agricultura

Agricultura: claves para combatir los períodos de sequía

Se acercan los meses más fríos del año y con ello, las desavenencias de salir por un tiempo del fructífero clima tropical. Claves de la agricultura

Miércoles 04 de Mayo de 2022

Se acercan los meses más fríos del año y, con ello, las desavenencias de salir por un tiempo del fructífero clima tropical. Con ello, se nos presentan situaciones de riesgo relacionadas con las heladas y, en muchas regiones del país, la sequía. Las funestas temporadas de malas cosechas, nos obligaron a desarrollar diversas técnicas sostenibles para superar la escasez de lluvia. De esa manera, evitamos la pérdida de cultivos y, con ello, la movilidad del circuito económico agricultor de la región. En esta nota, compartimos las claves de la agricultura para combatir los períodos de sequía.

Cosecha de agua

El aprovechamiento del agua en los tiempos de abundancia es fundamental. Por eso, la cosecha desde manantiales o desaguaderos hacia distintos tipos de tanque de agua es una acción clave.

También es útil, si el terreno lo posibilita, cavar pozos de infiltración. Así, el agua acumulada se desplaza hacia los cultivos durante los períodos de sequía. Otra alternativa es encontrar afluentes de agua subterráneos, previa habilitación.

agro-09-1.jpg

Sistemas de riego con ahorro

Son diversos los elementos para un sistema de riego que podemos incorporar de acuerdo con cada tipo de cultivo. En cualquier caso, es importante lograr un sistema eficiente que mantenga la hidratación pero sin degradar el suelo.

Otro aspecto clave es revisar periódicamente los canales de distribución, para evitar fugas o bloqueos. Esto es muy importante para que el sistema de riego se mantenga en óptimas condiciones.

Diversificación de cultivos

La diversificación de los cultivos es otra estrategia muy efectiva para lidiar con la sequía. En primer lugar, podemos optar por variables genéticas de una misma especie con mayor resistencia a enfermedades.

También, podemos optar por la elección de cultivos nativos para garantizar la adaptabilidad. Si nuestro clima es predominantemente seco, por supuesto, conviene priorizar cultivos con poca demanda de agua.

Cultivos rotativos

La rotación de cultivos como técnica es muy difundida por la reposición de nutrientes que permite sostener. Así, se alternan cultivos con distintas necesidades de consumo, logrando un mejor control de plagas, recuperación del suelo y prevención de enfermedades.

Esto, además de sostener la diversidad de la tierra, posibilita disminuir la necesidad de hidratación. Al evitar agotar las cualidades minerales del suelo, posibilita mantener la humedad.

Incorporación de cercos vivos

Otra estrategia muy saludable para mejorar la gestión del agua es la incorporación de cercos vivos. Este tipo de barreras son una herramienta sostenible para proteger los suelos.

Además de evitar la pérdida de fertilidad tras las cosechas, los cercos verdes proveen recursos minerales, evitando la erosión. Su estructura, por otra parte, permite mantener la humedad y proteger los cultivos.

Monitoreo satelital

Acceder a diversas formas de monitoreo también es muy útil a la hora de cuidar nuestros cultivos y optimizar el uso de recursos. Para ello, podemos buscar alternativas de información en materia de gestión agroecológica.

Muchos sistemas de gestión se sostienen en la tecnología satelital. Manejar este tipo de información también nos permite prevenir situaciones como la pérdida de una cosecha por sequía.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario