Secciones
Narcotráfico

La ostentación en Instagram y la caída de un narco que soñó con ser Pablo Escobar

Silvio Gastón Canteros tiene 37 años. Había logrado conformar un imperio que ayer fue derrumbado por la Policía Bonaerense

Jueves 08 de Agosto de 2019

Buenos Aires.- Es posible que en algún momento de sus 37 años, Silvio Gastón Canteros se haya creído firmemente la posibilidad de que se había transformado en el Pablo Escobar argentino. Solo con contemplar su cuenta de Instagram, que mantenía bajo otro nombre, se puede percibir a un “believer” del capo narco más famoso de la historia.

Una quinta en el oeste bonaerense bajo el nombre de Nápoles, armas de diferentes tamaños y calibres, estatuas de flamencos exóticos junto a cascadas artificiales de piedras y agua, cuatriciclos, autos de alta gama, DVD de la serie El Patrón del Mal y la mismísima leyenda de “El Patrón” en la ventana trasera de una camioneta 4×4. Así y todo, pese a que en las imágenes aparentaba ser la residencia del narcotraficante más temible de la historia de Colombia, la realidad reflejaba a un delincuente con manejo y distribución de drogas, con un arsenal de armas de fuego y un líder de una organización que asediaba al menos a una parte del oeste del conurbano bonaerense.

El fin de un sueño

Ayer a la mañana, efectivos de la Policía Bonaerense lograron desbaratar a la banda denominada El Patrón en el propio domicilio de Canteros. Tanto en su casa, como en otros 15 allanamientos, no solo se detuvieron a 15 personas, muchos de ellos con frondosos antecedentes criminales, sino que también se allanaron casi 2.000 dosis de marihuana y cocaína, casi un centenar de DNI apócrifos, la misma condición que decenas de Tarjetas de Crédito de diversas entidades bancarias.

La casa quinta, a la que Canteros rotuló como Nápoles, en homenaje al célebre predio de 3.000 hectáreas del capo narco colombiano, se ubicaba en la calle Belisario Roldán, entre La Piedad y Amancay, la localidad de La Reja, Moreno. Allí, los efectivos de seguridad se montaron con una organización con varios frentes de acción delictivas y desbordante en la ostentación por el crimen. Casi que se arañaba lo grotesco. Pero lo cierto es que Canteros había montado a lo largo de los años un desarrollo sistemático del delito con el que logró consolidar el terror en la zona de Moreno y ser uno de los líderes del narcomenudeo en su zona.

De acuerdo a fuentes cercanas a la investigación que hablaron con Infobae, además de la venta de drogas, la banda de Canteros se especializó en la falsificación de documentos y tarjetas de crédito. De hecho, esos casi 100 DNI apócrifos secuestrados eran utilizados para cobrar el dinero de planes sociales por parte de la ANSES. Asimismo, entre el centenar de material secuestrado se encontraron cuatro autos de alta gama, 14 armas de fuego cortas y largas de diversos calibres, un cuatriciclo, al menos 200.000 pesos en efectivo y una suma todavía no revelada en moneda extranjera.

Además, también se pudo comprobar la existencia de todo el material para la distribución de drogas: 924 dosis de cocaína, 873 dosis de marihuana, balanzas de precisión, material de corte y fraccionamiento y envoltorios, máquinas cuentabilletes y “ploteos de narcocriminalidad colombiana”.

Como si fuera poco, fuentes de la investigación aseguraron que tanto el líder de la organización como sus principales laderos tendrían una estrecha vinculación con algunos empleados actuales del municipio de Moreno.

Canteros, oriundo de la propia ciudad de Moreno y registrado en la AFIP en el rubro de la venta de electrodomésticos, aparentaba confundir su fanatismo por Pablo Escobar con una obsesión. En su domicilio se pudieron hallar desde DVD con la serie colombiana El Patrón del Mal, en la que se retrata la vida de la leyenda del narcotráfico, pósters pegados en las paredes de su habitación, hasta un reloj de pared con el rostro de Escobar, apoyado encima de una pequeña caja fuerte. También se lo vio al líder de la banda ostentar en sus fotografías de las redes sociales con un arma dorada. Aunque su peligro no parecía ser tal: se trataba de una pistola marca We Beretta M92 de aire comprimido.

Así y todo, su pasión por el narcotraficante más famoso y por otras “leyendas” del rubro encontró aún más aristas. En su cuenta de Instagram, Canteros mantuvo uno de sus nombres pero se cambió el apellido por “Carrillo Fuentes”. Y, precisamente, ese es el apellido compuesto del mexicano y ex líder de Cartel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes, mundialmente conocido como El Señor de los Cielos, y quien en 1991 provocó un golpe rotundo dentro del submundo narco: le robó unos 12.000 kilos de cocaína a Escobar, mientras el capo colombiano se encontraba detenido en La Catedral. Ese episodio estuvo a punto de desatar una sangrienta guerra entre los carteles de Juárez y de Medellín.

“La lucha contra el narcotráfico es uno de los bastiones de esta gestión porque sabemos que estas organizaciones profesan la violencia y le quitan la tranquilidad a todos los bonaerenses”, afirmó el viceministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Vicente Ventura Barreiro, en una conferencia de prensa brindada en la mismísima quinta Nápoles de La Reja. Mientras tanto, Silvio Gastón Canteros intentará encontrar los nuevos métodos de mimetización y homenajes a Pablo Escobar, esta vez tras las rejas. Todo siempre con su estilo “bien berraco”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario