Arte
Martes 13 de Marzo de 2018

Manu Chao: "La democracia está enferma"

El músico se sumó a la transmisión de Radio Mariatchi que conduce la rosarina Flor Coll. En el medio de la charla recordaron una crónica ilustrada de Maxi Sanguinetti de un mítico recital en el año 2000.

Manu Chao se sumó a la transmisión en vivo de Radio Mariatchi en Barcelona y reiteró la idea de que "más la cosa está difícil, más hay que tener esperanza".

El viernes realizaron el programa desde el bar Mariatchi en el barrio Gótico de Barcelona en homenaje al Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Flor Coll le contó a UNO vía chat que en la última parte del programa "cayó (Manu) y casi me pongo a llorar, lo invitamos varias veces, lo vemos seguido y es un amor", describió la rosarina que intuía la presencia del artista internacional porque en la semana se puso a revisar diferentes historias que la relacionaban con Manu Chao.

De aquellas entrevistas y recortes Flor le contó a Manu que en el 2000, cuando tocó en Rosario, Maxi Sanguinetti realizó una crónica ilustrada del recital.

"Unas cinco mil almas, que ocuparon el Anfiteatro Municipal de Rosario, totalmente extasiadas sintonizaron a la perfección con el mensaje concientizador y musicalmente festivo que propuso Manu Chao", escribieron el 8 de mayo de aquel año en La Nación.

Pasaron 18 años del show en la Chicago Argentina y todas las personas que tienen que ver con esta nota siguen con sus ideales intactos "en un mundo ambulante en donde todo puede ocurrir".


Embed

El programa Radio Mariatchi es una idea de Nicolás Español, otro rosarino que está viviendo en BCN e ideó una radio en su bar favorito: el ya mítico bar Mariatchi. Destacan que le proyecto se plasmó gracias a Altair Pedregal Silva y su familia.

Radio Mariatchi avanzó y en noviembre empezó con Santino, DJ Patchu (Juan Carlos Arellano) y Sol. Llevan unos 14 programas y aparecen los viernes por Facebook Live.

Flor hace cinco meses que llegó a BCN para realizar un máster de Género y ahora comparte el programa con Vanina Zontella y Marta Castro.

Comentarios