Secciones
cuarteto

"Hemos llevado al cuarteto a que sea música nacional"

El popular cantante de cuarteto cordobés se presentó en el anfiteatro de Rosario. Antes el hermano de Rodrigo repasó su carrera ascendente.

Domingo 14 de Febrero de 2021

Juan Cruz Revello. Especial para UNO. Ulises Bueno irrumpió en escena cuando era un niño y cargaba sobre su espalda un apellido, en una industria y una sociedad que tuvo a Rodrigo, su hermano, como artífice fundamental en la exposición mediática y posicionamiento del cuarteto en forma masiva. A fuerza de carisma y canciones que llegaron a la gente, se posicionó como un exponente esencial para romper las barreas regionales y locales, potenciando el objetivo iniciado por su hermano, y sacándose de encima el peso de ser “el hermano de”.

Hoy es uno de los artistas más escuchados de Argentina, rompiendo récords de reproducciones y de público en cada lugar que se presenta, con shows multitudinarios en el Luna Park, el Orfeo Superdomo y el Gran Rex, más de 100 millones de reproducciones del cover Intento, convirtiéndose en el primer y único tema de cuarteto que superó esa cifra, actuaciones en los festivales de Cosquín y Villa María, cuatro premios Gardel y una gira en la que llevó el cuarteto a España.

En diálogo con La Capital dijo: “Tocamos todos los éxitos y los nuevos temas que estamos presentando. También hemos reversionado en formato acústico canciones que ya son conocidas por la gente”.

—Arrancaste tu carrera profesional siendo muy chico. ¿Qué piensa el Ulises Bueno de hoy de aquel pibe?

—El Ulises de hoy piensa que el de los 15 años, cuando comenzó, era realmente un niño. Todavía no tenía conocimiento de lo que significaba la carrera. No sabía del camino que emprendía, de la lucha en la que se estaba metiendo. No sabía sobre los desafíos que tiene la carrera y un montón de cosas que hoy, con ya casi 20 años de estar arriba de los escenarios, creo que fui muy precipitado en tomar la decisión de subirme al escenario sin tener conocimiento de lo que significa la carrera en sí. Pero me ha dado muchas satisfacciones con el correr del tiempo. En su momento era como un juego y hoy termina siendo algo que es parte de mi vida y de lo que sé hacer como artista y lo que he defendido durante tantos años.

—En esos días también tenías una banda de rock. ¿Cuándo fue que te decidiste por el cuarteto?

—Teníamos una bandita de rock con el grupo de amigos del barrio. Era algo de chicos, de preadolescentes. Porque éramos muy chicos. Cuando me decido por el cuarteto, creo que fue por una cuestión de que lo mamé mucho tiempo viviendo la carrera de mi hermano, y me tocó subirme a los escenarios no teniéndolo a él. Creo que ahí comienza realmente el desafío personal de querer seguir con su carrera y seguir con lo que él quería lograr, que era llevar la música del cuarteto al mundo. Y creo que con pequeñas cosas que yo he podido aportar a este género he trascendido con el apellido que llevamos los dos, que es llevar nuestra música y mis canciones al mundo, porque se escucha Dale Vieja en todo lo que es Centroamérica, y también a través de otros intérpretes, por ejemplo, en el Madison Square Garden, con Romeo Santos. Muchos cantantes a nivel mundial, como Ozuna, ha cantado mi canción. Y eso es mérito de uno, de que lo que ha hecho, lo ha hecho bien, y lo seguimos manteniendo.

—De todos modos, se nota en algunas de tus canciones, por ejemplo “Ya no quiero”, que no podés sacarte de encima del todo al rock. Además, tenés una relación cercana con Andrés Calamaro. ¿Cómo se da todo eso?

—El rock es algo que me gusta y me apasiona. Con Andrés tengo buena comunicación. Tenemos algo pendiente, que por culpa de esta pandemia no se pudo lograr, pero he grabado con Javier (Calamaro) y con Andrés. He cantado con Rolo (La Beriso), he estado con la gente de No Te Va Gustar. Siempre ligado con gente del rock, porque es un género que escucho mucho y voy nutriéndome de distintos géneros en general, para siempre aprender de los grandes artistas y sacar lo mejor de cada uno, para aportarle a mi género también. Así que, si bien el cuarteto es cordobés, y nosotros lo hemos llevado a que sea prácticamente nacional, el rock and roll es algo que a mí me identifica desde chico y siempre estamos metiéndole algo de rock a lo que hacemos.

vocalista
Ulises Bueno hoy es uno de los artistas más escuchados de Argentina, más allá del cuarteto.

Ulises Bueno hoy es uno de los artistas más escuchados de Argentina, más allá del cuarteto.

—¿Por qué te molestaba que la prensa dijera que eras el sucesor de tu hermano?

—No sé si me molestaba que la prensa dijera eso, sino que ser el sucesor de alguien, no sé si es la palabra indicada. Uno va generando su propio camino y nadie te regala nada. Uno se lo tiene que ir ganando solo, entonces creo que lo que hemos logrado es ser dos artistas diferentes, los cuales llegamos al punto máximo del ránking de nuestro género. Hemos logrado estar en los puestos número uno a nivel nacional, artísticamente cada uno en su momento. Rodrigo es mi hermano mayor. Yo con orgullo lo llevo siempre a él conmigo, pero decir sucesor no sé si está bueno, porque mi carrera también fue muy sacrificada, nadie me regaló nada, me costó muchísimo llegar a donde estoy. Y eso tiene que tener su mérito, el hecho de haber trascendido a donde llegamos, siendo el hermano de un artista tan valorado y tan importante a nivel nacional.

—Desde que arrancaste prácticamente llevás publicado casi un disco por año. ¿Cómo seleccionás el repertorio para tan fructífera producción?

—En Córdoba hemos grabado hasta dos discos por año. El último tiempo, al recorrer el país, no nos permitía grabar tan seguido porque estamos siempre trabajando estando arriba de los escenarios y recorriendo el país a lo largo y a lo ancho. La verdad que, a la hora de elegir, y de poder tener la posibilidad de grabar, siempre se nos acercaron compositores. Una vez que uno va teniendo también cierto éxito, es un poco más fácil. La gente se te acerca a traerte canciones, se te acerca a querer aportar con tu disco, grandes compositores, grandes músicos. Javier La Pepa Brizuela, Sergio Sosa, un folclorista muy importante de acá de Córdoba, mucha gente que quiere colaborar con uno, porque también pasás a ser un referente del género. Todo el mundo colabora con nuestro disco y nosotros vamos buscándole la vuelta a las canciones.

—Al cuarteto generalmente le costó entrar, sobre todo en Buenos Aires. Tu hermano fue fundamental para eso, y vos seguiste ese camino logrando algo mayúsculo. ¿El cuarteto hoy está instalado masivamente en todo el país?

—Creo que Rodrigo fue un antes y un después en el género, porque se metió también en los medios de comunicación, en la televisión. Hizo cosas que cualquier otro artista no pudo lograr, porque antes estábamos vistos como un género un poco más denigrado, más bailantero. No se le daba tanta importancia a nuestro género. Rodrigo cambió la historia del género. Y nosotros fuimos haciendo que esto se haga cada vez más fuerte y cada vez es más valorado. Y creo que hoy el género es un género nacional. Ya no es solamente de la ciudad de Córdoba. Se disfruta a nivel país y lo baila la Argentina a lo largo y ancho del país.

—En los primeros años de carrera tocabas en bailes o clubes donde arrancaban muy tarde. ¿Hoy te bancarias eso?

—La verdad que no está mal, no estaba mal. Y sí, me lo bancaría porque es parte de nuestro ritual, de nuestro género. Pero realmente este nuevo formato de estar tocando en un horario más temprano creo que es mucho más saludable para la vida del artista y para todos. Porque tenemos la oportunidad de ir a presenciar un show sin tener que madrugar y sin dejar de tener que cumplir con nuestras obligaciones diarias, tanto para espectadores como para artistas. Uno también tiene una familia, hijos, obligaciones que están buenas disfrutarlas en un horario prudente y normal como todo el mundo. No siempre tener que andar trasnochado o exigiéndote físicamente para poder cumplir con las cosas cotidianas.

—Hace poco ocurrió una tragedia en el mundo del fútbol, con el suicidio de un jugador de Godoy Cruz. Han existido casos similares en el mundo del espectáculo. El jugador planteó en una nota que ellos no son robots. ¿Con ustedes pasa algo similar? ¿Se suben al carro de la industria y el público o empresarios creen que son robots y siempre tienen que dejar todo?

—Lamento mucho la tragedia del Morro (Santiago García). Pero sí, la industria más que la gente es la que exige. La gente puede tener la necesidad de verte, pero la ambición de los empresarios es lo que hace que uno se sobreexija y empiece a tener tal vez la debilidad por los excesos y caer en la exigencia física que te lleva a estar despierto de lunes a lunes, estar haciendo televisión, radio o actuando. Te lleva a que confundas tu cabeza y entres en caer en las tentaciones que tiene la noche. Si bien hoy la tiene todo el mundo a la tentación, está dando vueltas durante todas las horas del día, pero a la noche se hace mucho más frecuente y más presente. Y uno termina siendo parte de una exigencia del mismo sistema empresarial más que nada.

—Teniendo en cuenta eso, en algunas de tus letras, como “Desordenada”, se puede intuir que escribís sobre vos como artista popular. ¿Preferís hablar de tus experiencias o fundir ficción con historias de otras personas?

—Son cosas que uno va viviendo y sintiendo, pero está ligado a la ficción. Uno trata de contarle a la gente lo que mejor sabe, y lo que mejor sabe, es de uno. Y trata de hacer que su historia tenga una buena melodía, que esté bien lograda para que tampoco sea algo trágico. Porque si bien uno puede tener momentos de tristeza y angustia, hay que contarlos con un toque de alegría, con un poco de complicidad con el público y tiene que sentirse identificado el resto también, porque no a todo el mundo le pasa lo que me pasa a mí. Entonces hay que hacer que la historia sea más bien generalizada, más plural.

—Tenías una proyección internacional incipiente. ¿Era el 2020 el año de tu consolidación en un marco internacional? ¿Se podrá retomar ese camino?

—Estaba convencidísimo de que el 2020 iba a ser nuestro año a nivel internacional y no sabría decir cómo va a funcionar el mundo de ahora en adelante con respecto a los shows internacionales y demás. Pero tenemos todas las fichas puestas en que nuestro género puede ser escuchado a nivel mundial y vamos a seguir apostando por eso, aunque sea a través de las plataformas que se utilizan hoy para presentar nuestros nuevos proyectos que vamos a seguir haciendo con artistas reconocidos a nivel mundial. Tenemos muchas propuestas y muchos proyectos para hacer. Así que estamos muy contentos, dentro de todo lo que ha sucedido en nuestra industria, de poder seguir proyectando para seguir creciendo y seguir haciéndonos cada vez más fuertes con nuestro género a nivel mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario