Humor
Lunes 21 de Mayo de 2018

Carlos Sánchez: "Tengo un bibliorato de chistes hecho por el Facha Martel"

El cómico se presentará el sábado en Paraná, donde hará "Humor y Canciones". Habló sobre su carrera y su manera de hacer humor

El humorista bahiense, Carlos Sánchez, llega nuevamente a Paraná para hacer Humor y Canciones. La cita será el sábado, desde las 21.30, en Open Club (Bravard 276, Thompson, Paraná), donde además participarán artistas invitados y habrá un show de salsa y bachata.
Sánchez es uno de los humoristas más reconocidos de la Argentina; en televisión trabajó en los programas con más rating del país (Café Fashion, ShowMatch y Susana Giménez) y es también uno de los artistas más queridos del mundo artístico argentino, con más de 40 años de trayectoria.
Su humor llega por igual a todos los públicos, y esa es una de sus mejores características como artista. Gracias a esta virtud, es requerido para participar de todo tipo de evento que precise de un cómico profesional.
Escenario dialogó con él acerca del show que presentará en la capital entrerriana y también sobre su carrera: "Mezclo canciones con humor, tipo lo que ahora se llama stand up, contando anécdotas sobre mi vida, cosas que me han pasado a diario. Algunas canciones están relacionadas con lo que estoy hablando, otras no. Hago algún tema de Cacho Castaña, de Ricardo Arjona, entre otros", comentó.
Precisamente, las canciones no son un simple accesorio, sino que son parte importante de show, como así también de su carrera que comenzó como cantante, cuando ganó el Festival de la Canción en Trujillo, Perú. "A los 18 gané un festival de canto en mi ciudad, Bahía Blanca; después fui a Buenos Aires a participar del festival argentino y me escuchó cantar un productor que vivía en Perú desde hacía 25 años y me llevó a cantar al Festival de la Canción en Trujillo representando a la Argentina. Ahí grabé un disco y después de un tiempo me volví porque extrañaba, era muy chico. Muchos años después, yo ya estaba casado, y me invitaron al 11° Festival de Trujillo. Ahí me fui con mi finada mujer, soy viudo, y nos instalamos ahí durante cinco años", recordó.
A su regreso a la Argentina, no quiso dedicarse más al canto, comenzó a trabajar en una tarjeta de crédito. "Mi mujer decía que yo no era feliz porque no hacía lo que amaba verdaderamente. Y con un amigo me llevaron engañado a un boliche de San Telmo y terminé en el escenario, con una guitarra, la dueña me contrató y así empecé a cantar de nuevo. Al final dejé el trabajo porque me empezaron a buscar de otros boliches y pubs, ganaba más cantando y contando algunos chistes. Así terminé en esta profesión", sintetizó.
Con el correr de los años fue convocado para el programa de Susana Giménez junto a Beto César para jurado del Festival del Chiste. Cuatro años después de éxito fue convocado para trabajar en Café Fashion en TV por Canal 9. Si bien ahora está alejado de la pantalla chica, él asegura que es feliz recorriendo el país y haciendo reír a la gente, que es la que lo recuerda.

Chistes universales
"Los cuentos no son de nadie, no tienen dueño; en el mundo deben estar dando vueltas más de cien mil cuentos y uno termina acomodándolos a su gusto. Por ahí cuento algún cuento político que me nace, porque en este país ahora tenemos para hacer dulce. Cuando hacíamos Café Fashion, mi querido amigo el Facha Martel buscaba en internet; tengo un bibliorato de chistes hecho por el Facha, que debe tener más de 50 mil cuentos. Cada tanto saco alguno de ahí y lo acomodo a la época actual. Después, anécdotas, todos los días uno vive una para ponerle humor", señaló Sánchez, y añadió que hay modismos que pueden variar según la provincia o la ciudad, pero el humor y lo que hace reír es lo mismo en todas partes.
–¿Sos de andar con una libretita y anotar ideas para tus chistes?
–Cuando hacíamos Café Fashion, una vez salimos de gira con el Profesor Lambetain, Esteban Mellino, y no teníamos nada escrito. Subimos al escenario solos y empezamos a improvisar. La gente se reía un montón y cuando terminamos el show nos preguntamos '¿qué fue lo que contamos que la gente se rió tanto?'; así que en el siguiente show la pusimos a la hija de él a anotar las partes donde el público estallaba en risa así después íbamos acomodado el espectáculo.
Para Sánchez, las épocas de crisis son el caldo de cultivo del humor, porque la gente necesita reírse: "Charlie Chaplin decía que un día sin una sonrisa es un día perdido; y uno trata de darle eso a la gente, entre todas las pálidas que hay en el día. Cuando hicimos Café Fashion fue en un tiempo muy difícil para el país, se venía el caos del 2001; y la gente en la calle nos piropeaba: 'Gracias por hacerme ir a dormir con una sonrisa'. Ahora, que sigo de gira por todo el país, permanentemente la gente me pregunta cuándo vuelve Café Fashion, y a mi me encantaría, pero hoy no hay ningún productor que se anime a hacerlo. El programa terminó en el año 2000, y hoy, 18 años después, la gente todavía se acuerda. Así que algo dejamos".
Las entradas en Breyer Disquerías (Peatonal y 25 de Junio). Los suscriptores de UNO pueden retirar una entrada gratis por nuestras oficinas de Perú y Chile.

Comentarios