Secciones
Corrupción

Procesamientos a Cristina: buenas y malas para la vice electa

La Cámara Federal mantuvo la acusación en una causa y revocó dos. Sigue comprometida en la carterización de la obra pública

Martes 29 de Octubre de 2019

La Cámara Federal confirmó el procesamiento de Cristina Kirchner en la causa por cartelización de obras públicas viales, un expediente derivado del caso de los cuadernos de las coimas, con más de cien imputados por el pago de sobornos para la distribución de contratos de obras viales a empresas constructoras.

También quedaron confirmados los procesamientos de los exfuncionarios del Ministerio de Planificación Federal y de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y decenas de empresarios contratistas del Estado.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi dieron por probado el esquema recaudatorio de dinero ilícito y valoraron la información aportada por el arrepentido Ernesto Clarens

Este expediente surgió, en gran parte, a partir de la lista aportada por Clarens, el hombre detrás de las finanzas de los Kirchner, que cuando se presentó como arrepentido en el expediente de los cuadernos de las coimas entregó planillas con registros de pagos ilícitos por parte de empresas contratistas del Estado.

El juez de primera instancia, Claudio Bonadio, evaluó esas planillas en relación a listados aportados por la Oficina Anticorrupción y la DNV y reconstruyó cómo era el esquema recaudatorio. Bonadio había procesado a Cristina como jefa de una asociación ilícita bajo el supuesto de que, desde su cargo como presidenta de la Nación no podía estar ajena a las maniobras de recaudación.

Clarens había apuntado sobre un grupo de empresarios como quienes pagaban habitualmente sobornos para quedarse con contratos de obra pública que administraba el Ministerio de Planificación Federal que manejaba De Vido.

El fallo firmado por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi dejó procesada a la expresidenta, así como también a los exfuncionarios José López, Julio De Vido, Nelson Periotti, Sandro Férgola, Hernán Passacantando y Germán Nivello.

También quedaron procesados por cohecho activo los empresarios Ángelo Calcaterra, Carlos Wagner (Esuco y Cámara Argentina de la Construcción), Gerardo Ferreyra (Electroingeniería), Aldo Roggio (Grupo Roggio), Héctor Sánchez Caballero (Iecsa) o, Hugo Dragonetti (Panedile), Cristóbal López y Fabián De Sousa (CPC) y Juan Chediak (Cámara Argentina de la Construcción).

En el caso del empresarios Lázaro Báez y Hugo Eurnekian, la Cámara consideró que no hay elementos suficientes para que estén procesados y se les dictó la falta de mérito.

Revocatorias

La vicepresidenta electa Cristina Kirchner recibió novedades sobre tres de los expedientes que la involucran. La Cámara Federal revocó hoy los procesamientos de Cristina en las causas por irregularidades en la renegociación de los contratos de corredores viales y en la conocida como Gas Natural Licuado. En ambas le dictó la falta de mérito.

En otro fallo, la misma sala, integrada por Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, confirmó su procesamiento por cohecho pasivo, en la causa por caracterización de obras públicas viales.

Esta causa, a cargo del juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, es considerada la "causa madre" de la causa de los cuadernos de las coimas. La investigación judicial busca determinar si se pagaron sobreprecios por los contratos de importación de Gas Natural Licuado. Bonadio había procesado a Cristina en este expediente como jefa de una asociación ilícita, pero ella hoy quedó por fuera de ese esquema y recibió la falta de mérito.

Bruglia y Bertuzzi dejaron a Roberto Baratta y a Julio De Vido procesados por el delito de administración fraudulenta agravada en perjuicio de la administración pública y consideraron que Cristina Kirchner no formó parte de las maniobras fraudulentas. También recibieron la falta de mérito el extitular de Enarsa Walter Fagyas y el ex secretario de Energía Daniel Cameron, entre otros..

Esta causa motivó las primeras detenciones de Julio De Vido y Roberto Baratta en octubre de 2017. El expediente tuvo idas y vueltas. En abril de 2018, la cámara revocó los procesamientos con prisión preventiva que había dictado Bonadio y dictó las faltas de mérito de todos los involucrados, al considerar que la prueba que había sido fundamental para procesar a los imputados y ordenar detenciones era, en realidad, un peritaje falso. Por la elaboración de esa pericia las defensas denunciaron a David Cohen, el perito ingeniero, y quedó procesado, por decisión del juez federal Sebastián Ramos, por el delito de falso testimonio.

Este año, Bonadio debió profundizar la investigación, y ordenó un nuevo peritaje. A partir de ese informe y de otro material que incorporó al expediente, en marzo resolvió procesar a los imputados De Vido, Baratta y Roberto Dromi, entre otros, pero también sumó a Cristina Kirchner. En una de las oportunidades en que la ahora vicepresidenta electa asistió a Comodoro Py para declarar ante Bonadio, sostuvo que su imputación en esa causa era arbitraria y que ese expediente se apoyaba sobre pruebas falsas.

En un fallo que se conoció el año pasado, la Cámara consideró que ambas causas -cuadernos y Gas Licuado- eran conexas y confirmó así a Bonadio al frente del expediente que surgió de las anotaciones de Oscar Centeno.

Corredores viales

En el primero de los fallos, firmado por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi de la Sala I, se confirmaron los procesamientos del exministro de Planificación, Julio De Vido, y del extitular del Órgano de Control de Concesiones VIales (OCCOVI), Claudio Uberti.

Esta causa es un desprendimiento de la causa de los cuadernos, en la que se investigó el pago de coimas de parte de empresas a exfuncionarios para la renegociación de contratos de los corredores viales. El juez Claudio Bonadio había procesado a la expresidenta en junio por el delito de cohecho pasivo. La defensa de Cristina apeló ese procesamiento que ahora fue revocado y ella, al declarar en su defensa, negó todos los hechos que se le imputaron.

Este tramo de la investigación se abrió a partir de la declaración del extitular del Órgano de Control de Concesiones Viales, Claudio Uberti, quien declaró como arrepentido el año pasado y confesó haber cobrado 150.000 dólares por mes de cada empresa concesionaria vial para la renovación de contratos.

Según argumentron los camaristas en el fallo al que accedió LA NACION, la diferencia entre este expediente y los demás, en los que sí le confirmaron los procesamientos a Cristina Kirchner, es que los delitos investigados ocurrieron entre 2003 y 2007, un período en el que todavía Cristina no era presidenta.

"La situación de Cristina E. Fernández, en cambio, amerita una distinción particular. Si bien esta alzada en decisiones precedentes la ha ubicado en la más alta de las posiciones dentro de la asociación ilícita que se mantuvo durante más de doce años y atravesando tres presidencias -dos de las cuales fueron ejercidas por la nombrada- la particularidad del sub examine radica en que los pagos ilícitos fueron detectados entre los años 2003 y mediados de 2007. Es decir, una ventana temporal que abarca todo el desempeño de Claudio Uberti en el OCCOVI pero que precede al momento en que la imputada asumió sus funciones como primera mandataria", detallaron.

En este expediente Bonadio dictó, en la misma resolución en la que procesó a Cristina, la falta de mérito del hermano del Presidente, Gianfranco Macri. A Cristina le había dictado el séptimo pedido de prisión preventiva en este expediente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario