Secciones
Investigan aberrantes casos

Sanatorio: tres denuncias de mujeres violadas bajo anestesia

Otra mujer denunció que fue violada bajo anestesia y ya son tres las denuncias por abuso sexual en sanatorio Güemes, desde agosto de 2020. Detuvieron camillero

Viernes 02 de Julio de 2021

Una mujer que se sometió a una intervención quirúrgica en el Sanatorio Güemes del barrio porteño de Palermo denunció que fue violada mientras estaba bajo los efectos de la anestesia, hecho por el cual ya fue detenido un camillero, que quedó desvinculado de la institución, y con ella, ya son tres las mujeres que denunciaron abuso sexual dentro del Güemes desde agosto de 2020.

Sanatorio Gûemes.jpg

Después de despertar de una cirugía en una de sus piernas, la víctima se despertó ensangrentada por un desgarro en su zona genital, por lo que tuvo que recibir atención médica específica para esas lesiones. De acuerdo a lo informado por las fuentes del caso, la mujer permanece actualmente internada en el sanatorio con custodia de la Policía Federal, mientras que se espera que este martes ratifique la denuncia.

Por el hecho fue detenido un camillero, cuyo nombre no trascendió, acusado por "abuso sexual doblemente agravado" en una causa que investiga el Juzgado Criminal y Correccional Nº 19, a cargo de Diego Slupski.

"Hace aproximadamente un año que me están llegando denuncias de mujeres de distintas edades (entre 27 y 45 años) y características que no se conocen entre sí, pero todas relatan ciertas irregularidades con el anestesista y que cuando recobran el conocimiento tras una intervención quirúrgica, se encuentran con lesiones vaginales, anales, hematomas y un dolor terrible", sostuvo a Página 12, Raquel Hermida Leyenda, abogada de las tres víctimas.

Sanatorio Gûemes 1.jpg

"Lo llamativo del caso es que el abusador no sólo busca inconsciencia de las víctimas (para someterlas) sino que busca dañarlas, y dado que los abusos se producen después de las intervenciones, el riesgo es mayor y se pone en juego el resultado de la cirugía", agregó la letrada, que se constituirá en querellante en la causa.

La abogada explicó que se presume que los abusos serían cometidos "por una persona con mucha fuerza física o por dos personas", dado el peso de los cuerpos en situación de inconsciencia, y "en un lugar ubicado al costado del quirófano" donde se recuperan quienes salen de una cirugía.

En el caso de la última víctima, operada este jueves, Hermida Leyenda señaló que es posible que la mujer haya sido abusada también en una intervención quirúrgica anterior a la que se sometió en el mismo sanatorio, en noviembre del año pasado. "Ella pasó por tres intervenciones a raíz de un accidente y ahora se da cuenta que de la segunda intervención salió de la misma manera (con lesiones)", indicó.

La letrada también remarcó la poca contención a la víctima que está ofreciendo el sanatorio. "Necesitaba una medicación especial para la lesión genital, y le dieron una receta para que la fuera a comprar ella misma, siendo que no podía salir porque estaba internada y sola", contó.

Sanatorio Gûemes 4.jpg

La palabra del Sanatorio Güemes

Voceros del Sanatorio Güemes, en tanto, aseguraron a Télam que la entidad está colaborando con la Justicia. "Tanto en los casos previos y como en éste, el sanatorio se ha puesto a disposición de la justicia y ha aportado todos los materiales solicitados, como historias clínicas y videos de las cirugías", dijeron.

En cuanto al camillero detenido, explicaron que fue "desvinculado" inmediatamente del centro asistencial. Sin embargo, manifestaron algunas dudas sobre los dos casos anteriores ya que, señalaron, ahí "el presunto abusador era un anestesista que estuvo en las cirugías compartiendo quirófano con cuatro profesionales femeninas y ninguna corroboró los dichos de las denunciantes".

Raquel Hermida, por su parte, denunció que la investigación de las dos causas anteriores se encuentra estancada porque "fueron adulteradas" las grabaciones de video registradas durante la operación. "Creo que nadie habla porque hay un miedo de perder el trabajo y eso exige de una persona de poder controlando que nadie delate. Si el responsable fuera sólo un camillero, ya habría saltado antes", aseguró la profesional.

Sanatorio Gûemes 1.jpg

El primer caso denunciado

Al primer caso denunciado lo investiga la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 23, a cargo de Marcelo Retes, y del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nª 47 a cargo de Mónica Berdión de Crudo, mientras que del segundo caso se desconocen los detalles.

Según consta en la causa judicial en base a los informes de los médicos legistas, la víctima contó haber sentido mareos durante el ingreso al quirófano, producto de una especie de anestesia que le aplicaron, y dijo que cuando recobró la conciencia sintió molestias, pero no supo saber su origen.

Una vez de regreso en su casa, el marido de la denunciante descubrió unas marcas extrañas en la entrepierna y en la zona de la cola de su esposa, por lo que tras realizar una consulta a la línea de violencia de género la mujer denunció lo ocurrido al 911 y se realizó un operativo de rutina para estos casos.

"Cada vez que intentaba conciliar el sueño me despertaba sobresaltada o cuando lograba dormirme me quejaba y volvía a despertarme; me pareció muy extraño esto ya que me sentía rara y perturbada. Esa noche seguí con menos dolor, pero con la imposibilidad de conciliar un sueño tranquilo, seguía despertándome sobresaltada", relató la mujer. Y siguió: "Para esto ya era el día 27 de agosto. Me bañé y al terminar mi esposo me ayudó a cambiarme y notó las marcas en las caras internas de los muslos, glúteos y piernas".

Sanatorio Gûemes 2.jpg

Tras la intervención policial, se consultó a la fiscalía y abrió una causa por "averiguación de abuso sexual", por lo que la mujer fue llevaba al hospital Ramos Mejía. Allí, los médicos "constataron las lesiones" que coincidían con un horario de evolución de 48 horas, lo que coincidía con el momento de la intervención en el sanatorio.

Inmediatamente, la presunta víctima comenzó un tratamiento para prevenir un embarazo no deseado o cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual, y fue evaluada por el jefe del Departamento de Salud Mental del sanatorio Méndez, quien diagnóstico estrés post traumático y la medicó para atenuar los síntomas de ansiedad, peligro, insomnio, miedo y pesadillas que estaba padeciendo.

Al respecto, la abogada de la mujer, Raquel Hermida Leyenda, dijo que "la prueba más importante de este abuso la da el hospital Ramos Mejía, que tuvo a cargo verificar el abuso sexual. Las fotos advierten manos en la cola de la víctima, moretones en la entrepierna, situaciones típicamente compatibles con abuso sexual". "Es un abuso sexual muy grosero que se llevó a cabo en el quirófano del Sanatorio Güemes, con ella dormida, en ocasión de una operación de urgencia en plena pandemia, el 25 de agosto. Su marido estaba esperándola. Es gravemente ultrajante", aseguró la letrada. Hermida Leyenda explicó que el sanatorio "tuvo poca colaboración con lo ocurrido", ya que, según explicó, "aporto pruebas erróneas".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario