Humor
Domingo 06 de Mayo de 2018

"Creo que cada vez se cierra más el círculo de lo políticamente correcto"

Pionero del stand up en la capital entrerriana, estuvo grabando un especial que será emitido para toda América Latina.

Jairo Federico Mío – Jairoskita– se dedica a la comedia desde hace cuatro años. Pero no solo a hacerla, sino a difundirla y hasta a enseñarla. Fue uno de los primeros en ofrecer en Paraná un show de stand up, género que hasta 2014 no se veía en ningún afiche, marquesina ni flyer en la capital entrerriana. Fue por eso que el año pasado fue merecedor del Premio Escenario de Diario UNO de Entre Ríos en su especialidad.

Días atrás, Jairo llegó a la meca del stand up nacional: Comedy Central. "Hace más de cuatro años ingresaba al mundo del Stand Up por una puerta chiquitita y hoy pasé por una muy grande", lo celebró en las redes sociales. "Llegué al Comedy Central gracias a un casting; el año pasado era algo cerrado, los productores elegían a dedo a los comediantes. Y este año abrieron el juego, así que presenté un curriculum y un video. Pasó un mes y nada, así que ya lo había dado por perdido. Al poco tiempo me llaman y me dicen que quedé seleccionado y que un miércoles tenía que estar en capital para un casting de 50 comediantes, de los cuales iban a quedar 25. Tenía seis minutos para presentar material, me fue bien, aunque a mi criterio no me había ido excelente. No sabía lo que podía llegar a pasar, hice lo mío y me volví a Paraná. Resulta que hace unos días me llamaron, y me dijeron 'felicidades, quedaste en Comedy Central'. No lo podía creer, porque llegué al género consumiéndolo, mirando VH1 donde pasaban los videos de Comedy Central. Youtube era algo a lo que había poco acceso porque la Internet en el hogar era para gente con altos recursos. Fue súper loco, porque muchos de los nombres que estaban en Comedy Central cuando yo lo miraba de adolescente, terminaron siendo mis compañeros hace una semana cuando grabé. Fue una experiencia increíble", contó el comediante a Escenario.


El especial se grabó en Telefé, en los estudios de Martínez, en los mismos que graba Mirtha Legrand. "Me presenté un lunes, donde se hizo toda la producción de vestuario, maquillaje, fotos para cartelería y redes sociales. Después grabamos spots con chistes para diversas plataformas. Y el martes grabamos los monólogos en sí, con público en vivo. Esto va a ser editado y va a salir para toda Latinoamérica. Una cantidad de gente intangible me va a ver, porque uno no sabe a cuántos televisores está llegando la transmisión ni cuántas personas lo terminarán consumiendo en diversas plataformas, más allá de los 150 espectadores en sí que estuvieron en el estudio", añadió.

Durante la grabación Jairo compartió espacios con los pioneros del stand up, esos que él solía mirar por tevé, como Dalia Gutmann, Sebastián Wainrach, Fernando Sanjiao, Pablo Fabregas, Vero Lorca, gente que tiene una trayectoria de larga data. A su vez, con gente joven: Homero Petinatto, Lucas Upstein, Eliana La Casa, comediantes de la "nueva escuela" o sub 30.

Aunque aún no está confirmado en qué fecha saldrá al aire, sí se sabe que se podrá ver por los canales Comedy Central y Telefé.

En las redes, la tele y la calle

De chico, Jairo sufrió un grave accidente que lo llevó a perder los dedos de sus manos. Lejos de aislarse, empezó a cultivar un sentido del humor irreverente. Primero escribiendo, luego tratando de plasmar esas ideas frente a los demás y sobre todo, riéndose de sí mismo (tiene un unipersonal al que bautizó "Mancomunadamente").

Esto empezó a tomar forma en las redes sociales cuando ya estaba cursando la Licenciatura en Comunicación Social en la UNER, de la que sólo le falta la tesis para recibirse. Su primer show fue en mayo de 2014, cuando terminó un curso de stand up con Pablo Molinari en Capital Federal. "Cursaba los lunes a la noche, era un viaje relámpago. Después llegaba acá los martes a la mañana con ganas de nada, aunque tenía que cursar en la facultad. Cuando terminé el curso y había logrado algunos minutos potables de stand up, me animé a presentarlos en el bar de un amigo, que ya no existe más y estaba en avenida Ramírez. Después de eso no sabía qué hacer, porque no tenía muchos lugares para actuar ni mucho material como para seguir mostrando; así que empecé a producir todo lo que podía y a buscar la vuelta para ver cómo actuar", recordó.

Con unos amigos y con la ayuda de su familia armó la productora Stand Up en Paraná, que empezó a traer a la capital entrerriana algunos comediantes con los que Jairo había hecho buenas migas en Capital Federal, mientras hacía el curso con Molinari: "Así se dio la posibilidad de invitar gente de otros lados y que yo los presentara, así se daba una instancia para actuar yo también y de paso mostrar el género en la ciudad, ya que era algo que no se veía prácticamente. Desde agosto de 2014 no hemos parado de hacer shows, con ciertos altibajos por la economía y porque han mermado en Paraná los lugares que eran aptos para este tipo de actividad".

Desde entonces, Jairo se ha presentado en casi toda la provincia de Entre Ríos, Santa Fe, Rosario, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero y Capital Federal. También en Chile y Uruguay. "Me mantengo siempre en movimiento y tratando de hacer base fuerte en las redes sociales, que es algo que me divierte y que domino bastante. Pero sin descuidar la calle, cada vez que voy a actuar salgo a volantear", acotó.

En septiembre del 2015 se consagró campeón del segundo Concurso Nacional de Stand Up Sede Litoral y logró también, en la final nacional de dicho concurso, el tercer puesto a mejor comediante del país 2015.
Además, participó en el programa Hora De Reír y actuó en el Festival Ciudad Emergente 2016.
Recientemente ganó el segundo puesto en el Festival Nacional del Choripán y el Humor (Córdoba). Actualmente produce su propio show rotativo de stand up en Paraná donde invita comediantes de otras ciudades del país y, junto a Mati Domínguez, de Santo Tomé, da un curso de stand up en la sala Arteatro de Paraná.

Humor se puede hacer con todo

–¿Te encontraste con alguna ciudad donde el público es más difícil?
–En general el stand up tiene bastante acogida en el público, es un humor bastante descontracturado y actual, tiene buena llegada en todos lados. Sí he visto que Córdoba es una plaza más compleja, porque es como paracultural, tiene sus propias raíces y su propia escuela de humor; tiene humoristas de larga data que están más ligados a la picardía del cordobés y su idiosincrasia, creo que allá gusta un poco más el chiste popular que el stand up. Sobre todo cuando no hablás su mismo dialecto. En cambio en Capital Federal el público está un poco más instruido en lo que es este género, por eso hay muchas cosas que ya se dan por sentadas y no hay que explicarlas, y se da la posibilidad de que el público te empiece a medir con la misma vara que a otros comediantes. Pero en general, en el interior del país hay muy buena recepción.
–¿En Paraná el público está instruido o todavía hay que hacer escuela?

–Yo, acá, cuando arranco cada monólogo, pregunto '¿cuántos de ustedes han visto stand up en vivo? ¿y por youtube?', y depende de la cantidad de manos que vea levantadas decido si explicar de qué se trata o no.

La idea es tratar de no explicar, tampoco es que sea algo tan complicado, no es un simposio de mecánica cuántica, pero sí se da que hay gente más mayor que capaz consume más lo que es el teatro tradicional, entonces les explico que es un tipo de comedia salida del under, donde un comediante trata de hacer cierto desarrollo desde un punto de vista personal, que no son chistes populares así como así. Por suerte, cada vez hay que explicarlo menos.

–¿Te ha tocado lidiar con gente que se ofende con tus shows?

–Veo que la gente se ofende más en las redes sociales que formando parte del público en vivo, porque el público en vivo va a ver ciertos espectáculos entendiendo que se trata de un humor ficcional, que el objetivo es hacer reír. Pero la gente se ofende más por redes sociales, cuando no te ven la cara y no conocen tu historia, cuando no ven al personaje vulnerable detrás de cada chiste, sino que suponen que uno es un pedante o un soberbio, y que se para en el lugar de la chicana barata para generar rispidez. Pero el stand up suele ser algo autorreferencial, casi siempre arrancamos hablando de nosotros mismos y de lo perdedores que somos, de nuestras capacidades diferentes.

–Quizás, como sociedad, tenemos que aprender a no tomarnos las cosas a nivel personal.

–Sí, y también creo que cada vez se cierra un poco más el círculo de lo políticamente correcto y eso termina asfixiando un poco al comediante, sobre todo a los comediantes que son más reaccionarios o que tienden a patear el tablero. Por ahí, el que hace chistes sobre suegras y calzoncillos no se ve afectado por esto; pero los comediantes que tratan de mover el piso de lo políticamente correcto lo tienen más complicado. Pero bueno, hay que tratar de cinturear los temas con altura, todos los temas pueden ser tratados desde el humor, sólo que hay que ofrecer un cierto vuelo en el chiste si uno va a tocar un tema muy sensible. La idea es que el público se ría antes de racionalizar 'uh, che, con esto no'. Si después de reírse viene una instancia de culpa es algo que deberá manejar cada quién, uno como comediante ya no tendrá nada que ver. Pero los temas que están en agenda son complicados de tratar, sobre todo si no estás haciendo un humor a favor de la agenda. Se da con temas como el feminismo, hoy algunos comediantes por ahí tratan de no meterse y otros deciden meterse a favor. Pero hacerlo en contra sería suicida.
–De todas maneras, sin estar en contra, puede ser saludable pararse desde la crítica ya que puede abrir otros debates.
–Sin dudas. Y a su vez puede ser una suerte de bálsamo para algunos temas que son complicados de abordar. Por ejemplo con los temas de discapacidad, u otros que son casi tabú, creo que la manera de entrarles es desacralizándolos y no desde el progresismo semántico. Si partimos de la premisa de que todos somos iguales, nos podemos reír de todos los temas. Lo digo yo, que tengo cierta impunidad por mis manos, que puedo abordar el tema desde un punto de vista personal pero también social. Me meto con la discapacidad por mí mismo y por los demás.


Comentarios