (2020).

Un elemento presente fueron las cintas celestes o los pañuelos en apoyo a Ucrania, situación por la que la Academia tomó partido al poner en pantalla gigante un mensaje pidiendo un minuto de silencio por los ucranianos que “actualmente enfrentan una invasión”, señalando las necesidades de este país e invitando a apoyarlo como sea posible.

Mientras en Estados Unidos se está debatiendo el proyecto de ley conocido como Don’t Say Gay, oficialmente llamada Proyecto de Ley de los Derechos de los Padres, con la que los republicanos quieren vetar las referencias a la diversidad sexual y de género en las escuelas primarias, la presencia LGTBI+ marcó tendencia en los Oscars. En la alfombra roja Kristen Stewart besó a su novia para las cámaras; Ariana DeBose, ganadora como mejor Actriz de Reparto, terminó su discurso de aceptación refiriéndose a ella misma como “una mujer de color queer, abiertamente queer y afrolatina que encontró su fuerza en la vida a través del arte. Si alguien alguna vez ha cuestionado tu identidad, te lo prometo, hay un lugar para nosotros”, convirtiéndose en la primera actriz abiertamente queer en recibir un Oscar. Finalmente Jessica Chastain, ganadora como Mejor Actriz, dijo: “Estamos saliendo de momentos difíciles, que nos dejaron con traumas, aislados, con el suicidio como una de las principales causas de muerte en Estados Unidos. Nos enfrentamos a legislaciones que sacuden a nuestro país con la meta de dividirnos más”.

El cachetazo

A estas alturas ya todos saben que el humorista Chris Rock hizo chistes a la hora de presentar Mejor Documental. Una de las “bromas” fue sobre Jada Pinkett, esposa de Will Smith, que tiene la cabeza rapada por sufrir alopecia. Sin demora Will subió al escenario y le dio un fuerte cachetazo. Quienes lo veíamos en vivo lo creímos parte de la performance pero acto seguido la cámara enfocó al actor, ya sentado junto a su mujer, que gritaba: “¡Mantené el nombre de mi mujer fuera de tu puta boca!”. No, no era un chiste y la foto de la reacción de Nicole Kidman, memes y comentarios en redes sociales no se hicieron esperar. Todo se resume en dos cuestiones: el chiste fue ofensivo para los Smith, la violencia machista no se hizo esperar. ¿Estuvo bien en “defender” a su esposa? ¿Cuál es el límite del humor?

Minutos más tarde el músico Sean Combs dijo desde el escenario: “Will y Chris, vamos a resolver todo esto como una familia. Avancemos y solucionemos las cosas con amor”. Distintas publicaciones en redes registraron a Denzel Washington y Tyler Perry conteniendo a Smith, a un costado del escenario, en uno de las pausas de la ceremonia. El tema es que Smith estaba nominado a Mejor Actor y a medida que la noche avanzaba la pregunta era: ¿y si gana? Y ganó nomás. Subió llorando al escenario y entre lágrimas dijo “Al hacer lo que hacemos, la gente habla locuras sobre nosotros, nos faltan el respeto, y ante eso debemos sonreír y hacer de cuenta que todo está bien”. Y agregó: “Me veo como un padre loco, como le decían a Richard Williams, pero el amor te hace hacer cosas locas. Gracias y espero que la academia me vuelva a invitar”. Minutos más tarde, terminada la ceremonia, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood publicó en su cuenta de Twitter: “La Academia no aprueba la violencia de ninguna forma. Esta noche estamos encantados de celebrar a los ganadores de la 94ª edición de los Premios de la Academia, que merecen este momento de reconocimiento por parte de sus compañeros y amantes del cine de todo el mundo”.

Todo se resume en un hombre riéndose de una mujer por estar por fuera de los estereotipos de belleza y otro hombre que reacciona con violencia en defensa de ella, de su esposa, con la justificación de que “el amor te hace hacer cosas locas”.

La sorpresa de CODA

Como homenaje a los 50 años de Cabaret, Liza Minelli fue quien anunció la Mejor Película, acompañada por la ayuda amorosa de Lady Gaga. “CODA”, dijo sin mucho suspenso ni preámbulo y las cámaras mostraron la sorpresa en los miembros del equipo de la película de bajo presupuesto que aceptaron la estatuilla con discursos aburridos y sin emoción. CODA es el acrónimo de Child of Deaf Adults (hijo/a de adultos sordos) y narra la historia de una adolescente oyente cuyos padres y hermano son sordos y necesitan de ella para salir adelante en una vida trabajadora en la que ella es la traductora de lengua de señas. Como circunstancia opuesta ella quiere ser cantante, ser alguien más allá del núcleo familiar inmediato.

Las nominadas este año fueron: Belfast, relato en blanco y negro donde el único color es el cine como puerta de escape de del conflicto social armado nacionalista irlandés de los 60; Don’t look up, maravillosa metáfora irónica del fin de los tiempos y de la negligencia política, mediática y tecnológica; Drive my car, extensa historia japonesa basada en un cuento corto de Haruki Murakami donde la representación forma parte de la trama; Dune, primera parte de la remake del film de 1984, en que la ciencia ficción encubre la alusión política, la discriminación racial y el desastre ecológico; King Richard, biopic sobre Richard Williams, el padre de las tenistas Venus y Serena y su planeado camino para abandonar la pobreza a fuerza de entrenamiento; Licorice Pizza, el romance entre adolescentes como elemento de unión de historias dispersas; Nightmare Alley, suspenso noir que recorre engaños y personajes del circo (como espacio lumpen social) continuados en la ciudad de fines de los 30; The Power of the dog, bellísimo western de fotografía delicada para contraponer la fragilidad y la violencia del campo y la virilidad estadounidense; WEST SIDE STORY, remake de la película ganadora del Oscar de 1961.

Horas antes Troy Kotsur ganó como mejor Actor de Reparto, en el momento más emotivo de la noche. La actriz surcoreana Yuh-jung Youn fue la encargada de presentar la terna y al momento de anunciar el ganador se emocionó y puso nerviosa porque intentó decirlo en lengua de señas como reconocimiento del actor sordo ganador, quien tardó en entender el alboroto que se generó a su alrededor pero los aplausos en lengua de señas fueron contundentes. Yuh-jung le entregó el Oscar y enseguida se lo quitó en un acto de amabilidad: Troy necesitaba sus manos para dar su discurso en lengua de señas. Así se convirtió en el primer actor sordomudo en ganar un Oscar, logro que había alcanzado la actriz sorda Marlee Matlin en 1986, quien interpreta a su esposa en CODA.

Pasó la 94º entrega de los Oscars, donde unas manos se utilizaron para golpear estridentemente y otras se convirtieron en aplausos sin ruido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario