Cuestión de plata

Las huellas del dinero

La investigación que desbarató una banda narco que operaba desde la cárcel por presos y penitenciarios, evidenció que es posible seguir las huellas del dinero.

Miércoles 26 de Octubre de 2022

Pareciera que sí, que todo es cuestión de plata nomás. Las autoridades judiciales dicen que van a dejar de ser independientes si pagan impuesto a las Ganancias; el Gobierno se ilusiona con levantar la imagen con televisores en 30 cuotas; mientras que 18 desconocidos se sacarán los ojos por 15 millones de pesos en la casa televisada. En el mundo criminal, más que nunca. Quedaron lejos los tiempos en los que el objetivo de un asalto importante era más la fama del delincuente en su territorio y su ambiente, que el botín mismo.

El hampa se ha sofisticado y ambicionado más que nunca detrás del dinero, frente a la creciente facilidad de mover las ganancias que antes no podían ocultar demasiado, y los pocos recursos y esfuerzos el Estado en general y la Justicia en particular destinan a seguir el rastro del billete, sea este físico o virtual.

La investigación que terminó ayer con nueve detenidos demostró que no es tan difícil: una pista alcanzó para pedir informes, realizar averiguaciones y seguir el rastro del dinero que iba y venía, dirigido desde condenados alojados en la cárcel de Paraná que vendían drogas y amasaban fortunas. Fácil no ha sido, según lo que describió el fiscal a cargo de la causa, Santiago Alfieri, y el personal de la División Robos y Hurtos. Pero no pareciera ser algo imposible.

Las causas por lavado de activos que se tramitan en la Justicia Federal son muy pocas, varias en la costa del Uruguay y ninguna (al menos hasta ahora conocida) en la del Paraná. Los narcotraficantes ya no hablan por teléfono o lo hacen por medios imposibles de interceptar, las escuchas quedaron prácticamente obsoletas y las posibilidades de agarrar a los grandes dueños del negocio son prácticamente nulas si no se empieza a seguir la pista del dinero y de los bienes que adquieren. Aunque esta posibilidad asuste a quienes detentan cierto nivel de poder, por los lugares y las personas a donde estas pesquisas pueden llevar, alguien debería animarse. Ya sucedió, en parte, en la causa Narcomunicipio, donde el dinero destapó un escándalo lamentable.

Porque el problema no es que estas personas sean millonarias por no tributar impuestos, sino que lo hacen generando una epidemia de adicciones, arruinando miles de familias, llevando a la quiebra a otras tantas, que por otro lado no tienen el acompañamiento del Estado para una asistencia sanitaria ante esta calamidad.

Pueden seguir metiendo presos a narcomenudeantes consumidores, la lamentable política de este gobierno provincial que no ha solucionado el problema que se propone; pero si no van por los peces gordos, las sospechas de complicidad seguirán creciendo en la opinión de todos los que ven a esas personas con cada vez más poder y patrimonio.

En la mítica serie The Wire, cuando encuentran al secretario de un senador con 20.000 dólares en una bolsa luego de salir del búnker de un narco, el caso queda entrampado. El detective Lester Freamon le dice a un compañero: “Seguís a las drogas, vas a conseguir consumidores y vendedores de drogas, pero si empezás a seguir el dinero, no sabés dónde carajos te va a llevar”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario