Secciones
Presupuesto 2022

Presupuesto 2022: crecimiento 4%, inflación 33% y dólar $131

El gobierno presentó el proyecto de ley de presupuesto 2022 con expectativas de crecimiento moderado, inflación en alza y devaluación oficial del 30% en un año.

Jueves 16 de Septiembre de 2021

El proyecto de ley de Presupuesto 2022 prevé un crecimiento del 4% del Producto Bruto Interno, una inflación del 33% y un dólar a $131,1. Incluye un incremento real del gasto social, una reducción de los subsidios energéticos y no contempla el pago de vencimientos de capital al Fondo Monetario Internacional.

El proyecto ingresó minutos antes de la medianoche de este miércoles al Parlamento para su tratamiento, tras la firma del presidente Alberto Fernández y del ministro de Economía, Martín Guzmán. El Presupuesto de la Administración Nacional debe ser presentado el 15 de septiembre de cada año, por ley, y sus estimaciones anticipan el esquema de políticas macroeconómicas, fiscal y cambiarias asociadas que pretende llevar adelante el Gobierno nacional.

La ley de leyes debió ser presentada en medio del cisma político que atraviesa al gobierno nacional luego de la puesta a disposición de sus cargos de una decena de funcionarios que responden a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

LEER MÁS: Tras las renuncias, el Presidente se reúne con sus ministros

alberto fernandez casa rosada.jpg

Entre los supuestos sobresalientes del proyecto se destaca que la economía crecerá en 2022 un 4%, la mitad de lo previsto para este año, con lo cual se buscará acercarse al nivel de actividad de la prepandemia, tras la la retracción del 9,9% del año pasado.

En cuanto a la inflación, el Ministerio de Economía la estimó en 33%. La previsión para 2022 es mayor que la incluida en el presupuesto 2021, a pesar de que el gobierno nacional se había propuesto ir reduciéndola año tras año. Cabe recordar que para el año en curso la suba de precios presupuestada era del 29% una cifra que ya había sido alcanzada apenas en los primeros siete meses del año, dinamitando las proyecciones oficiales y encareciendo el costo de vida mucho más de lo calculado por el equipo económico. El cierre fiscal actualizado prevé para 2021 una inflación de 45,1% frente al 29% inicial.

Las proyecciones para el próximo año se complementan con alzas en el consumo privado del 4,6%, del consumo público del 3,1%, de la inversión del 6,6%, con una mejora de las exportaciones del 7,5% y de las importaciones del 9,4%. Economía espera un saldo comercial de US$ 9.300 millones.

El tipo de cambio nominal -es decir, oficial- proyectado para 2022 es de $131,1 por dólar para diciembre 2022: la cifra muestra un alza de 30% en relación al dólar presupuestado para diciembre de 2021, que era de $102. Esa meta de la administración de Martín Guzmán también se vio superada por la presión del dólar paralelo: el dólar oficial hoy se ubica por encima de los $103.

Embed

El trabajo contempla la actualización del escenario 2021 que de acuerdo a las "proyecciones presupuestarias conservadoras" preveía para este año un crecimiento de 5,5% del PBI pero que ahora se ratifica crecerá en torno al 8%, con el consumo privado de un 9%, consumo público 5,2% y la inversión 31,1%.

En cuanto a la evolución de los salarios formales, el Gobierno proyecta que el salario real tenga un crecimiento del 4% interanual para 2022, entendiendo que habrá aún dificultades con los ingresos informales.

El proyecto prevé un escenario para 2021 de un déficit primario de 4% del PBI y un déficit financiero del 5,4%, pero con la aclaración de que hay partidas subejecutadas que buscarán acelerarse en lo que resta del actual período. La liquidación de esos fondos se hará mediante un conjunto de medidas que se anunciarían en breve como reacción de la Casa Rosada para recuperar respaldo social luego de la derrota electoral de las PASO.

LEER MÁS: Desarrollo Social anunciará nuevas medidas

Se consolida así, a criterio del Ministerio de Economía, "una política fiscal más apropiada para la recuperación económica con un financiamiento en pesos en el mercado de capitales y mayor dinamismo productivo, mejora infraestructura pero al mismo tiempo fortaleciendo la capacidad del Estado y las condiciones que dan lugar a la estabilidad macroeconómica".

Los gastos en infraestructura se incrementarían a 2,4% del producto; en salud el 0,65%; educación 1,2%, en ciencia 0,31%; en inclusión social 1,22%; y en subsidios energéticos de 1,5%.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario