Música
Jueves 10 de Mayo de 2018

Las armonías del charango ahora resuenan en África

El músico paranaense Nicolás Faes llevó la música del altiplano al continente negro, donde dio conciertos y una clase sobre el instrumento

Invitado por la Embajada Argentina en Sudáfrica, en conjunto con el Teatro Brooklyn de Pretoria, el charanguista paranaense, Nicolás Faes Micheloud se presentó en el Brooklyn Theatre, Menlo Park, de Pretoria en un concierto compartido con el coro Chanticleer Singers bajo la dirección del Mtro. Richard Cock. También se presentó en Mozambique, donde además de ofrecer un concierto, dio una clase en la Universidad Eduardo Mondlane.
"La obra que tenían pensada realizar era la Misa Criolla, con coro y un solista local. Necesitaban un charanguista y la Embajada intercedió. Al margen, la Misa Criolla resultó ser 20 minutos de un concierto de una hora y media, como el resto no estaba definido yo me hice cargo de una buena parte como solista y, teniendo en cuenta que había músicos sudafricanos que participaban, les envié unos arreglos de temas folclóricos para sus instrumentos, que eran piano, guitarra, percusión y contrabajo. Fue un repertorio principalmente vinculado a Jaime Torres, ya que vengo realizando una revalorización de esa música", contó a Escenario el músico paranaense.
Eso activó después, un poco por la cercanía geográfica, su participación en Mozambique con un concierto netamente solista. Asimismo, lo invitaron a dar una clase sobre el instrumento en la Facultad de Comunicación y Arte de la Universidad Eduardo Mondlane, en Maputo, que es la universidad pública más importante de Mozambique: "Básicamente abordé el charango como instrumento desconocido para esta cultura, la revisión de sus orígenes, cómo se fue gestando y transformando, los estilos, materiales de construcción, cosas básicas pero que ni siquiera los argentinos sabemos. También llevé material de escucha de diferentes intérpretes y estilos, con las respectivas características que tiene el charango en Argentina, Bolivia y Perú. El impacto, al principio fue como raro. La primera sensación que percibí fue la de la timidez, pero a medida que fuimos ahondando en la clase se generó algo muy lindo", destacó.
En este sentido, destacó que a pesar de las nuevas tecnologías, como Youtube, que facilitan el acercamiento a culturas de otros puntos del globo, el charango y la música del altiplano eran prácticamente desconocidas en Mozambique y Sudáfrica: "Ellos, como a nivel mundial, a los argentinos nos catalogan por una sola música: el tango. Entonces, de repente me pareció súper importante el hecho de tocar otras músicas de otras culturas de nuestro país que han quedado relegadas".

Impresiones
Consultado sobre las impresiones que se llevó de su gira por el continente africano, afirmó: "Me llevé tres niveles de impresión. En primer lugar, el nivel de los músicos con los que compartí los conciertos, si bien ellos conocían la Misa Criolla, en mi parte solista llevé obras de Jaime Torres, Yupanqui, Troilo, y al ensayar con ellos empecé a ver que se interesaban en aprender a interpretar el estilo, si bien tenían la partitura, pero eso no es más que una hoja de ruta. Nos nutrimos mutuamente. Después, a nivel público, me sorprendió el interés y el respeto con el que recibieron un repertorio desconocido para ellos, si bien la Misa Criolla es una garantía y es universal, pero el resto del repertorio tiene otra estética, otro lenguaje. Al final de los conciertos mucha gente se acercó a dejarme una palabras lindas, algo que no se da siempre", comentó, y añadió que "a nivel educativo o de difusión, que es lo que fui a hacer, vi que se despertó un gran interés; terminamos analizando los nexos de los africanos que llegaron a América e hicieron su aporte a la música. Hubo mucho interés y apertura, muchos me preguntaban dónde podían estudiar el charango y si había material en internet. Eso quiere decir que algo quedó, más allá del hecho artístico. Cuando uno recibe este tipo de respuestas se da cuenta que llegó un poquito más profundo de lo que imaginó".
Faes es discípulo del reconocido Federico Tarazona de Perú y del máximo referente del charango en nuestro país, el gran Jaime Torres, quien lo ha elegido en reiteradas oportunidades para que interprete sus obras, como en el caso de la suite Caminos de la Puna, que estrenó junto a la orquesta sinfónica de Arequipa del Perú.
En 2016 fue galardonado por Diario UNO de Entre Ríos con el Premio Escenario de Oro. Ha compartido su trayectoria con músicos como Ricardo Vilca, Sonqo Puka (Purmamarca-Jujuy) Federico Tarazona (Perú), Zamba Quipildor, Jaime Torres, Silvia Teijeira, Silvina López, Bruno Arias, Dúo Coplanacu y Raly Barrionuevo.
"Cuando empecé a tocar nunca imaginé que iba a llegar a lugares tan remotos; los destinos más comunes son Europa y, ni hablar, Latinoamérica. Sin ir más lejos, la Embajada Argentina, en un comunicado de declaración de interés, destacó que era la primera vez que un charanguista argentino iba a Sudáfrica a llevar esta música", concluyó el músico, que además viene de tocar en Charangos del Mundo, en Jujuy.

Comentarios