Secciones
Hoy por hoy

En memoria de Ernesto Cardenal

"Éramos niños cuando vimos aquella foto de Juan Pablo II señalándole con su dedo admonitor a aquel hombre de barba blanca arrodillado en el aeropuerto de Managua, el 4 de marzo de 1983".

Lunes 02 de Marzo de 2020

La muerte de Ernesto Cardenal, ayer, a los 95 años ¿puso fin? a la historia de figura emblemática del catolicismo latinoamericano y del pensamiento de aquellos que dieron forma a la Teología de la Liberación. Éramos niños cuando vimos aquella foto de Juan Pablo II señalándole con su dedo admonitor a aquel hombre de barba blanca arrodillado en el aeropuerto de Managua, el 4 de marzo de 1983.

¿Qué le reclamaría el hoy santo Karol Wojtyla aquel cura de boina negra y sonrisa amigable? El Papa le reclamó que regularizara su situación a quien había decidido ocupar un puesto de gobierno (ministro de Cultura) en la administración de la Revolución Sandinista. No era tal vez tan importante su caso como el abierto desafío que eso significaba en el marco del enfrentamiento de Juan Pablo II con todo lo que tuviera que ver con la Teología de la Liberación.

Es que el autor de El evangelio de Solentiname era una figura destacada del sector que repudiaba el Papa.

Poco tiempo después, el sumo pontífice ordenó la suspensión a divinis de Cardenal, por lo que estuvo casi 35 años sin ejercer el sacerdocio, que era la forma del compromiso asumido con su pueblo.

Su compromiso político lo hizo apoyar la lucha armada contra la dictadura de Somoza, la dinastía que gobernó Nicaragua por más de 40 años, pero luego también formular severos reproches al gobierno de Daniel Ortega, por sus desmanes y arbitrariedades. Su compromiso con los más pobres y contra las injusticias lo convirtieron en la voz moral de la revolución sandinista.

En febrero de 2019, por el papa Francisco absolvió de todas las censuras canónicas a Cardenal, quien en ese momento era sin dudas uno de los más grandes autores vivos de Latinoamérica.

“Mi poesía tiene un compromiso social y político, mejor dicho, revolucionario. He sido poeta, sacerdote y revolucionario”, se definió en 2012, al ser reconocido con el Premio Iberoamericano de Poesía Reina Sofía.

El autor de Oración por Marilyn Monroe y otros poemas estaba internado hace más de un año por una infección renal y otras complicaciones de su edad. Fue en esas condiciones cuando recibió la noticia del perdón emitido por el Papa argentino. Recibió la noticia “amorosamente”, y con la misma serenidad con que había vivido, y que le permitió mantenerse fiel a los valores que lo llevaron a renunciar a los privilegios que le garantizaba su cuna para abrazar el sacerdocio, la causa revolucionaria y la poesía.

Candidato en cuatro oportunidades al Premio Nobel de Literatura, entre otros galardones, se lo reconoció con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y la orden de la Legión de Honor francesa en grado oficial. Su último trabajo lo firmó en 2019 con el título Hijos de las estrellas, un libro-poema sobre la dictadura, si bien estaba decidido a publicar una obra más, la muerte se lo impidió.

Un simple homenaje al cura, poeta y revolucionario.

“Dios Amor no es motor inmóvil

sino cambio y evolución

es el futuro que nos llama

y la resurrección nuestro futuro

todos juntos en el centro del cosmos

hay muchos cuartos allí dijo Jesús

Único planeta del sistema solar

con luces en la noche

Y somos la ilusión de Dios

Dios sueña con nosotros

nos quiere en un mundo diferente

sin los pecados de la desigualdad

los ricos más ricos y los pobres más pobres

donde nadie domine a nadie

todo de todos

la Revolución Francesa un acto de Dios

dijo Víctor Hugo

Una estrella consciente en el firmamento

Debíamos hacer algo bello en el cosmos

reconstruir el paraíso

hasta donde sea posible

y la meta es la igualdad

que la tierra se cubra de igualdad

igualdad que es como Dios

Martí desembarcó en Cuba

y en la costa cantó como gallo

“No haya pobres entre ustedes”

fue el sueño de Dios (...)”

(Del poema “Así en la tierra como en el cielo”)

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario