Secciones
Elecciones 2019

Kicillof aparece como el nuevo hombre fuerte de provincia de Buenos Aires

Con el 47,01% de los sufragios a su favor, el exministro de Economía asestó un duro golpe a la mandataria provincial, que logró apenas el 32%.

Lunes 12 de Agosto de 2019

Las Primarias en la provincia de Buenos Aires se presentaron como un escenario para medir fuerzas entre la gobernadora y precandidata a la reelección María Eugenia Vidal y Axel Kicillof, con dos grandes interrogantes: quién se impondría entre ambos y por cuánto. Finalmente, esas preguntas comenzaron a encontrar respuestas cuando los demorados datos oficiales marcaron una clara ventaja para el precandidato del Frente de Todos.

El exministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner se imponía anoche con el 49,9%, mientras que la mandataria provincial de Juntos por el Cambio alcanzaba el 32,1%.

El territorio bonaerense solo presentó internas en la categoría de intendentes en 68 casos: 26 en Juntos por el Cambio y 42 en el Frente de Todos. Esto es porque las distintas fuerzas políticas acordaron listas únicas en las precandidaturas a presidente, gobernador, diputados nacionales y legisladores provinciales.

Vidal, acompañada en el binomio por el radical Daniel Salvador, apostó a un corte de boleta a su favor, ante la mala imagen del presidente Mauricio Macri en la provincia, cosa que no sucedió a juzgar por los resultados. Todo lo contrario sucede con Kicillof, quien apunta a ser impulsado por la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, de fuerte presencia en el conurbano.

Clima de tristeza

Con poco clima de festejo, el equipo de campaña de Mauricio Macri en el búnker de Costa Salguero buscaba comparar estas primarias con las PASO de 2015 en las que perdió para afirmar que “octubre es la elección definitiva”. Es más, Elisa “Lilita” Carrió intentó insuflar optimismo a los militantes PRO que se retiraban anoche del recinto con la cabeza gacha. “Yo no registro esta elección” bramó la legisladora.

Como sea, en el búnker de Juntos por el Cambio en el pabellón 5 de Costa Salguero se despoblaba lentamente mientras sonaba reggaeton y trap a volumen muy bajo. Los funcionarios nacionales y los miembros del gabinete ampliado permanecían al interior de una carpa VIP y no se mostraban públicamente. “La adversidad no es mala, porque nos quita la soberbia; si no mírenme a mí” sentenció la mujer. Lo cierto es que el Presidente admitió el desplome al admitir su dolor por haber perdido el apoyo popular que lo encaramó en 2015.

Los colaboradores de María Eugenia Vidal , en tanto, reconocían una diferencia muy importante en favor del candidato a gobernador del kirchnerismo, Axel Kicillof.

Los resultados comenzaron a despejar el fuerte clima de incertidumbre que sembró la polarización y dejarán expuestas las fortalezas y debilidades del Gobierno, tanto en su pelea por la reelección como en los cuatro meses que quedan de gestión.

Vidal sabía que había perdido, y por mucho, a pesar de que no se daban a conocer los resultados. Una paradoja que, como mínimo representa un papelón de cara al pueblo que esperaba ver los números del comicio.

Las caras se hicieron cada vez más largas y pasadas las 21 ya muchos reconocían la amplitud de la diferencia con el kirchnerismo.

Tras el cierre de urnas de las PASO en la provincia de Buenos Aires, se esperaban los primeros resultados de la principal pelea electoral del país, donde la gobernadora María Eugenia Vidal, de Juntos por el Cambio, una de las dirigentes con mejor imagen en el país, se enfrentó al kirchnerista Axel Kicillof, Frente de Todos. En tercer lugar se ubicaría Eduardo Bali Bucca de Consenso Federal.

En el territorio bonaerense, que representa el 37% del país, estaban en condiciones de votar 11.867.979 electores, que definieron los candidatos para las elecciones generales del 27 de octubre en las categorías de presidente, gobernador, diputados nacionales, legisladores provinciales, intendentes y concejales. Los comicios en la provincia se desarrollaron con total normalidad.

Se cree que el porcentual total de votantes en el territorio bonaerense alcanzó entre un 75% y un 80%.

Los dos precandidatos mejor posicionados, Kicillof y Vidal, hablaron públicamente al emitir sus respectivos votos y coincidieron en destacar la normalidad de los comicios.

“Es un día donde se definen cosas muy importantes”, dijo Kicillof luego de lo que consideró una campaña electoral “desigual” y muy “movillizante”.

El exministro de Economía del gobierno de Cristina Kirchner hizo esas declaraciones a la prensa luego de votar en la escuela EP 10, en Ignacio Bean 536 de Manzanares, en el municipio bonaerense de Pilar.

La gobernadora sostuvo: “Empezamos hoy los argentinos a definir nuestro futuro en esta votación, y nosotros venimos trabajando desde hace varios meses para garantizar la tranquilidad de todos”, dijo Vidal.

Los casi 7 millones de votos que recogía Kicillof lo posicionaban como el nuevo hombre fuerte en territorio bonaerense y a Vidal le quedaba el lugar de mascarón de proa de la derrota macrista. La mujer contó que se lamentó en privado por no haber producido el despegue necesario de Macri lo que le hubiera dado otra chance de cara a las primarias. En su círculo rojo, reservado a sus colaboradores más cercanos, desestiman que vaya a ser posible recuperar los votos perdidos en los poco más de dos meses que restan para la elección general de octubre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario